Toma el control de tu riesgo de alzhéimer

Brunilda Zuñiga · 6 agosto, 2016
Para prevenir el alzhéimer debemos empezar a cuidarnos lo antes posible, seguir una dieta adecuada, hacer ejercicio y, sobre todo, no perder la oportunidad de aprender algo nuevo cada día

Seguro que has pensado en la posibilidad de padecer esta enfermedad y te preguntarás cómo podrías controlar ese riesgo. Algo que te podría ayudar es conocer los posibles desencadenantes del alzhéimer.

Es reconfortante saber que hay aproximadamente 20 factores de riesgo que ya han sido identificados. Eso te dará un poco de poder sobre este tipo de demencia. Más vale prevenir que lamentar.

Un grupo de investigadores norteamericanos identificaron nueve factores de riesgo que contribuyen al 66% de los casos de alzhéimer en todo el mundo Este estudio se realizó con datos de 323 informes, sobre más de 5.000 personas. Con los resultados obtenidos encontramos un poderoso argumento favorable para reducir el riesgo sufrir esta enfermedad.

Estos son algunos de factores que tienes que controlar para evitar el riesgo de alzhéimer:

1. La obesidad, especialmente en la mediana edad

El exceso de peso podría ser una señal de que tu dieta es alta en azúcar y de que abusas de alimentos procesados. Un estilo de vida sedentario también puede ser una clara razón de tu obesidad.

obesidad

Ir al gimnasio no solo te ayudará a ejercitar tu cuerpo, sino también tu cerebro y reducirá tu riesgo de alzhéimer, por lo que es importante que lo tengas en cuenta.

Los especialistas indican que, tomando en cuenta a las personas de hasta 70 años de edad, podría existir un crecimiento en las áreas de memoria del cerebro si empiezan a hacer ejercicio.

¿Qué es lo que debes hacer? Mantén un peso saludable y permanece así. No es nada de complicado, basta con caminar unos 30 minutos al día y seguir una dieta variada y saludable.

No olvides leer: 6 sorprendentes ejercicios para el cerebro

2. Anemia

Es momento de mostrar la otra cara de la moneda, el lado extremo del caso anterior. Ahora se trata de una persona con anemia. Si eres muy delgada ese es el factor que determina tu riesgo de sufrir alzhéimer.

Los estudiosos aún no entienden la relación, pero posiblemente se trate de que esta enfermedad y la anemia deriven de una causa común. La anemia puede ser un síntoma físico del alzhéimer, significa que esta aparece antes de que los problemas de memoria sean del todo notables.

La recomendación es que tu dieta sea variada y que incluya alimentos ricos en hierro. Además, debes revisar cuál es la razón que hay detrás de la desnutrición. ¿Excesivo sangrado durante tu período menstrual? ¿Problemas de alimentación?

3. Enfermedad de la arteria carótida

Desde el momento en que se acumula placa en las arterias carótidas la sangre tiene dificultades para llegar al cerebro. Es entonces cuando se puede relacionar la enfermedad de la arteria carótida con el riesgo de sufrir alzhéimer.

Cuando existe restricción del flujo sanguíneo en cualquier parte del cuerpo aparecen varios problemas. La gravedad radica en que en las arterias carótidas puede significar daño y muerte de las células cerebrales.

¿Qué es lo que debes hacer? Si el caso es muy grave, posiblemente sea necesario realizar un procedimiento médico para abrir las arterias carótidas bloqueadas.

Por otra parte, también existen medicamentos anticoagulantes. Estos últimos claramente pueden ser de ayuda para el desbloqueo y así prevenir los accidentes cerebrovasculares.

Sin embargo, muchas personas pueden controlar la enfermedad de la arteria carótida con los consejos básicos de hábitos saludables: comer correctamente, mantener el colesterol y la presión arterial bajo control, hacer ejercicio y dejar de fumar.

4. La presión arterial alta

presion arterial

Tener la presión arterial alta también puede dañar los vasos sanguíneos, que a su vez afectan el flujo de sangre al cerebro.

¿Qué es lo que debes hacer? Mantener la presión arterial bajo control. El objetivo de presión arterial debe ser alcanzar uno inferior a 140/90Los Institutos Nacionales de Salud están investigando si conseguir una presión arterial aún más baja podría mejorar significativamente la salud del cerebro.

No obstante, es algo que no se ha estudiado completamente.

5. La activación constante del cerebro

De la misma forma en que te empeñas en ir al gimnasio y realizar rutinas de ejercicio, también debes motivarte para aprender cosas nuevas.

Si pierdes algo de la capacidad intelectual no podrás recuperarlo nunca. El aprendizaje forja nuevas conexiones cerebrales y ayuda a mantener un pensamiento ágil.

¿Qué es lo que debes hacer? La educación es el factor modificable que da cuenta de la mayor parte del control que tenemos sobre el alzhéimer. Cuanto más aprendas, menor será el riesgo de sufrir la enfermedad.

No necesitas volver a la escuela, cada día hay algo nuevo que aprender y hoy en día no hay excusas. Haz manualidades, practica nuevos pasatiempos y aprende idiomas. Cuantos más retos le presentes a tu cerebro, mayores oportunidades tendrás de vencer al alzhéimer.

¿Quieres conocer más? Lee: Bailar y pasear puede protegernos frente al alzhéimer

6. No te resignes al alzhéimer

Quizás tienes miedo porque en tu familia hay antecedentes de alzhéimer y te da pavor pensar que tú puedes ser uno más. Por suerte, puedes tomar algunas medidas preventivas que te darán cierta ventaja.

Pon en práctica aquellas que te hagan falta y continúa con las que ya son un hábito de las que te hemos mencionado.