Torsión del cordón espermático: síntomas y causas

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
· 4 mayo, 2019
Algunos hombres son más propensos a padecer una torsión del cordón espermático debido a defectos en el tejido conectivo del escroto.

La torsión testicular es la torsión del cordón espermático, el cual sostiene los testículos en el escroto. Cuando esto ocurre, se interrumpe el riego sanguíneo hacia el testículo y los tejidos de alrededor. Los testículos son las glándulas que producen los espermatozoides. Son de forma ovoide y se ubican en la bolsa escrotal.

El aporte sanguíneo a los testículos procede de las arterias espermáticas que llegan a través del cordón espermático. Por otro lado, el drenaje venoso tiene lugar a través de las venas espermáticas que siguen el mismo camino, pero en sentido inverso.

Cuando se produce la torsión testicular, se produce una obstrucción de los vasos sanguíneos, lo cual da lugar a una falta de riego en el testículo que, de ser prolongada, puede originar la pérdida del mismo.

Causas de la torsión del cordón espermático

Hombre con signo de alarma en el pubis: Torsión del cordón espermático
Determinadas formas anatómicas pueden favorecer una mayor predisposición a sufrir torsión del cordón espermático.

La torsión testicular puede ocurrir a cualquier edad, incluso puede ocurrir en hombres mayores. Sin embargo, es más frecuente durante la pubertad o durante el periodo neonatal.

Algunos hombres son más propensos a padecer una torsión del cordón espermático debido a defectos en el tejido conectivo del escroto. Aunque no siempre existe una causa clara.

Esta afección puede aparecer después de sufrir una lesión en la zona del escroto que produzca mucha inflamación. Aunque también puede ocurrir después de realizar un ejercicio pesado.

En algunos casos, existe una predisposición anatómica en la que la fijación del testículo esta incompleta o no existe. También puede ser porque el cordón espermático sea más largo de lo normal.

¿Cuáles son los síntomas?

El dolor es el síntoma principal, y se caracteriza por ser de aparición brusca y de gran intensidad. El dolor se localiza en el testículo afectado, aunque puede irradiarse a la zona de la ingle. Incluso puede llegar a la zona inferior del abdomen. Otros síntomas que pueden acompañar al dolor son:

  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Malestar general.

Hay casos en los que se puede apreciar que el testículo esta ascendido y horizontal en la bolsa escrotal. Generalmente, el testículo afectado se encuentra inflamado, con enrojecimiento y endurecimiento de la piel del escroto.

La intensidad de estos síntomas depende del tiempo de evolución. No obstante, en algunas ocasiones, la torsión del cordón espermático se resuelve de forma espontánea y el dolor desaparece poco a poco.

Lee también: Complicaciones del varicocele: lo que debes saber

Diagnóstico de la torsión del cordón espermático

El diagnóstico de la torsión del cordón testicular se puede hacer mediante la historia clínica y la exploración física del paciente. La ecografía es la prueba por imagen que confirma el diagnóstico, pero no siempre es necesario realizarla.

La ecografía demostrará que el flujo de sangre hacia el testículo está disminuido con respecto al testículo sano. Esta prueba diagnostica se emplea en los pacientes que presentan una clínica o una exploración dudosa.

También te puede interesar: ¿Cómo aumentar el volumen de semen?

Tratamiento

Cirugía de de la torsión del cordón espermático
La cirugía es la forma habitual de tratamiento, de forma que se busca resolver la torsión y fijar el cordón.

Se trata de una urgencia quirúrgica y el tiempo es de vital importancia. Esto se debe a que cuanto más tiempo pase, mayor es el riesgo de necrosis y pérdida del testículo. Si se lleva a cabo dentro de las 6 primeras horas, se pueden salvar la mayoría de los testículos.

Cuando un niño se queja de dolor testicular que aparece de forma brusca, es recomendable consultar al médico inmediatamente.El tratamiento consiste en deshacer la torsión y la posterior fijación del testículo afectado.

En algunos casos, cuando no existe mucha inflamación y la cirugía no va a ser inmediata, se puede deshacer el giro de forma manual, pero siempre procediendo a la intervención quirúrgica con posterioridad.

Si la afección se detecta a tiempo y se trata de inmediato, el testículo puede seguir funcionando correctamente. Las probabilidades de que sea necesario extirpar el testículo aumentan si el flujo de sangre se reduce durante más de 6 horas. Sin embargo, en ocasiones, puede perder su capacidad de funcionamiento.

  • Sanz Jaka, J. P., Villanueva, J. A., Garmendia Larrea, J. C., Mendívil Dacal, J., & Arocena Lanz, F. (1989). Torsión del cordón espermático. Archivos Espanoles de Urologia.
  • Mongiat-Artus, P. (2012). Torsión del cordón espermático y de los anexos testiculares. EMC - Urología. https://doi.org/10.1016/s1761-3310(04)40737-3
  • Gonzalo-González, A., Longás, J., Pérez-Barrero, P., Infantes, M., Pérez-Alfranca, C., & Ruiz-Pérez, R. (2007). Bloqueo del cordón espermático como tratamiento del dolor crónico testicular. Revista de La Sociedad Espanola Del Dolor.