Tortilla de patatas sin huevo - Mejor con Salud

Tortilla de patatas sin huevo

Si eres alérgico al huevo, vegano o simplemente quieres probar una tortilla de patatas diferente, te invitamos a que pruebes con esta tortilla sin huevo, ¿cómo? sí, sin huevo. Además te damos hasta 3 recetas diferentes y una versión.

1. Tortilla de patatas sin huevo con harina de garbanzos

Esta es la tortilla de patatas sin huevo más común y la que suele hacer todo el mundo. Si no conocías la receta nosotros te la enseñamos.

Ingredientes:

  •  3 ó 4 Patatas
  • 1 cebolla
  • 75 gramos de harina de garbanzo
  • Aceite y sal

Modo de elaboración:

  • 1-Fríe las patatas cortadas a cuadritos junto con la cebolla picada.
  • 2-Saca las patatas y las cebollas de la sartén y agrégalas a la mezcla de agua con harina de garbanzo.
  • 3-Haz una tortilla como lo harías normalmente con huevo.

Consejos para elaborar tu tortilla de patatas sin huevo:

tortilla formalfallacy Dublin

  • Junto a la harina, añade algún almidón como la maicena o la tapioca. Por cada 75 gramos de harina, 2 cucharadas de almidón.
  • Para que te quede más jugosa le puedes añadir a la mezcla (antes de pasarla por la sartén) un tomate maduro picado y un puñado de perejil.
  • Añade un poquito de vinagre de manzana, de vino blanco o de arroz, para quitar el sabor de garbanzos.
  • También puedes sustituir la harina de garbanzos por harina de maíz o trigo o incluso mezclar varios tipos de harina, aunque como mejor queda indudablemente es con la harina de garbanzos.
  • En lugar de mezclar la harina solo con agua le puedes añadir leche de soja o de vaca y un poquito de queso en crema tipo Philadelphia.
  • Puedes servir la tortilla con un poquito de tomate frito o salsa brava en el centro. Le dará más color y sabor.

2. Tortilla de patatas sin huevo con agar agar

Esta tortilla es más que original. Para empezar lleva el agar agar, un alga que sirve para espesar comidas y que se utiliza mucho en la cocina oriental; por otro lado esta tortilla no se cuaja en la sartén y puesta al fuego sino en el frigorífico.

Ingredientes:

  • 1/2 kilo de patatas
  • 1 cebolla
  • 200 ml de nata para simular el huevo
  • 200 ml de agua
  • 2 gramos de agar agar en polvo
  • Azafrán en hebra o colorante alimenticio para darle el color de la tortilla
  • Aceite de oliva Virgen Extra y sal

Modo de elaboración:

  • 1-Pica las patatas y la cebolla.
  • 2-Cuando estén listas, sácalas de la sartén, escurriendo el aceite.
  • 3-Mezcla la nata con el agua y el azafrán y ponla en un cazo en el fuego hasta que rompa a hervir. En ese momento retírala del fuego.
  • 4-Deja enfriar la mezcla anterior unos 30 minutos.
  • 5-Cuando hayan pasado los 30 minutos, añade el agar agar en forma de lluvia y pon a cocer la mezcla unos 2 minutos. No dejes de remover de vez en cuando.
  • 6-Añade a la mezcla las patatas y cebollas fritas y ponlas en una sartén.
  • 7-Deja que se enfríe en el frigorífico una media hora.
  • 8-Si quieres servirla caliente, métela un minuto en el microondas. Le puedes poner un chorrito de aceite de oliva por encima, para darle más sabor y olor.

3. Tortilla de patatas sin huevo light

img_tortilla_de_ajos_tiernos_10039_600

Una tortilla exquisita y muy ligera; si no quieres engordar o estás a dieta, apuesta por esta receta que además de no llevar huevo, no lleva las patatas fritas que es lo que más engorda.

Ingredientes:

  • Patatas cocidas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Modo de elaboración:

  • 1-Cuece las patatas y machácalas con un poquito de sal.
  • 2-Cubre el fondo de una sartén con aceite de oliva y coloca las patatas machacadas en forma de tortilla.
  • 3-Déjala que se haga a fuego lento y dale la vuelta.
  • 4-Si quieres restarle aún más calorías, ponla sobre papel de cocina absorbente para quitarle el aceite sobrante.

La versión “no light”: Si quieres puedes freír las patatas en redondo y muy finitas. Cuando estén hechas, ponlas en una sartén con un poquito de aceite formando una tortilla colocando las rodajitas de patatas estratégicamente. Deja que se fríen hasta que adquieren una consistencia compacta de tortilla, para ello ayúdate de una espumadera para apretarlas. El secreto de esta receta está en que las patatas deben estar crujientes para que no se suelten unas de otras.