Trastorno esquizotípico de la personalidad

El trastorno esquizotípico de la personalidad está relacionado con el aislamiento social, los delirios y la paranoia. A menudo, las personas afectadas son descritas como excéntricas y raras.

El trastorno esquizotípico de la personalidad es una condición que se caracteriza por las dificultades que tiene un individuo para establecer y mantener una relación estrecha con los demás. También produce conductas excéntricas y distorsiones cognitivas y de pensamiento.

Los subtipos de esquizofrenia ya no se diagnostican como tal. Según el síntoma predominante en el momento de la evaluación se precisa el diagnóstico. Este cambio en el DSM 5, permite evaluar el nivel de gravedad del síntoma psicótico en otros trastornos mentales donde también puedan manifestarse, ya que muchos no son exclusivos de la esquizofrenia.

El manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría lo clasificaba dentro del grupo A (desórdenes raros o excéntricos), catalogándolo como un trastorno de la personalidad grave. 

No se debe confundir con la esquizofrenia, a pesar que es más frecuente en personas con familiares esquizofrénicos. La diferencia entre estas condiciones es grande, pues las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad no presentan alucinaciones y delirio.

Características del trastorno esquizotípico de la personalidad

El trastorno esquizotípico de la personalidad describe un conjunto de patrones del comportamiento y pensamiento que son consistentes a lo largo de la vida del sujeto. A menudo, las personas con esta condición son llamadas extrañas o excéntricas.

Tienen pocas, o no tienen, relaciones cercanas, pues sus conductas les hacen desarrollar una gran desconfianza hacia los demás. Por otro lado, no logran entender cómo se forman las relaciones, ni el impacto que tienen sus conductas en las demás personas.

También es común que tengan ideas de referencia, como hacer interpretaciones incorrectas sobre incidentes ocasionales pensando que tienen un significado específico para su persona. Debido a esto, también se les señala como individuos supersticiosos y paranoicos.

Lee también: Cómo convivir con el trastorno límite de personalidad

Causas del trastorno esquizotípico de la personalidad

No se sabe con certeza qué es lo que no está bien en una persona con trastorno esquizotípico de la personalidad. Por ello, no hay una causa definida que lo explique. Sin embargo, se cree que la forma en que funciona el cerebro y la genética tiene mucho que ver.

Crees que no te lo mereces

El riesgo de tener esta condición se eleva cuando un pariente cercano sufre esquizofrenia u otro tipo de trastorno psicótico. Otras posibles causas incluyen factores sociales y psicológicos, como la falta de estimulación de conductas sociales en la infancia.

Algunas hipótesis han tratado de vincular a la etiología de este trastorno la actividad del sistema reticular ascendente y el sistema límbico. También se habla de una “hipersensibilidad” a la humillación o desaprobación en el entorno.

Síntomas del trastorno esquizotípico de la personalidad

Los síntomas del trastorno esquizotípico de la personalidad destacan por un patrón de déficits sociales e interpersonales, acompañados con distorsiones de la percepción y excentricismo. Se identifica con frecuencia en los primeros años de la etapa adulta o en la adolescencia.

Sus signos se pueden confundir con facilidad con la esquizofrenia, una enfermedad mental grave en la que las personas pierden el contacto con la realidad. Sin embargo, en el trastorno esquizotípico de la personalidad el individuo no tiene episodios intensos de psicosis. Sus síntomas habituales son:

  • Aislamiento social y dificultad para tener una relación cercana con alguien
  • Interpretación errónea de los acontecimientos (ideas de referencia)
  • Pensamientos o creencias inusuales, peculiares o excéntricas
  • Experiencias perceptivas inusuales, incluyendo ilusiones psíquicas o corporales
  • Creer en poderes especiales como la telepatía mental o supersticiones
  • Lenguaje extraño, con patrones de habla vagos o poco usuales
  • Ansiedad social persistente y excesiva
  • Pensamientos sospechosos y paranoides
  • Dudas sobre la lealtad de los demás
  • Apatía y respuestas emocionales limitadas o inapropiadas

Diagnóstico

Las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad pueden acudir al médico para diseñar un plan para paliar síntomas como la ansiedad, depresión o ira. Un profesional en salud mental confirmará el diagnóstico tras un interrogatorio.

También se toma como referencia los síntomas enumerados en el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) y se realiza una comparación con otras enfermedades mentales.

Tratamientos disponibles

Para un adecuado manejo del trastorno esquizotípico de la personalidad, el psiquiatra sugiere un programa que combina medicamentos y uno o más tipos de psicoterapia. En ocasiones se sugieren actividades sociales adaptadas a la personalidad del paciente.

Psicoterapia

Las terapias psicológicas o conversacionales son fundamentales para ayudar a las personas con este trastorno. Pueden ser individuales, familiares o sociales, y uno de sus objetivos es ayudar a crear relaciones de confianza. Estas pueden incluir:

  • Terapia cognitiva conductual: centrada en detectar y cambios los modelos del pensamiento distorsionado. También modifica los problemas de conducta y enseña habilidades sociales.
  • Psicoterapia de apoyo: fomenta las habilidades de adaptación a los entornos sociales y busca disminuir la ansiedad y depresión.
  • Terapia familiar: sugiere involucrar a los parientes cercanos para mejorar la relación y fortalecer la confianza.

Medicamentos

Los medicamentos se pueden utilizar en las fases agudas, donde aparecen pensamientos delirantes y psicóticos. Esto suele ocurrir con frecuencia en épocas de demasiado estrés o eventos inesperados. Los fármacos que puede recetar el profesional incluyen:

  • Antipsicóticos
  • Estabilizador del estado de ánimo
  • Antidepresivos
  • Ansiolíticos

Los síntomas del trastorno esquizotípico de la personalidad pueden mejorar de forma significativa con el tiempo. Para eso, es importante que el afectado tenga experiencias que puedan fomentar su confianza en sí mismo y que le den una sensación de apoyo social.

  • American Psychiatric Association. (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Quinta edición. DSM-V. Masson, Barcelona.
  • Millon, T. (1999). Trastornos de la personalidad: más allá del DSM IV. Masson: Barcelona.
  • Olivencia, J.J. y Cangas, A.J. (2005). Tratamiento psicológico del trastorno esquizotípico de la personalidad. Un estudio de caso. Psicothema, 17 (3). 412-417.