Trastorno neurocognitivo mayor

31 marzo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
Los trastornos neurocognitivos, como concepto genérico, suelen afectar a la memoria, la percepción o la resolución de problemas. No existe una cura para esta enfermedad, pero sí se pueden tratar los síntomas.

El trastorno neurocognitivo mayor es una enfermedad en la que se ven afectadas las funciones cerebrales superiores a consecuencia de un daño neuronal. Con el tiempo, el paciente verá afectada su autonomía hasta en las actividades más cotidianas.

Los trastornos neurocognitivos, como concepto genérico, suelen afectar a la memoria, la percepción o la resolución de problemas. Es decir, a las denominadas funciones neurocognitivas.

Los trastornos neurocognitivos más directos incluyen la amnesia, la demencia y el delirium. El trastorno neurocognitivo mayor, en concreto, afecta a personas mayores, habitualmente que superan los 60 años. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, existen aproximadamente 4,7 millones de casos en el mundo.

A día de hoy, según aumenta la esperanza de vida con el consiguiente envejecimiento de la población, el trastorno neurocognitivo mayor es considerado un problema global. No existe una cura para esta enfermedad, pero sí se pueden tratar los síntomas.

Trastorno neurocognitivo mayor

Síntomas y etapas

Representación de cerebro con un estetoscopio
En este tipo de trastornos se produce un deterioro progresivo de las funciones cognitivas, pudiendo afectar a su calidad de vida de forma severa.

Cuando se trata del trastorno neurocognitivo mayor, los síntomas principales se manifiestan a través de afecciones a distintas áreas de la función mental. El paciente experimenta un proceso degenerativo en su autonomía y capacidad de realizar actividades. Destacan las siguientes:

  • El comportamiento emocional o la personalidad del paciente.
  • El lenguaje y la percepción.
  • La memoria, el pensamiento o el juicio.

Además, existen una serie de síntomas relacionados con el trastorno que puede sufrir el paciente. Estos son las alucinaciones, la depresión, la agresividad o los delirios. En el proceso evolutivo del trastorno neurocognitivo mayor pueden diferenciarse tres etapas, las cuales describiremos a continuación.

Quizá te interese: ¿Qué es el CRE Alzheimer?

Etapa inicial de la enfermedad

Los primeros síntomas consisten en leves y paulatinas manifestaciones. Sobre todo, el paciente experimenta olvidos no muy frecuentes y episodios de desorientación en el tiempo o el espacio.

Etapa intermedia del trastorno neurocognitivo mayor

Según se desarrolle la enfermedad, las manifestaciones se volverán más evidentes. El paciente empieza a necesitar ayuda incluso para realizar actividades habituales como puede ser asearse, realizar la compra o pagar facturas.

Además, los olvidos se vuelven más graves y frecuentes, así como pueden llegar a desorientarse en su propio hogar con episodios leves de amnesia. También pueden experimentarse dificultades en la comunicación.

Etapa avanzada

En la etapa más avanzada del trastorno neurocognitivo mayor, a medida que se produce un progresivo empeoramiento, el paciente sufre cada vez más una mayor dificultad en la realización de las actividades. Incluso, puede experimentar conductas agresivas. Al final, puede producirse una dependencia e inactividad total.

El Alzheimer como forma de trastorno neurocognitivo mayor

Paciente con Alzheimer
Este es un tipo de trastorno neurocognitivo en el que se ve afectado principalmente la memoria.

El Alzheimer, es la forma más común de demencia. De hecho, esta enfermedad aparece en un 60-80 % de casos en los que es diagnosticado el trastorno neurocognitivo mayor. Actualmente, no existe una cura directa para el Alzheimer, así como no lo hay para el trastorno neurocognitivo mayor.

Sí existen una serie de tratamientos enfocados a los síntomas, de manera que mejoran la calidad de vida del paciente. Además, pueden ralentizar el desarrollo de la enfermedad. A día de hoy, el Alzheimer es una de las prioridades en la investigación biomédica.

Descubre: Cómo manejar el estrés adecuadamente

Tratamiento del trastorno neurocognitivo mayor

Hay que recordar que el trastorno neurocognitivo mayor, a día de hoy, no tiene cura. El desarrollo progresivo de la enfermedad es inevitable. El tratamiento está enfocado a mejorar la calidad de vida del paciente.

En primer lugar, debe mencionarse la importancia del trabajo en equipo de enfermería, médicos y trabajadores sociales, debido a que este es un trastorno multifactorial.

En el tratamiento de este trastorno es fundamental el papel del cuidador principal, puesto que es este quien controla la evolución de la enfermedad. Es muy importante evitar complicaciones, adherencia al tratamiento o efectos secundarios de los fármacos.

El apoyo de la familia será imprescindible, de forma que el paciente se vea siempre acompañado. Además, las terapias ocupacionales y las redes de apoyo pueden ayudar mucho al paciente.

En muchos casos, resulta interesante la prevención contra determinadas causas secundarias de la enfermedad como son la hipertensión, el colesterol o la obesidad. La idea es actuar contra factores de riesgo que puedan predisponerlas.

Existen una serie de tratamientos utilizados para determinados síntomas que pueden asociarse al trastorno cognitivo mayor. Estos síntomas son las alucinaciones, los delirios, la depresión o la agresividad, entre otros. Los fármacos que son utilizados en estos casos son antipsicóticos, antidepresivos y anticonvulsivantes.