Tonsilolitos, como evitarlos y cual es su tratamiento

18 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biotecnólogo Alejandro Duarte
¿Tienes bolitas blancas en las amígdalas? Puede que tengas tonsilolitos, una condición que no es grave, pero que pueden requerir tratamientos especiales si empiezan a causar problemas.
 

¿Sufres halitosis? ¿Sientes que tienes dificultades para tragar? Quizás tengas tonsilolitos escondidos en las amígdalas, una especie de bolas pequeñas de color amarillo o blanquecino, algo consistentes y que pueden ser muy problemáticas.

Los tonsilolitos se pueden confundir, a veces, con una amigdalitis. Sin embargo, no tienen nada que ver con esta afección. ¿Tienes curiosidad? En ese caso sigue leyendo porque vamos a comentarte todo lo que necesitas saber al respecto.

¿Qué son los tonsiolitos?

Los tonsilolitos son también conocidos como ‘piedras en las amígdalas’, ya que es ahí donde se desarrolla el problema. No obstante, el nombre aceptado es ‘cálculos amigdalinos’. Aunque esto nos sugiera cierta gravedad, lo cierto es que los tonsilolitos no son malignos ni suponen ningún riesgo para la salud.

El mayor de los problemas es que las personas que los sufren tienen dificultades para deglutir y suelen manifestar halitosis. En casos más graves, pueden sufrir una irritación y dolor en la zona de la garganta persistente donde se encuentran las amígdalas.

¿Cómo evitar los tonsilolitos?

En ocasiones, es complicado evitar los tonsilolitos ya que aparecen debido a la acumulación de comida que se produce en la parte de la garganta donde se alojan las amígdalas.

Muchas veces, son bastante notorios. Con tan solo abrir la boca podemos percatarnos de que hay algunos trozos blancos o amarillentos en la parte de las amígdalas. Esto sucede porque las bacterias proliferan debido a la comida que se ha acumulado en esa zona.

 
Mujer lavándose los dientes
En la actualidad, la mayoría de pastas dentales contienen flúor. Sin embargo, las concentraciones son mínimas y suele ser seguro.

Veamos qué acciones podemos llevar a cabo para evitar su aparición:

  • Buena higiene bucal: cepillarse los dientes después de cada comida y complementarlo con hilo dental y enjuague es fundamental para prevenir la aparición de tonsilolitos. Lo ideal es que el enjuague no contenga alcohol.
  • Cepillar la lengua: la lengua puede albergar bacterias que favorezcan a la formación de cálculos amigdalinos. Por ello, cepillarla suavemente es esencial. Hoy día, podemos encontrarnos con cepillos de dientes que tienen una parte apta para la limpieza de la lengua.
  • Hacer gárgaras: aunque utilicemos enjuague bucal, esto servirá de poco si no atacamos el problema donde se origina. Para poder llegar a los cálculos amigdalinos es imprescindible realizar gárgaras durante una media de 20 segundos.
  • Beber agua suficiente: el agua permitirá mantener la boca húmeda y eliminar los trozos de comida que hayan podido quedar atrapados. Es importante reducir la ingesta de té o café, ya que contribuyen al crecimiento de bacterias.

Además de todo esto, no nos podemos olvidar de eliminar hábitos como fumar o beber alcohol que contribuirán a la formación de cálculos amigdalinos e, incluso, empeorarán su condición.

 

Quizá te interese: Consecuencias de la extracción de las amígdalas

Tratamiento de los cálculos amigdalinos

Una vez hemos visto algunas formas sencillas de prevenir los tonsilolitos es necesario abordar los posibles tratamientos que se llevan a cabo cuando nada de lo anterior funciona.

En algunos casos, los tonsilolitos son muy grandes y pueden causar molestias dolorosas en la garganta. Por eso, cuando la situación se vuelve insostenible es necesario tener en cuenta otras opciones.

Eliminar los tonsilolitos

Las personas que tienen cálculos amigdalinos pueden eliminarlos presionando, ligeramente, las amígdalas. Esto pueden hacerlo con el propio cepillo de dientes o una pequeña espátula.

Esta acción llevada a cabo de manera asidua limpiará esa zona de la boca y, si tenemos en cuenta los consejos para evitar su aparición, lograremos impedir que vuelva a llenarse de comida. No obstante, lo más probable es que siempre se cuele algo de comida aunque lo intentemos prevenir.

Lee: Los 6 mejores remedios naturales para aliviar las amígdalas inflamadas

Extirpación de las amígdalas

Si hay antecedentes en la familia, los síntomas de los tonsilolitos son muy problemáticos, las amígdalas están muy inflamadas e, incluso, esta condición propicia a sufrir infecciones, el médico puede recomendar la extirpación de las amígdalas.

La amigdalectomía eliminará de raíz el problema ya que la comida no podrá alojarse en los agujeros donde queda atrapada. Sin embargo, es la opción última a la que se recurre cuando el problema causa mucho dolor, favorece infecciones y el paciente tiene que tomar antibióticos para lidiar con todo esto.

 
Quistes en los dientes

¿Crees que tienes tonsilolitos?

La mayoría de las veces los tonsiololitos son tan pequeños que terminan saliendo sin percatarnos. No obstante, cuando son más grandes y provocan dolor es necesario acudir al médico para resolver esto.

Por lo tanto, si crees que tienes tonsiololitos, lo más recomendable es que consultes con tu odontólogo. Bajo ninguna circunstancia trates de rasparlos con las uñas o algún objeto punzante porque puedes hacerte daño y provocarte una infección.

Mientas haces cita con el odontólogo, lo mejor que puedes hacer es mantener buenos hábitos de higiene bucodental y esperar las indicaciones del profesional.

 
  • Pruet ChW, Duplan DA.Tonsil concretions and tonsilloliths. Otolaryngol Clin North Am 1987;20:305-9.
  • Neshat K, Penna KJ, Shah DH. Tonsillolith: a case report. J Oral Maxillofac Surg 2001;59:692-3.
  • Hiranandani LH. A giant tonsillolith. J Laryngol Otol 1967; 81:819-22.
  • Revel MP, Laccourreye O, Hartl D, Bely N, Naudo P, Brasnu D. Giant tonsillolith. Ann Otol Laryngol 1998;107:262-3.
  • Cogolludo-Perez FJ, Martin del Guayo G, Olalla-Tabar A, Poch-Brot J. A propósito de un caso: Gran tonsilolito en amígdala palatina. Acta Otorrinolaringol Esp 2002; 53:207-10. 6. Sezer B, Tugsel Z, Bilgen