Torta rústica de patata y cebolla

En solo 30 minutos podrás disfrutar de un plato delicioso para tus cenas o algún evento familiar.

La torta rústica de patata y cebolla es una receta muy fácil de preparar, con ingredientes que seguramente tienes en tu cocina. Recibe su nombre de la apariencia que toma al ser horneada sin molde alguno, por lo que quedan algunos bordes irregulares que les da una apariencia muy casera y única.

Esta receta es versátil y práctica, sirviéndote además para aprovechar algunos ingredientes que te han ido quedando de preparaciones anteriores y de esta forma, evitar desperdiciarlos. Es una buena opción para la cena si la acompañas de alguna guarnición, aunque también puede consumirse como un aperitivo en algún evento familiar. Así que te dejamos con los ingredientes y pasos para preparar esta receta de una manera sencilla y rápida.

Ingredientes

  • 2 cebollas grandes
  • 225 gramos de harina
  • 4 patatas grandes
  • 50 ml de leche
  • 50 ml de agua
  • 1 cucharada de azúcar
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 45 ml de aceite
  • Queso mozzarella en lonchas
  • Queso parmesano rallado
  • 1 huevo
  • Sal, pimienta y orégano

Cebollas

Preparación

Procede a lavar muy bien las papas, es preferible que lo hagas con un poco de agua tibia, para evitar tener que pelarlas. Córtalas en daditos y ponlas a freír en aceite bien caliente. Cuando se estén empezando a dorar, retíralas del aceite y déjalas sobre una servilleta desechable, para eliminar el exceso de grasa, resérvalas en un recipiente para después.

Pela y corta las cebollas en láminas o en juliana. Mientras pon a derretir las dos cucharadas de mantequilla en una sartén. Adiciona la cebolla y el azúcar, revuelve para disolver un poco el azúcar y deja que se cocinen por unos minutos, hasta que la cebolla tome un color caramelo, una vez tenga la textura que necesitas, retírala del fuego y déjala reposar.

En un recipiente hondo, bate el huevo hasta que quede bien revuelto, incorpora la leche y el aceite, continúa mezclando hasta que todos los ingredientes se hayan combinado por completo. Tamiza la harina sobre la mezcla, para evitar los grumos y continúa batiendo hasta que obtengas un resultado homogéneo. Adiciona las patatas, la sal, la pimienta y el orégano. Solo en caso de que te haya quedado muy sólida, agrégale un poco de agua. Precalienta el horno a 180°C.

Cubre una bandeja para hornear con mantequilla y después ponle una capa de harina encima, quita el exceso de harina y vierte la mezcla sobre la bandeja. Pon una capa del queso mozzarella en lonchas y luego pon una capa de la cebolla caramelizada. Lleva la bandeja al horno.

El tiempo de preparación de esta receta es de entre 20 y 30 minutos. Sin embargo, no te confíes, vigila el horno para evitar que la torta se queme. Faltando 10 minutos para finalizar la preparación, abre el horno con cuidado y espolvorea sobre la torta el queso parmesano, una vez este se dore, sabrás que la torta está lista.

Retira la bandeja del horno y deja que se enfríe por algunos minutos y ya está listo para servirse. Una buena opción para acompañar este plato son las verduras, ya sean crudas o sofritas en un poco de mantequilla. Si lo deseas puedes hacer una ensalada con verduras frescas, jugando con los colores para que tu plato quede más vistoso.

img_tortilla_de_ajos_tiernos_10039_600

Consejos adicionales

  • Puedes pelar las papas antes de fritarlas, es cuestión de preferencias.
  • Las patatas no se deben dorar por completo, pues como vamos a llevarlas al horno, debes tomar en cuenta que ahí tendrán más tiempo para terminar de cocinarse.
  • Cuando derritas la mantequilla, hazlo a fuego bajo o medio, así evitarás que se queme.
  • Si no deseas preparar la base, puedes usar masa para hojaldre o masa quebrada, el resultado será bastante similar.
  • En caso de que quieras evitar el proceso de horneado, puedes hacerlas estilo tortillas. Remplaza la harina por 4 huevos mezclando bien los ingredientes en ellos, después procede a freír todo en una sartén a fuego lento, dándole el suficiente tiempo para que los huevos queden esponjosos. Dóralos bien por ambos lados y ya tendrás lista tu tortilla rústica.