Cómo tomar ácido fólico en el embarazo: 3 consejos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio Alonso Castrillejo el 1 marzo, 2019
Antonella Grandinetti · 2 marzo, 2019
Llevar una dieta rica en ácido fólico durante el embarazo es la mejor manera de prevenir defectos congénitos en el tubo neural. Descubre cómo puedes tomar vitamina B9 durante la gestación.

Los médicos recomiendan comenzar la ingesta de suplementos de ácido fólico al momento de iniciar la búsqueda del embarazo. Ahora bien, ¿sabes acaso cómo tomar ácido fólico durante el embarazo?

A continuación te presentamos los mejores consejos para consumir ácido fólico durante la gestación. ¡No te los puedes perder! Recuerda que el consumo de ácido fólico es esencial para disminuir el riesgo del defecto en el tubo neural.

¿Por qué tomar ácido fólico en el embarazo?

Mujer embarazada cocinando con verduras
Ingerir ácido fólico en el embarazo ayuda a prevenir los defectos del tubo neural.

El ácido fólico es una vitamina perteneciente al complejo B, conocida también con los nombres vitamina B9, folatos o folacina. Su ingesta es fundamental para:

  • Ayudar al cuerpo a descomponer, utilizar y crear nuevas proteínas. Para ello trabaja conjuntamente con las vitaminas C y B12.
  • Prevenir la anemia, al ayudar en la formación de glóbulos rojos.
  • Ayudar a producir ADN.
  • Prevenir defectos congénitos en el tubo neural. Esta afección se produce en el cerebro, la columna vertebral o la médula espinal..

La ingesta diaria recomendada los meses anteriores y durante el embarazo es de 400 mg. Es sumamente importante que respetes la dosis, ya que el ácido fólico es vital para el correcto desarrollo de los órganos y tejidos del bebé.

Lee también: 7 grandes fuentes naturales de ácido fólico

Consejos para tomar ácido fólico

1. Ingerir suplementos de ácido fólico

Una chica sonriente toma una pastilla.
Pregunta a tu médico si debes tomar suplementos de ácido fólico durante la búsqueda del embarazo.

Acude al médico y consulta con él la dosis adecuada para los suplementos de ácido fólico. Por lo general, se suele recomendar una ingesta diaria de 400 mg a 600 mg. Él mejor que nadie te indicará si debes suplementar tu dieta y en qué cantidad.

Una vez sepas la dosis adecuada, recuerda tomar el ácido fólico cada día a la misma hora. Una rutina es lo que necesitas para no olvidarte de consumirlo. Puedes incluso colocar una alarma en tu móvil para evitar descuidos. Recuerda que si por algún motivo te has saltado la ingesta, no debes tomar dos pastillas para “compensar”.

Guarda tus suplementos en un lugar fresco y oscuro, lejos del alcance de los niños. A la hora de consumirlo, acompáñalo por un vaso de agua. Muchas personas ingieren las pastillas solamente con un trago de agua. Desde aquí te recomendamos beber un vaso entero: te ayudará a tragar la pastilla y te mantendrás hidratada.

No te pierdas: ¿Qué es la espina bífida?

2. Incorporar a tu dieta alimentos ricos en ácido fólico

Alimentos con ácido fólico
Además de los suplementos, debes asegurar un aporte adecuado a través de la dieta.

La importancia de tomar ácido fólico en el embarazo es innegable, por eso te recomendamos que consumas habitualmente alimentos ricos en folatos. Veamos a continuación algunas buenas opciones:

  • Vegetales verdes: la espinaca es el más recomendable ya que su ingesta aporta el 63 % de los valores diarios requeridos.
  • Espárragos: ¿sabías que una taza aporta el 60 % de la dosis necesaria de ácido fólico?
  • Legumbres: principalmente las lentejas. Media taza te brindará el 50 % de la vitamina B9 que necesitas durante la gestación.
  • Aguacate: el 30 % de la cantidad necesaria diaria se cubre con media taza de esta fruta.
  • Brócoli: es rico en fibra, vitamina C, calcio y por supuesto, ácido fólico.

Nota: Cuando sea posible, consume los alimentos crudos ya que la cocción puede afectar al aporte nutricional de los alimentos.

3. Observa las etiquetas a la hora de comprar

Mujer en el supermercado leyendo la etiqueta de un producto
Compra alimentos fortificados con ácido fólico.

En la actualidad, muchos alimentos están enriquecidos con ácido fólico. Puedes asegurarte de su aporte leyendo las etiquetas. Entre ellos, encontrarás cereales de desayuno, harinas, arroz, pasta y mucho más.

Como siempre te decimos, consulta con tu médico antes de comenzar la ingesta de cualquier medicamento, aunque se trate solamente de una vitamina. Ten en cuenta que las dosis deben ajustarse según tus necesidades. Además, ciertos medicamentos pueden interferir en la absorción de algunas vitaminas y minerales.

  • Institute of Medicine, Food and Nutrition Board. Dietary Reference Intakes: Thiamin, Riboflavin, Niacin, Vitamin B6, Folate, Vitamin B12, Pantothenic Acid, Biotin, and Choline. National Academies Press. Washington, DC, 1998. PMID: 23193625 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23193625.
  • Mason JB. Vitamins, trace minerals, and other micronutrients. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 218.
  • Talaulikar, V., & Arulkumaran, S. (2013). Folic acid in pregnancy. Obstetrics, Gynaecology and Reproductive Medicine. https://doi.org/10.1016/j.ogrm.2013.06.007
  • Shaw GM, Schaffer D, Velie EM, Morland K, Harris JA (1995). "Periconceptional vitamin use, dietary folate, and the occurrence of neural tube defects". Epidemiology 6 (3): 219-226. PMID 7619926
  • Fabbri, Adriana. Crosby, Guy. A review of the impact of preparation and cooking on the nutritional quality of vegetables and legumes. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1878450X15000207