Torrijas rellenas de natillas

Es importante que cortes las torrijas lo suficientemente gruesas para poder luego partirlas en dos sin que se rompan. De lo contrario no podremos rellenarlas

Esta receta es muy típica de cuaresma y Semana Santa. Consiste en un pan del día anterior remojado en una mezcla de leche con canela, muy parecida a la leche merengada, rebozada en huevo y frita. Pero ¿a que no se te había ocurrido nunca rellenarlas? Y mucho menos de natillas.

Pues te aseguro que están muy ricas, a pesar de ser una auténtica “bomba de relojería”. Aquí te enseñamos a hacer las torrijas rellenas de natillas para que las disfrutéis tú y tu familia (especialmente los niños).

Receta de las torrijas rellenas de natillas

Ingredientes:

Para las natillas:

Para las torrijas:

  • 1 barra de pan del día anterior
  • 300 ml de leche
  • 1 vaso de natillas caseras
  • 3 cucharadas soperas de azúcar
  • 2 huevos
  • 1 rama de canela
  • Canela molida y azúcar para decorar
  • Aceite para freír

Utensilios:

Para las natillas:

  • 1 vaso
  • 1 cazo
  • Varillas
  • Colador

Para las torrijas:

  • 1 cuchillo
  • 1 cuchara
  • 1 cazo
  • 1 colador
  • 2 cuencos
  • 1 sartén
  • Papel absorbente

Preparación:

De las natillas:

Natillas de calabaza

  • Reservar un vaso de leche fría y calentar el resto de la leche con la rama de canela y la piel de limón.
  • Cuando rompa a hervir, bajar el fuego inmediatamente para que no se salga y dejar hervir durante 5 minutos a fuego muy lento.
  • Disolver la maicena en la leche reservada removiendo con energía hasta que desaparezcan todos los grumos y quede con la consistencia del cemento.
  • Separa las yemas de las claras. Aparta las claras, que no se usarán en esta receta, y mezcla las yemas con el azúcar y la leche con maicena.
  • Batir bien con las varillas hasta que quede una mezcla uniforme.
  • Cuando hayan pasado los 5 minutos, colar la leche del cazo para retirar la canela y la piel de limón.
  • Incorporarla a las yemas muy poco a poco, mientras se remueve con cuidado.
  • Batir con las varillas hasta que salga espuma en la superficie.
  • Verter todo el preparado en un cazo y llevarlo a fuego bajo removiendo sin parar para que no se pegue.
  • Cuando la espuma desaparezca y la mezcla espese, retirarla del fuego.

De las torrijas:

  • Con ayuda de un cuchillo, cortar el pan en rebanadas de 1 cm de grosor
  • Colocar sobre la mitad de las rebanadas una cucharada de natillas y tapar con la otra mitad. Reservar.
  • Poner al fuego un cazo con la leche, 3 cucharadas soperas de azúcar y media rama de canela.
  • Dejar hervir a fuego suave durante 5 minutos y después retirar del fuego.
  • Colar la leche en un cuenco y humedecer con ella las rebanadas rellenas.
  • Pasar las rebanadas por huevo batido y freír en una sartén con aceite caliente, controlando la temperatura para que se doren y no se quemen.
  • Escurrirlas sobre papel absorbente.
  • En un bol pequeño, mezclar el azúcar con la canela en polvo.
  • Una vez escurridas, espolvorearlas con la mezcla de azúcar y canela.
  • Servir a temperatura ambiente.

Datos de interés:

receta-de-las-torrijas

  • Dificultad: difícil
  • Tiempo de preparación: 1 hora y media
  • El proceso de cocción de las natillas es lento y puede durar unos 10 minutos. No se debe subir el fuego en este tiempo, porque las natillas se queman con facilidad.
  • Con las claras que sobran de las natillas se puede hacer un merengue. Para ello, subir las claras a punto de nieve con unas varillas eléctricas y cuando estén casi subidas, añadirles un almíbar preparado con dos medidas de azúcar y una de agua. Terminar de subir las claras y colocarlas sobre una bandeja de horno forrada con papel de aluminio previamente engrasado con mantequilla. Hornear las claras durante 10 minutos hasta que se dore el merengue, cuidando que no se queme.
Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar