El trastorno por atracón: todo lo que debes saber

Las consecuencias físicas y psicológicas del trastorno por atracón pueden afectar a la calidad de vida del paciente. Es importante detectarlo y darle un tratamiento oportuno para evitar complicaciones graves.

El trastorno por atracón es uno de los problemas de la conducta alimentaria cuya prevalencia ha incrementado en los últimos años. Es muy frecuente entre la población obesa, pero puede afectar a cualquiera, inclusive durante la infancia.

Casi todo mundo ha tenido atracones de comida, por ejemplo en actividades festivas. Sin embargo, en algunas personas este hábito se vuelve recurrente, hasta el punto de desarrollar una conducta compulsiva que es muy difícil de controlar.

Al igual que la anorexia o bulimia, este trastorno de la alimentación es una enfermedad seria que requiere atención. Por lo tanto, es primordial conocer cómo se origina y cuáles son los síntomas que permiten identificarlo. ¡Descúbrelo!

¿Qué es el trastorno por atracón?

La principal característica del trastorno por atracón es el consumo recurrente de grandes cantidades de comida, al punto que es difícil parar de comer. Las conductas tienen algunas similitudes con la bulimia nerviosa, pero no son lo mismo.

La gran diferencia es que una persona con trastorno por atracón no realiza purgas compensatorias (vómito inducido, uso de laxantes, ejercicio excesivo, etc.) como sí lo hacen los pacientes bulímicos.

Además, inevitablemente desarrolla sobrepeso y obesidad, lo cual acarrea otros efectos sobre la salud: diabetes, hipertensión, colesterol alto, entre otras enfermedades crónicas.

Causas del trastorno por atracón

No hay una causa exacta para explicar el trastorno por atracón, pero hay varios factores relacionados con su desarrollo. La depresión es uno de los más habituales, ya que la mayoría de los pacientes sufren trastorno depresivo. La genética, las dietas prolongadas y algunos desbalances hormonales también están vinculados. De igual modo, otros de sus posibles detonantes son:

  • Antecedentes familiares
  • Problemas de autoestima
  • Exposición prolongada a situaciones de estrés
  • Terapia con la hormona estrógeno
  • Impulsividad o abuso del alcohol

Síntomas del trastorno por atracón

La mayoría de los pacientes con trastorno por atracón tienen sobrepeso u obesidad; a pesar de esto, una persona delgada puede desarrollarlo. Los síntomas conductuales que permiten identificar este trastorno de la alimentación incluyen:

  • Deseo imperioso de comer grandes cantidades de alimentos en un lapso específico, por ejemplo de dos horas.
  • Sentimiento de culpa o angustia al reconocer que la conducta alimentaria está fuera de control.
  • Comer incluso cuando no hay apetito.
  • Tragar los alimentos sin antes masticarlos bien o comer demasiado rápido.
  • Pegarse grandes atracones de comida hasta sentir demasiada llenura.
  • Sentir depresión, enojo o vergüenza por los hábitos alimentarios.
  • Acceder a dietas milagrosas y tener cambios frecuentes de peso (sube y baja).
  • Perder el deseo sexual.
  • Mostrar señales de baja autoestima.

Complicaciones

Comer en exceso trae muchas consecuencias sobre la salud, en especial cuando conduce a la obesidad. Por eso, cuando no se controla el trastorno por atracón, se desencadenan algunas complicaciones que afectan a la calidad de vida.

  • Problemas de desempeño en el trabajo
  • Aislamiento social
  • Problemas en las articulaciones
  • Enfermedades cardíacas
  • Diabetes tipo 2
  • Reflujo gastroesofágico
  • Cálculos en la vesícula
  • Trastornos de la respiración relacionados con el sueño
  • Crisis de ansiedad
  • Trastorno bipolar

Diagnóstico

Para diagnosticar esta condición, el médico realiza una evaluación física y psicológica del paciente que incluye un análisis de sus hábitos alimentarios. Tras sospechar del trastorno, puede sugerir otras pruebas, como análisis de sangre y orina, para verificar las consecuencias.

Tratamiento del trastorno por atracón

El tratamiento contra el trastorno por atracón está enfocado en disminuir la necesidad constante de comer en exceso. Si es necesario, también incluye pautas para ayudar a la persona a bajar de peso y reducir la depresión.

Mujer en el psicólogo

Dado que comer en exceso produce sensación de vergüenza, baja autoestima y otro conjunto de emociones negativas, la terapia incluye ejercicios y hábitos saludables cuya finalidad es facilitar el control de la conducta y ayudar a restablecer los patrones de alimentación.

Psicoterapia

  • Terapia cognitivo-conductual: para controlar los problemas que desencadenan episodios de atracones.
  • Psicoterapia interpersonal: para mejorar la autoestima y facilitar las relaciones sociales.
  • Terapia conductual dialéctica: enfocada en estrategias para mitigar el estrés y las emociones que detonan el comportamiento compulsivo.

Medicamentos

El dimesilato de lisdexanfetamina (Vyvanse), un medicamento que se emplea en el tratamiento de déficit de atención con hiperactividad, fue aprobado como alternativa para tratar el trastorno por atracón. Sin embargo, también se usan opciones como el anticonvulsivo topiramato (Topamax) y antidepresivos.

Alimentación saludable

Una vez controlados los síntomas, un nutriólogo puede adaptar la alimentación a las necesidades del afectado. Es importante evitar los planes de dieta diseñados, ya que en estos casos hay requerimientos nutricionales especiales.

En resumen…

El trastorno por atracón hace que la persona coma en exceso, de forma constante. Al ser un detonante de obesidad y enfermedades cardíacas, debe ser intervenido por profesionales de la salud. Además, para superarlo se requiere apoyo familiar y social.