Trastorno adaptativo: todo lo que debes saber

Los trastornos adaptativos se caracterizan por una respuesta exagerada frente a un suceso estresante que en muchas ocasiones compromete la calidad de vida de quien lo sufre.

El trastorno adaptativo o trastorno de adaptación se puede definir como aquellos síntomas de comportamientos emocionales que surgen como respuesta a factores estresantes identificables.

Los comportamientos y reacciones emocionales aparecen dentro de los tres meses siguientes al acontecimiento estresante. Los síntomas que se manifiestan serán clínicamente significativos. Además, evidenciarán un malestar superior de lo que cabría esperar por el factor desencadenante.

Se pueden observar además otros síntomas relacionados con el deterioro de la vida laboral o académica o asociados al ámbito social. Podemos decir que el trastorno adaptativo es una reacción muy intensa a un hecho estresante. Estas reacciones son lo suficientemente severas para entorpecer la vida persona, social, laboral o académica de sujeto.

Sin embargo, no es lo suficientemente severa para clasificarlo como un trastorno depresivo o bien un trastorno del estado de ánimo.

Tipos de trastorno de adaptación

Persona con mucho estrés.

El trastorno de adaptación puede clasificarse como agudo o crónico. Dentro de dentro de cada forma existen distintos tipos, como el ansioso o el depresivo. Asimismo, podemos encontrarnos con diferentes subtipos dependiendo de la sintomatología predominante en la persona.

Los principales tipos de trastornos adaptativos asociados a los síntomas predominantes basados en la Clasificación diagnóstica y estadística de los trastornos mentales (DSM V) son:

  • Depresivo: caracterizado por bajo estado ánimo, como llanto o desesperanza.
  • Ansioso: con predominio de síntomas asociados a la ansiedad: nerviosismo, irritabilidad, etc.
  • Mixto con ansiedad y estado de ánimo depresivo: los individuos presentan ambos tipos de síntomas anteriores: bajo estado de ánimo con irritabilidad.
  • Trastorno del comportamiento: se observa una alteración del comportamiento, con violación de las normas sociales y de los derechos de los demás.
  • Alteración mixta de las emociones y el comportamiento: concurren alteraciones emocionales y de la conducta.
  • No especificado: reacciones desadaptativas debidas a causas estresantes que no pueden ser clasificadas en los otros tipos.

Quizá te interese: Conoce todos los efectos negativos del estrés

Tratamiento del trastorno de adaptación

Hoy en día no existe un consenso entre los especialistas sobre el tratamiento más recomendable en el trastorno adaptativo. Evidentemente, la elección de un tratamiento eficaz va a depender de la exploración clínica del paciente y de sus características.

No obstante, se ha demostrado que diferentes tipos de psicoterapia son eficaces para paliar y mejorar este trastorno emocional y del comportamiento. Hay que señalar que algunos casos, una combinación de psicoterapia y tratamiento farmacológ

ico ayuda al paciente a reducir la sintomatología.

Psicoterapia

Terapia para superar la ruptura.

En los casos de trastornos adaptativos la terapia psicológica es ventajosa para ayudar al paciente en varios aspectos:

  • Ayudarle a interpretar de forma adaptativa el o los factores desencadenantes del trastorno.
  • Enseñarle a analizar las causas estresantes de forma racional. Eliminando así las creencias irracionales que le llevan a las sensaciones percibidas de estrés.
  • Instruirle sobre diferentes formas de resolución de problemas y conflictos.
  • Enseñarle a rebajar la ansiedad en las tomas de decisiones vitales.
  • Para minimizar posibles conductas de riesgo como el abuso de sustancias, y maximizar habilidades de afrontamiento como la autorregulación emocional.

En este trastorno, cabe destacar que cursa en un periodo no muy largo de tiempo (tres meses desde que surgen los factores desencadenantes). Por lo que es aconsejable la psicoterapia breve. Entre las distintas formas de terapia que pueden ser útiles encontramos:

  • Terapia cognitivo conductual (TCC): intervención terapéutica, con una eficacia científicamente comprobada, que intervendría sobre las emociones, pensamientos y la conducta.
  • Terapia de familia: a través de ella se ayuda a los miembros de la familia y personas más cercanas al paciente a entender el trastorno y sus síntomas. De esta forma se mejor la comunicación y se resuelven los posibles conflictos que afloran con el trastorno.
  • Terapia de grupos: ayuda al paciente a expresarse de manera libre y abierta sobre sus sentimientos y vivencias con la enfermedad. Además, ayuda  a encontrar la forma de comprenderse y ayudarse mutuamente.
  • Mindfunless: consiste en prestar atención, momento a momento, a pensamientos, emociones, sensaciones corporales y al ambiente circundante. Enseña al paciente a relajarse y tomar conciencia del momento presente.

Descubre: La risoterapia: cuando reír cura

Psicofarmacología

El uso de la farmacología puede ayudar a la reducción de los síntomas. Sin embargo, es importante que en el caso de que se realice, se haga de forma conjunta a la psicoterapia. Esto se debe a que de otra forma no se atajará las causas del problema en su totalidad.

Para reducir en malestar o nerviosismos, así como la ansiedad, se podría prescribir algunas dosis pequeñas de ansiolíticos como por ejemplo diazepam.

 

  • Ayuso-Mateos, J. L., Vazquez-Barquero, J. L., Dowrick, C., Lehtinen, V., Dalgard, O. S., Casey, P.,… Odin Group (2001). Depressive disorders in Europe: Prevalence figures from the ODIN study. British Journal of Psychiatry, 179, 308–316.
  • Kocalevent, R. D., Mierke, A., Danzer, G., & Burghard, F. K. (2014). Adjustment disorders as a stress-related disorder: A longitudinal study of the associations among stress, resources, and mental health. PLoS One, 9 (5).
  • Rapee, R. M., Litwin, E. M., & Barlow, D. H. (1990). Impact of life events on subjects with panic disorder and on comparison subjects. American Journal of Psychiatry, 147, 640-644.
  • S.A, M. (1995). Trastornos del estado de ánimo. Manual Diagnostico y Estadistico de Transtornos Mentales. https://doi.org/10.5944/rppc.vol.13.num.2.2008.4055