Trastorno mixto ansioso-depresivo

María Vijande 7 julio, 2018
El trastorno mixto ansioso-depresivo es una enfermedad mental que cursa con síntomas tanto del tipo depresivo como con síntomas de ansiedad. Si se llevan a cabo una serie de medidas, los pacientes con este trastorno pueden llegar a tener una vida normal.

El trastorno mixto ansioso-depresivo es un trastorno que cursa con síntomas propios tanto de la depresión como de la ansiedad sin tener ninguno de los dos mayor incidencia que el otro. Son síntomas que se ven con frecuencia en atención primaria y la combinación de ambos provoca un deterioro significativo del funcionamiento del paciente.

Los pacientes que tienen esta condición no padecen los síntomas con la intensidad suficiente como para poder diagnosticar la ansiedad o la depresión por separado. Debido a su combinación de síntomas, el trastorno mixto ansioso-depresivo ha suscitado gran polémica en su concepción y su clasificación es relativamente nueva y poco estudiada. En este artículo se explican los siguientes puntos sobre este trastorno:

  • Causas.
  • Síntomas.
  • Tratamiento.

¿Por qué se produce el trastorno mixto ansioso-depresivo?

Dos terceras partes de los pacientes con depresión tienen, a la vez, síntomas de la ansiedad. La coexistencia de un trastorno mayor y un trastorno de angustia es, por lo tanto, muy común.

Se ha estimado que la prevalencia de este trastorno en la población general es del 10% y en atención primaria puede llegar a ser del 50%. A pesar de estos datos, no existen, hoy en día, datos epidemiológicos formales del trastorno mixto ansioso-depresivo.

Sabemos aproximadamente la prevalencia de esta enfermedad pero, ¿conocemos las causas por las cuales se desarrolla? No se conoce con certeza la causa desencadenante de este trastorno.

Son varios los estudios llevados a cabo que concluyen con que los síntomas de la ansiedad y los depresivos están ligados a varias causas. Estas pueden ser  de tipo biológico, psicológico y ambiental, además de muchas otras. Por un lado, se ha supuesto causas neuroendocrinas similares en trastornos depresivos y de ansiedad como:

  • Aplanamiento de la respuesta de cortisol a la hormona adrenocorticotropa.
  • Disminución de la respuesta de la hormona del crecimiento a la clonidina.
  • Aplanamiento de la respuesta de la hormona estimulante del tiroides y las repuestas de la prolactina a la hormona liberadora de tirotropina.

Otros estudios han revelado la posibilidad de que la hiperactividad del sistema noradrenérgico sea un factor relevante en el desarrollo de los trastorno depresivo y de angustia de algunos pacientes.

Por último, se han llevado a cabo muchos estudios familiares cuyos datos nos indican que el componente genético, al igual que en muchas otras enfermedades, está relacionando con los síntomas.

Quizá te interese: El trastorno por atracón: todo lo que debes saber

Síntomas del trastorno mixto ansioso-depresivo

Los síntomas típicos de este trastorno incluyen un estado de ánimo depresivo y de anhedonia. Estos suelen aparecer junto a una sensación de angustia, dificultad para concentrarse y preocupación excesiva e irracional.

La anhedonia se define como la incapacidad para experimentar placer, la pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades

Los síntomas han de perdurar al menos dos semanas o un mes y no deben estar relacionados con la vivencia de experiencias dolorosas ni a la presencia de otros trastornos para que se pueda diagnosticar como trastorno mixto ansioso-depresivo.

Además de los anteriormente mencionados, los pacientes también pueden sufrir en alguna ocasión otros síntomas vegetativos como:

  • Temblores.
  • Molestias gastrointestinales.
  • Taquicardia.

Visita también: Dieta de la serotonina: descubre de qué se trata y los aportes

Tratamiento

El tratamiento del trastorno mixto ansioso-depresivo es complejo. Se requieren métodos propios para cada tipo de trastorno. Se ha utilizado con éxito una estrategia basada en la terapia cognitivo conductual. Este método se ha combinado, a varias ocasiones, con tratamiento farmacológico.

En definitiva, tenemos dos vías de tratamiento posible, el farmacológico y el psicológico.  El primero consiste en administrar fármacos ansiolíticos para combatir los síntomas de la ansiedad y antidepresivos, como la fluoxetina para tratar los depresivos. En ocasiones también se coadministran ambos tipos de medicamentos.

Entre los ansiolíticos, un ejemplo podría ser el alprazolam, ya que es eficaz en el tratamiento de la depresión asociada a ansiedad. Y, en cuanto a los antidepresivos, podemos mencionar a la fluoxetina como fármaco eficaz en el tratamiento del trastorno mixto ansioso-depresivo.

A pesar de las diferentes opciones farmacológicas que disponemos, el tratamiento de elección para este trastorno es el psicólogico, cuyo objetivo es el de conseguir que el paciente reduzca su nivel de activación fisiológica.

Para conseguirlo, se llevan a cabo diferentes técnicas de respiración y relajación. También, se intenta conseguir que el estado de ánimo del paciente mejore. Para ello, la terapia de activación conductual es la mejor opción. Se anima a realizar actividades agradables, bien sean recuperando alguna ya practicada anteriormente o bien participando en una nueva.

Una tercera posibilidad  es la psicoeducación. Con ella se explica a los pacientes las características de su problema, llegando a ser muy útil para comprender qué les ocurre y que no son los únicos que lo padecen.

Bibliografía

María Vijande

Estudiante de Farmacia y curiosa a tiempo completo. Lectora, música y deportista a tiempo parcial. Y ya, que definir es limitar!

Ver perfil
Te puede gustar