Trastorno por hipersomnio: todo lo que debes saber

Elena Vuelta · 8 enero, 2019
Las personas con hipersomnia no tienen un sueño reparador. De ahí que se sientan cansadas y somnolientas durante todo el día, lo que dificulta sus relaciones sociales y laborales.

La hipersomnia es el trastorno del sueño por el cual una persona se muestra excesivamente somnolienta durante el día. Los trastornos del sueño afectan a la calidad, la cantidad y los ciclos y fases del sueño.

La alteración de los patrones normales del sueño puede ser de tipo crónico. Para considerarlo así, debe ocurrir al menos tres veces por semana y, así, durante un mes. Entre los trastornos del sueño más comunes encontramos, por una parte, el insomnio; es decir, la dificultad para conciliar el sueño. Y, en el lado opuesto, está la hipersomnia, caracterizada por una somnolencia desmesurada aun cuando se haya dormido las horas suficientes.

En qué consiste la hipersomnia

Las personas con hipersomnia tienen continuos episodios de somnolencia durante el día y largos periodos de sueño durante la noche. A menudo, les resulta muy difícil despertar. Para hacerlo, necesitan de varias alarmas. Normalmente, se despiertan desorientados y adormecidos.

En ocasiones, las personas que la padecen no son capaces de controlar sus episodios de somnolencia. Ello les lleva a quedarse dormidos en lugares inapropiados, como en el trabajo. Esas siestas suelen ser de larga duración, mas no reparadoras.

Otros síntomas que pueden presentar las personas con este trastorno son:

  • Alteraciones en la memoria
  • Ansiedad
  • Inapetencia
  • Irritabilidad
  • Fatiga
  • Desmotivación
  • Apatía
  • Inquietud
  • Lentitud al pensar y hablar

Quizá te interese leer: ¿Cómo afecta la fibromialgia al sueño?

Tipos de hipersomnia

 

 

Existen diferentes tipos de hipersomnia en función de que exista la causa sea conocida o no:

Hipersomnia primaria o idiopática

El término idiopático hace referencia al desconocimiento de la causa que produce la sintomatología. En estos casos, no existe una causa orgánica conocida que explique la hipersomnia. La persona afectada duerme una gran cantidad de horas por la noche (hasta 20 horas) y sin embargo se levanta cansada y se mantiene somnolienta durante el día.

El sueño de estas personas está alterado. Aunque largo, no es reparador, lo que acaba causando una sensación de frustración e irritabilidad en las personas que la padecen. Así, las personas con hipersomnia se muestran deshinibidas e inestables. Esto conlleva la aparición de otros trastornos, como la hipersexualidad.

Hipersomnia secundaria

En estos casos, la hipersomnia no es en sí un trastorno, sino un síntoma de otra patología. Las causas que pueden conllevar a la aparición de hipersomnia son varias. Entre ellas, encontramos las lesiones cerebrales o la existencia de otros trastornos mentales, como la depresión. También puede ser consecuencia de ciertas afecciones como la fibromialgia o la hiperglucemia.

Por otra parte, la hipersomnia puede ser consecuencia de la existencia de otros trastornos del sueño, como la narcolepsia o la apnea del sueño. Asimismo, puede ser provocada por la toma de ciertos medicamentos o drogas.

Causas

En la actualidad, las causas fisiológicas que expliquen esta desregulación de los patrones del sueño, característica de la hipersomnia, no están esclarecidas del todo. Se sabe que debe implicar una disfunción en el sistema nervioso autónomo, que es el encargado de controlar procesos como la respiración, mientras estamos dormidos.

Las alteraciones en el sistema límbico también podrían ser responsables de la aparición de este trastorno. El sistema límbico cerebral regula ciertos comportamientos e impulsos. De ahí que se piense que pudiera estar afectado en las personas con hipersomnia.

La hipersomnia también puede deberse a lesiones en otras partes del cerebro que estén implicadas en la regulación de los ritmos circadianos; entre ellos, los patrones del sueño. También se ha especulado sobre la posibilidad de que alteraciones en los niveles de noradrenalina u otros neurotransmisores podrían desempeñar un papel importante en el desarrollo del trastorno.

También, puedes leer: Vence el insomnio con estos 5 consejos.

Tratamiento

La hipersomnia es un trastorno realmente invalidante, que acarrea serios problemas sociales para la persona que lo sufre. La frustración que se generan hace que las personas aquejadas de este mal tengan serios problemas para relacionarse y socializar. Los episodios de extrema somnolencia diurna, que pueden llevar a estas personas a dormirse en situaciones inoportunas, constituyen un escollo no solo en el ámbito social, sino también en el laboral.

El tratamiento que se aplica va destinado a adquirir hábitos de sueño correctos. Así, suele ser muy útil establecer horarios de sueño para tratar que este sea lo más reparador posible. Practicar deporte o llevar una dieta equilibrada son dos factores que pueden ayudar a conciliar el sueño más fácilmente.

Por último, se pueden emplear técnicas cognitivo-conductuales que ayuden a la persona a manejar las situaciones de somnolencia. De esta forma, se incidirá terapéuticamente en los problemas psicológicos que pueden provocar la aparición de este trastorno.

  • Billiard, M., and Sonka, K. (2016). “Idiopathic hypersomnia”, Sleep Med Rev, 29: 23-33.
  • Dauvilliers, Y., and Bassetti, C. L. (2017). “Idiopathic hypersomnia”. In: M. Kryger, T. Roth, W. C. Dement, eds. Principles and Practice of Sleep Medicine. Philadelphia, PA: Elsevier.
  • Mahowald, M. W., and Schenck, CH. (2005). “Insights from studying human sleep disorders”, Nature, 437: 1279-85.
  • Zeman, A.; Britton, T.; Douglas, N.; Hansen, A.; Hicks, J.; Howard, R., et al. (2004). “Narcolepsy and excessive daytime sleepness”, BMJ, 329: 724-728.
  • Mignot, E.; Lin, L.; Rogers, W.; Honda, Y.; Qiu, Y.; Lin, X. et al. (2000). “Complex HLA-DR and –DQ interactions confer risk of narcolepsy-cataplexy in three ethnic groups”, Am J Hum Genet, 68: 686-699.