Trastorno de despersonalización

7 agosto, 2018
El trastorno de despersonalización suele aparecer como un síntoma de la ansiedad. Normalmente, es una llamada de atención ante un posible trauma que no ha sido superado.

Si alguna vez has sentido que una situación de tu vida pasaba ante tus ojos, pero tú no te sentías partícipe de ella, puede que hayas experimentado el trastorno de despersonalización. A esta sensación se la considera uno de los síntomas que puede presentar la ansiedad y es muy desagradable.

No importa el lugar en el que estés, ni siquiera si eres consciente de si estás en una circunstancia que puede producirte ansiedad. El trastorno de despersonalización aparece por sorpresa provocando que te sientas desorientado y sin saber muy bien qué hacer.

Imagina que estás jugando al fútbol con tus amigos. De repente, te paras en seco porque empiezas a verlos como si estuvieras ante una película. Tú no formas parte de ese momento, estás como fuera de esa “película”. Todo parece un sueño, incluso te sientes desconectado de ti mismo. A esto también se le conoce como disociación y provoca mucha angustia.

El trastorno de despersonalización ¿cuándo aparece?

Mujer con trastorno de despersonalización

Como bien hemos dicho, el trastorno de despersonalización aparece, en algunas ocasiones, como un síntoma de la ansiedad. En una situación que, inconscientemente, nos remueve determinados sentimientos por dentro este puede aparecer como una reacción ante algo que somos incapaces de gestionar.

Pero, este trastorno puede aparecer, también, cuando sufrimos algún ataque de pánico, depresión o sufrimos algún desorden bipolar. En todos estos casos, el trastorno de despersonalización puede aparecer. Lo que tenemos que tener en cuenta es que así como aparece, desaparece.

La sensación de estar como en una película no es algo que dure días o, incluso, muchas horas. Es un episodio que dura unos minutos, pero que al final desaparece tan repentinamente como ha surgido. Esto puede generar en el individuo que lo sufre una cierta sensación de locura.

Hay que dejar claro que este trastorno no aparece por el consumo de ninguna sustancia, aunque así se pueda creer en un primer momento por los síntomas que manifiesta.

Descubre: Flores de Bach para superar los traumas del pasado

Un mecanismo de defensa

Mujer sufriendo disociación

Las personas que suelen sufrir el trastorno de despersonalización suelen haber pasado por experiencias muy traumáticas en su vida. De esta manera, desarrollan de manera inconsciente este mecanismo de defensa ante situaciones similares que activan el recuerdo de esas experiencias.

Según el NHS (Servicio Nacional de Salud de Reino Unido) disociarse es un mecanismo de defensa normal que le permite a la persona negar lo que le está ocurriendo. Pero, esto se vuelve disfuncional cuando la situación que activa la despersonalización no es traumática.

Esto quiere decir que hay un trauma profundo que la persona no ha conseguido superar, pero que está fuertemente anclado en su inconsciente. Una vez se supera, el trastorno de despersonalización debería desaparecer.

Quizá te interese: 6 pasos para sanar las heridas emocionales de la infancia

Es una sensación, no una realidad

Hay que tener claro que toda la sintomatología que rodea al trastorno de despersonalización no es una realidad. Tan solo es una sensación que, al cabo de unos minutos, termina desapareciendo. Algunos de los síntomas que pueden aparecer y que aún no hemos tratado son los siguientes:

  • Sensación de que eres un observador externo de tus pensamientos, sentimientos y partes de tu cuerpo.
  • Piensas que estás en piloto automático, que no puedes controlar lo que estás diciendo o cómo te estás moviendo. Te sientes como si fueras un robot.
  • Puedes ver e, incluso, notar o percibir como algunas partes de tu cuerpo se agrandan. Por ejemplo, un pie que, de repente, parece que ha aumentado su tamaño. Puede que intentes poner el otro al lado o una mano para comprobar que es real lo que estás percibiendo.
  • Tus sentidos y emociones parecen adormecerse lo que te hace sentir como si estuvieras dentro de una burbuja.
  • Sientes que los recuerdos que tienes no te causan emoción alguna o que ni siquiera son tuyos.

Acudir a un psicólogo es imprescindible para poner fin al trastorno de despersonalización. El profesional se centrará en encontrar cuál es el trauma que está provocando esta situación y resolverlo para que, así, deje de afectar a la vida de la persona en la actualidad.

Todo aquello que vivimos cuando somos pequeños y que nos cause una profunda herida emocional puede seguir afectándonos aunque hayan pasado muchos años. El trastorno de despersonalización es como una llamada de atención ante algo que aún nos remueve por dentro y que tenemos que atender.

Te puede gustar