Trastorno de desrealización

Elena Vuelta · 5 agosto, 2018
El trastorno de desrealización suele aparecer como consecuencia de haber vivido un hecho traumático, que causa una desligación con la realidad, lo que hace que esta se perciba como extraña o irreal.

El trastorno de desrealización se da cuando una persona percibe el mundo exterior como extraño o irreal.

En que consiste

estar triste

El trastorno de desrealización se considera más un síntoma que un trastorno en si mismo. Se trata de un fenómeno disociativo por el que la persona altera su percepción del entorno, percibiéndolo como extraño.

La desrealización suele darse junto con otro tipo de trastorno similar: el trastorno de despersonalización. En este tipo de trastorno, la persona que lo padece se siente separada de su propio cuerpo, sintiendo que se observa a si mismo desde fuera.

De esta forma, la desrealización se asocia con una sensación de irrealidad con respecto al mundo exterior, mientras que la despersonalización mantiene esta sensación de irrealidad pero referida a uno mismo.

Ambos fenómenos están íntimamente relacionados y en ocasiones se usan de forma indistinta, aunque poseen ligeros matices. Son altamente prevalentes en la población, aunque presentados de manera aislada, como síntoma derivado de algún hecho o evento traumático.

Descripción

Las personas con trastorno de desrealización perciben los objetos y las personas como extrañas. A menudo advierten la realidad o los lugares familiares de forma distinta, sin saber muy bien cuál es la causa de esta diferencia.

Esta alteración de la percepción puede afectar a los sentidos de la vista, el olfato o el gusto. A menudo las personas afectadas tienen sensaciones de déjà vu, sintiendo que los sucesos que viven no son reales o que ciertos elementos de su entorno han cambiado de forma o tamaño.

Es común que las personas con trastornos de desrealización experimenten una especie de confusión sensorial, difícil de describir, por la cual sienten que su entorno carece de vida o de matiz emocional. Por ello, las personas afectadas pueden tener una disminuida respuesta emocional o falta de empatía.

Quizá te interese: 14 extraños y desconocidos trastornos psicológicos

Causas

Los síntomas de desrealización pueden darse debido a la existencia de ciertas afecciones neurológicas como migrañas, ataques de epilepsia o traumatismos craneales. Este tipo de daños cerebrales pueden causar una alteración en las conexiones de los nervios sensores, provocando la desligación con la realidad.

En otras ocasiones, los síntomas aparecen tras haber sufrido un trauma. Como consecuencia de dicho trauma, la persona afectada puede sufrir un trastorno disociativo por el cual se separan los procesos sensoriales de los emocionales, lo que explica la sensación de irrealidad.

Estos trastornos, pueden verse acentuados en situaciones de estrés que acentúan la desconexión de la persona consigo misma o con su entorno. Así mismo, el consumo de drogas o sustancias psicoactivas tienen como consecuencia la aparición de estos síntomas.

Cuando la aparición del trastorno de desrealización no está asociado al consumo de drogas, sino que es algo persistente, suele deberse a alguna de las siguientes causas:

  • Haber sufrido algún tipo de maltrato físico o psicológico, especialmente durante la infancia.
  • Ser testigo de algún evento traumático, como algún tipo de abuso o violencia doméstica.
  • Haber tenido una infancia traumática con una educación negligente.
  • Haber experimentado un hecho doloroso, como la muerte de un familiar.

En todos estos casos, la experimentación de un evento traumático, difícil de asimilar hace que como mecanismo de defensa, se disocien los procesos perceptivos de los sensoriales. Se trata entonces de un  sistema de protección del cerebro, que se desliga de la realidad para poder mitigar un dolor emocional intenso.

En ocasiones, especialmente cuando han existido abusos repetidos durante la infancia, esta disociación se convierte en un trastorno adaptativo. En estos casos, el tratamiento se complica y requiere terapia psicológica para superar o dejar de experimentar una desrealización.

Además, otros de los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer este tipo de síntomas son ciertas características de la personalidad, que hace que determinadas personas tiendan a evitar o negar en mayor medida las experiencias traumáticas.

Descubre: Conoce todos los efectos negativos del estrés

Tratamiento

El principal tratamiento que se lleva a cabo para este tipo de trastorno se basa en la psicoterapia. La terapia psicológica o terapia de conversación suele ser de gran ayuda en este tipo de casos.

De esta forma, la persona afectada puede entender qué le ocurre y en qué consiste su trastorno así como, aprender a aceptar, de forma paulatina, el evento traumático que ha dado lugar a la aparición de la desrrealización.

  • American Psychiatric Association (2004) Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-IV-TR (Text Revision). American Psychiatric Association. ISBN 0-89042-024-6.
  • Sierra M, Lopera F, Lambert MV, Phillips ML, David AS (2002). «Separating depersonalisation and derealisation: the relevance of the "lesion method"».  Neurol. Neurosurg. Psychiatr.72(4): 530-2. PMID 11909918.
  • Cappon D, Banks R. Orientational perception II. Body perception in depersonalization. Archives of General Psychiatry. 1965;13(4):375-9. 14.
  • Lambert MV, Senior C, Phillips ML, Sierra M, Hunter E, David AS. Visual imagery and depersonalisation. Psychopathology. 2001;34(5):259-64. 15.
  • Bockner S. The depersonalization syndrome: report of a case. J Ment Sci. 1949;95(401):968-71.