Trasplante de hígado

El trasplante de hígado es una operación muy complicada, que al igual que la de corazón, es de vida o muerte. Hoy en día la tasa de supervivencia está por encima del 70%.

A pesar de que está mucho más mitificado el corazón, el hígado es el órgano noble por excelencia y el trasplante de hígado es de los más complicados. Es una operación muy complicada y tan vital como el trasplante de corazón.

El hígado es, aunque muchas personas no lo sepan, el auténtico órgano de la vida. Fisiológicamente, es mucho más complejo que el corazón o que el riñón. La historia del trasplante de hígado está plagada de numerosos intentos en todo el mundo durante los años 60 y los 70. Los resultados de estos intentos no fueron favorables ya que, en las mejores manos, la tasa de supervivencia era del 30%.

Fue en los años 80 cuando se introdujeron mejoras en el equipo y las técnicas médicas y con ello la supervivencia pasó del 30 al 70%. Este porcentaje seguirá aumentando en las siguientes décadas en enfermos, que de otra forma estarían condenados a muerte en días o, a los sumo, meses.

En nuestro país, Carles Margarit y Eduardo Jaurrieta fueron los primeros médicos en llevar a cabo una operación de trasplante de hígado con éxito. Además, en España se realiza un enorme número trasplantes de hígado con éxito.

¿Sabemos qué es y cómo funciona el hígado?

Dieta detox para el hígado.

El hígado es un órgano, como hemos dicho, fundamental y vital. Esto se debe a la importancia de todas y cada una de las funciones que realiza. Se encuentra situado bajo en diafragma, en el lado derecho. Por su tamaño tiende a atravesar la cavidad abdominal de forma longitudinal.

Está formado por un lóbulo derecho y por otro izquierdo. Las células que lo forman se denominan hepatocitos y a nivel microscópico está formado por unos lobulillos, que son las unidades funcionales hepáticas.

En cuanto a su riego sanguíneo, recibe sangre a través de la arteria hepática y de la vena porta, la cual transporta la sangre que recibe del intestino. Estas son las 6 funciones principales que tiene el hígado:

  1. Producción de bilis: la bilis es necesaria para la digestión de los alimentos. Se almacena en la vesícula biliar y se excreta hacia la vía biliar.
  2. Metabolismo: las funciones metabólicas del hígado son muy numerosas. Interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono, de los lípidos y de las proteínas.
  3. Función inmunológica.
  4. Desintoxicación de la sangre: metaboliza el etanol y la mayor parte de los fármacos, neutraliza numerosas toxinas, transforma el amonio en urea y además metaboliza la bilirrubina.
  5. Almacenamiento de sustancias: almacena sustancias como glucógeno, vitaminas y minerales.
  6. Hematopoyesis: durante las 12 semanas de vida intrauterina, el hígado es el principal órgano de producción de glóbulos rojos en el feto.

Quizá te interese: Trasplante de médula ósea

¿Cómo es un trasplante de hígado?

No se puede vivir con un hígado que no funciona correctamente. Si este órgano falla, el médico debe colocar al paciente en una lista de espera para un trasplante de hígado. La opción de trasplante ha de ser la última, debe realizarse si los otros tratamientos no consiguen mantener en funcionamiento un hígado dañado.

La causa más común de trasplante de hígado en adultos es la cirrosis, enfermedad que afecta al tejido del órgano. En cuanto a los niños, la causa más común es la atresia biliar (enfermedad de los conductos biliares).

El donante del órgano no ha de padecer ninguna enfermedad relacionada con el órgano en concreto. En cuanto al paciente, se requiere que tenga una edad bastante aproximada con la del donante. El paciente que se va a someter a esta operación deberá tomar fármacos inmunosupresores para impedir que el cuerpo rechace al nuevo órgano.

Descubre: ¿Qué son los medicamentos inmunosupresores y para qué sirven?

Técnica del trasplante de hígado

El trasplante de hígado es uno de los tratamientos más caros en la medicina moderna. La técnica más usada para esta operación es el trasplante ortotópico, es decir, que el hígado del paciente enfermo es reemplazado por el hígado del donante en la posición anatómica original.

Durante un trasplante de hígado, el cirujano extrae el hígado dañado y lo reemplaza por uno sano. La mayoría de los hígados donados provienen de una persona que ha fallecido. Sin embargo, en algunos casos, un donante vivo puede donar una parte de su hígado a un familiar o amigo que lo requiera. En estos casos el trasplante es un trasplante parcial de hígado.