Toracostomía con aguja, técnica y cuidados posteriores

La toracostomía con aguja es una técnica médica empleada para extraer el exceso de aire de la cavidad pleural. Descubre cómo se realiza.

Normalmente, hablamos de toracostomía como un método quirúrgico que puede aplicarse en situaciones de emergencia. Durante este procedimiento, se drena la cavidad pleural del paciente, reduciendo la presión que ejerce esta sobre la zona torácica.

Por otra parte, la pleura es un término que hace referencia a la serie de envolturas que recubren y sirven de protección para los pulmones. Asimismo, entre ellas se encuentra un fluido que actúa como un lubricante. De esta manera, no existe demasiada fricción entre las capas durante los movimientos de inspiración y espiración usuales.

Los especialistas pueden decidir poner en práctica esta técnica en diversas situaciones médicas que comentaremos a continuación. En ellas, de cualquier forma, existe una alteración que afecta al sistema respiratorio del paciente y reduce sus funciones habituales.

Existen diferentes variantes de la toracostomía en función de los materiales utilizados y la condición médica del paciente. En este caso, se utiliza una aguja para drenar la cavidad pleural. Sin embargo, también se puede requerir un tubo o sonda pleural para llevar a cabo la intervención.

¿En qué situaciones se lleva a cabo la toracostomía con aguja?

Actualmente, el equipo médico decide practicar esta técnica cuando el paciente presenta un neumotórax a tensión. En esta situación, es necesario descomprimir o reducir la presión que existe en la cavidad pleural. Más tarde, se realiza la toracostomía con tubo o sonda pleural para drenar la cantidad adecuada de líquido en este espacio.

Por norma general, se trata de un procedimiento de emergencia que se aplica cuando la toracostomía con tubo no se puede realizar con la necesaria rapidez.

¿Se necesita una preparación previa por parte del paciente?

Generalmente, antes de practicar una intervención quirúrgica los especialistas se reunirán con el paciente para entrevistarle. De esta manera, el individuo deberá informarles de las afecciones que padezca en el momento y los medicamentos que consume con normalidad. También deberá comentar si piensa que podría estar embarazada, se encuentra en etapa lactante, etc.

Por otra parte, es de gran importancia comunicar al equipo médico las alergias que posea el sujeto. De esta manera, se evitan posibles reacciones hacia medicamentos o instrumental que se vaya a utilizar durante la cirugía.

Quizá te interese: ¿Qué es el síndrome de hiperventilación y cómo se trata?

¿Cómo se lleva a cabo la toracostomía con aguja?

Si es posible, los expertos realizarán pruebas para obtener imágenes internas de la zona del tórax. Así, se puede identificar con exactitud la localización del exceso de aire en la cavidad pleural. Por ejemplo, se pueden utilizar radiografías, TAC (Tomografía Axial Computarizada) e incluso ecografías de esta cavidad.

Por norma general, los sujetos pueden mantenerse despiertos durante el transcurso de la toracostomía. De cualquier manera, es posible que el paciente haya sufrido un accidente y haya perdido la consciencia previamente. En cualquier caso, se puede llevar a cabo la técnica.

En primer lugar, se respetarán las normas de higiene y se colocará todo el material necesario. A continuación, se limpiará y desinfectará la región donde tendrá lugar el pinchazo.

Si el equipo médico dispone de tiempo, también se inyectará una pequeña cantidad de anestésico. De esta manera, se reducen considerablemente las molestias que pueda sentir la persona. En especial, si se trata de un niño o joven de corta edad.

Generalmente, el pinchazo tiene lugar en el segundo espacio intercostal del hemitórax que presenta la afección. Sin embargo, se puede inyectar la aguja en cualquier región del hemitórax alterado para descomprimir el neumotórax a tensión.

Una comprobación sencilla es que cuando se introduce la aguja correctamente se produce un retroceso de la misma por el aire expulsado. Tras haber realizado con éxito la toracostomía con aguja se debe colocar el tubo o sonda pleural (toracostomía con tubo).

Descubre: Síndrome de Distrés Respiratorio Agudo

¿Cuáles son los cuidados posteriores?

Finalmente, el tubo o sonda pleural permanecerá colocada el tiempo que decida el equipo médico. De esta manera, se drenará la cantidad correcta de aire de la cavidad pleural y se aliviarán los síntomas que hubiera desarrollado el paciente.

En caso de que el sujeto encuentre dificultades para ventilar con normalidad, es posible que los especialistas le suministren fármacos para calmar los dolores.