Torta húmeda de mandarina

Indira Ramírez Terán 3 marzo, 2015
Dado que en la cáscara de las frutas es donde más nutrientes se concentran podemos aprovechar para incluirla en nuestra receta, ya sea rallada o bien procesada con el resto de ingredientes

La receta de la torta húmeda de mandarina es sencilla y muy aromática. Todos los espacios de la casa se llenarán del olor a esta fruta, mientras nuestro bizcocho gana tamaño y esponjosidad en el horno.

Para su preparación necesitamos cuatro mandarinas. Así que, si dispones de este cítrico en la nevera, no lo pienses dos veces y ponte manos a la obra a realizar esta rica torta.

Como ya te contamos en un post anterior, la mandarina es una fruta que se recomienda comer con regularidad, debido a sus grandes aportes para la salud. Este cítrico contiene altos niveles de vitamina C y nos protege naturalmente contra los resfriados… muy regulares en los días de frio.

Además, la mandarina es un alimento con mucha agua, por lo que se recomienda para hidratarnos luego del ejercicio físico.

Con todos estos beneficios cómo no considerar esta fruta para aromatizar una deliciosa y húmeda torta de mandarina.

Existen variaciones al momento de preparar este bizcocho, que guardan relación con el tiempo de preparación y los porcentajes de azúcar y calorías. En este artículo te daremos todos los datos a considerar para que prepares una rica torta húmeda de mandarina, que conservará su sabor y frescura por días.

¿Qué necesitas para preparar la torta húmeda de mandarina?

mandarinas

Ingredientes:

  • Cuatro mandarinas o 120 mililitros de jugo de mandarina recién exprimido.
  • Ralladura de mandarina
  • Cuatro huevos
  • 100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 300 gramos (2 ¼ tazas) de azúcar
  • 300 gramos (2 ¼ tazas) de harina para repostería
  • Una cucharadita de polvo para hornear

¿Cómo hacer la torta húmeda de mandarina?

  • Considerando todos los beneficios que aporta la mandarina a nuestro organismo, una de las opciones para preparar la torta, es no desechar nada de nuestra fruta. Así, quienes opten por esta opción, deben cocinar las mandarinas con todo y cáscara en una olla con agua hirviendo, por un tiempo de 8 minutos o hasta que esté tierna al tacto.
  • Luego de este procedimiento, se retiran las semillas y se lleva al procesador de alimentos hasta formar un puré de mandarinas.
  • Sin embargo, quienes decidan sólo trabajar con el jugo de las mandarinas para obtener un bizcocho más esponjoso, deben exprimir éstas, colar y conservar el jugo en el refrigerador, hasta que llegue el momento de agregarlo a nuestra preparación.
  • Precalienta el horno a 180ºC y engrasa un molde de 20 centímetros de diámetro por ocho centímetros de profundidad.
  • En un otro recipiente verter la mantequilla y la azúcar, batir hasta unir los ingredientes. Agregar las yemas de huevo. Sin embargo, para hacer más sana esta receta mira esta alternativa de bizcocho sin harina, azúcar ni lácteos que podrás versionar, cambiando el chocolate por un fresco zumo de mandarinas.
  • Incorporar poco a poco la mitad de la harina cernida.
  • Preparar las claras hasta que estén en su punto e incorporar a la preparación.
  • Agregar el resto de la harina con el polvo para hornear.
  • Incorporar, por último, el jugo o puré de mandarinas y también la ralladura.
  • Llevar al horno por 45 minutos o hasta que al hacer la prueba del mondadientes, éste salga seco.

Opciones de cobertura:

Crema casera

El bizcocho húmedo de mandarina puede acompañarse con una cobertura de queso crema o un rico melado de mandarinas y canela.

Para quienes elijan decorar la torta húmeda con cobertura: Batir 100 gramos de queso crema con 200 gramos de azúcar glass y agregar ¼ de taza de jugo de mandarina e incorporar unas gotas de esencia de esta fruta. La mezcla quedará líquida y podremos rellenar o verter sobre la torta. No obstante, si queremos más firmeza, poner en el refrigerador por una hora, para que gane fuerza.

Para quienes elijan el melado de mandarinas y canela para así, asegurar una torta más húmeda, a fuego lento derretir ½ taza de azúcar, agregar igual cantidad de jugo de mandarina y una pizca de canela. Dejar que la preparación llegue a ebullición. Este es un melado líquido al que podemos incorporar un toque de brandy o licor de mandarina.

Con un tenedor o palillo, pinchar la torta y luego bañar con el melado.

Otras opciones menos elaboradas son bañar la torta con chocolate derretido o espolvorear canela y azúcar pulverizada.

Eso es todo. De seguro no podrás resistir comer sólo una porción de esta torta húmeda de mandarina, que resulta ser un postre bastante sano.

Te puede gustar