Trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo

27 julio, 2018
El trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo es una afección que afecta, principalmente, a niños entre 6 y 18 años y se caracteriza porque estos experimentan estallidos frecuentes y graves de humor.

El trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo o TDDEA es una afección en la que un niño es crónicamente irritable y experimenta estallidos frecuentes y graves de humor. Estos estallidos parecen estar completamente fuera de proporción con la situación en cuestión.

El TDDEA es un nuevo trastorno creado para categorizar con más precisión a algunos niños a los que anteriormente se les había diagnosticado el trastorno bipolar pediátrico. Sin embargo, estos niños no habían experimentado períodos de estado de ánimo elevados o manía.

Por lo tanto, el trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo es un término relativamente nuevo en la psicología clínica y psiquiatría. Hay que tener en cuenta que algunos de los síntomas, los cuales veremos más adelante, también pueden verse en una gran variedad de alteraciones psicológicas infantiles. Algunos ejemplos de estas alteraciones son:

  • El trastorno bipolar.
  • El trastorno negativista desafiante.
  • Trastorno por déficit de atención.
  • Hiperactividad.

Es por ello por lo que la a idea de crear un nuevo concepto como el TDDEA se fundamentó con el objetivo de poder incluir las rabietas y los accesos de cólera al diagnóstico. Finalmente, se ha puesto en duda si el trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo era lo suficientemente diferente de los otros ya expuestos como para tratarlo diferente.

No obstante, se ha hecho estudios que indican que sí existe una disparidad tanto en la etiología, como en la evolución y en las bases neurobiológicas.

¿Cómo se diagnostica el TDDEA?

Para poder realizar un diagnóstico satisfactorio del trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo se describen una serie de criterios diagnósticos incluyendo sus síntomas y sus excepciones.

Además, es necesario saber que el diagnóstico no se puede realizar, en ningún caso, antes de los 6 años de edad. Esto se debe a que, en estas etapas, tanto las rabietas y berrinches como las explosiones de ira son habituales y normativas.

Por otro lado, la sintomatología que veremos a continuación no puede ser explicada mejor por alguna otra afección médica, así como tampoco por el consumo de algún fármaco o sustancia para que se pueda realizar un correcto diagnóstico.

Quizá te interese: Los grandes mitos del trastorno bipolar

Síntomas del TDDEA

Los síntomas se presentan en niños o niñas que tienen entre 6 y 18 años de edad. Normalmente los síntomas empiezan a desarrollarse antes de los 10 años. Los pacientes sufren arrebatos graves y recurrentes de cólera como respuesta a situaciones estresantes comunes. Estos arrebatos son incongruentes con el nivel de desarrollo del niño/a.

Niño con baja autoestima.

 

Además, el estado de ánimo del menor entre los estallidos de rabia es irritable o irascible en forma consciente. Por otra parte,  estos estallidos tienen un promedio de aparición de 3 veces por semana.

Otra característica de los niños que sufren este trastorno es que el patrón de estallidos frecuente, además de la ira o irritabilidad consistentes entre los estallidos, continúa durante 12 o más meses y sin una interrupción en los síntomas de 3 o más meses. La sintomatología puede aparecer en varios contextos como en el hogar, en la escuela o en algún contexto social.

Descubre: Consecuencias de discutir frente al niño

¿Cuál es su tratamiento?

Debido a que el trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo es un concepto muy novedoso, el tratamiento aún está en fase de desarrollo e investigación. Sin embargo, existen una serie de medicamentos que, combinados con una psicoterapia adecuada, han dado resultados positivos.

De esta forma, los fármacos utilizados serían estimulantes y medicamentos antidepresivos como los inhibidores selectivos de recaptación de la serotonina. Además, como se ha mencionado anteriormente, el protocolo más adecuado sería combinar esta medicación con terapia psicológica.

Dentro del amplio abanico de terapias psicológicas, la más recomendada en este caso sería la denominada análisis conductual aplicado. Esta técnica consiste en sustituir conductas inadecuadas por otras funcionalmente equivalentes, pero más deseables. Para ello, utiliza los principios y técnicas del aprendizaje para conseguir modificar el comportamiento indeseado.

No hay que dejar atrás en ningún momento el activo papel que debe tomar la figura parental presente en la vida del menor, ya que solo trabajando junto con el médico podrán aprender a manejar de la mejor manera posible su trastorno.

Cabe mencionar que el trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo ha sido criticado por el tratamiento farmacológico que es aplicado a los menores que lo padecen, cuestionando la verdadera necesidad de medicar a los niños.

María Vijande

Estudiante de Farmacia y curiosa a tiempo completo. Lectora, música y deportista a tiempo parcial. Y ya, que definir es limitar!

Ver perfil
Te puede gustar