Trastorno psicótico compartido: todo lo que debes saber

Raquel Lemos · 28 julio, 2018
El trastorno psicótico compartido es considerado una enfermedad rara. Hoy descubriremos en qué consiste y algunos casos reales que nos van a sorprender.

El trastorno psicótico compartido no es muy común, de hecho, es considerado un raro síndrome psiquiátrico cuya principal particularidad es que se transmite de un individuo a otro.

Las causas de este trastorno se basan en diversas hipótesis. Una de ellas es que la persona que sufre esta psicosis impone sus ideas a otras de una manera tan convincente que terminan compartiéndolas. Otra de las ideas que se barajan es que cuando dos personas han padecido un trastorno psiquiátrico anterior retroalimentan el delirio del otro. Esto puede dar lugar a un trastorno psicótico compartido.

Casos reales de trastorno psicótico compartido

 

Aunque, como bien hemos dicho, el trastorno psicótico compartido es bastante inusual, sí existen casos reales. Uno de ellos fue el que dio nombre a este trastorno y lo protagonizaron un matrimonio conformado por Margaret y Michael. Ambos creían que las demás personas acechaban su casa.

Debido a esto, se dedicaban a esparcir pelusas alrededor de los hogares de sus vecinos. Una actitud bastante curiosa es que Margaret solía ponerse los zapatos de Michael y viceversa con el objetivo de caminar mucho con ellos hasta desgastarlos. A continuación, vamos a ver más casos similares a este.

Descubre: La quetiapina como fármaco neuroléptico

Las hermanas Úrsula y Sabina Eriksson

Estas dos hermanas fueron interceptadas por la policía en una autopista. Mientras estaban retenidas, una de ellas escapó y se lanzó de lleno ante un camión que estaba pasando. Fue arrollada.

Inmediatamente después, su hermana, impasible ante el atropello, hizo lo mismo. En el hospital, ambas acusaban a los agentes y a los médicos de que querían robarles los órganos. A continuación, os presentamos un vídeo sobre este incidente. Advertimos que las imágenes son muy violentas y no son aptas para personas sensibles.

Las tres hermanas americanas

Este otro caso real sobre el trastorno psicótico compartido lo protagonizan tres hermanas que no tenían antecedentes familiares de trastornos mentales. El problema surgió cuando, al hacerse mayores, empezaron a estrechar sus lazos.

Las tres tenían fuertes creencias religiosas y, un día, decidieron entrar en una casa para realizar un trabajo de purificación mediante rezos. Cuando fueron rechazadas, intentaron entrar por la fuerza. La policía intervino lo más rápido posible, pero los agentes sufrieron una fuerte agresión por parte de las tres hermanas.

La locura compartida: tratamientos

Todos los casos de trastorno psicótico compartido expuestos dejan claro que las personas que lo sufren comparten una idea o creencia delirante. No siempre tienen que atentar contra su propia vida, como el caso de las hermanas Úrsula y Sabina, o contra otros, como las tres hermanas.

En ocasiones, tan solo tienen actitudes que desconciertan a los demás, pero que no suponen peligro alguno ni para ellos mismos, ni tampoco para los demás.

Quizá te interese: El síndrome de Cotard

Tratamientos del trastorno psicótico compartido

Psicoterapia trastorno psicótico compartido

Al principio del artículo mencionamos algunas de las hipótesis que se barajan sobre cómo surge este tipo de trastorno. Sin embargo, ¿qué posibilidades de tratamiento existen? Vamos a ver algunas opciones:

  • Psicoterapia: se encarga de hacerle ver a la persona que lo que tiene es un delirio y que lo que piensa o cree real en verdad no lo es. La psicoterapia es una herramienta muy útil, ya que la colaboración del paciente para darse cuenta de su trastorno le ayudará a superarlo antes.
  • Tratamiento farmacológico: los fármacos también van a ser necesarios durante el tratamiento para conseguir buenos resultados. Se buscará con ellos reducir las alucinaciones y el ver o sentir cosas que no existen.

La pregunta que seguramente nos aborda ahora es, ¿el trastorno psicótico compartido tiene cura? La verdad es que esto va a depender de los motivos que han desencadenado la psicosis. En algunos casos un tratamiento de duración determinada tendrá éxito, pero en otros el tratamiento se suministrará de por vida.

En algunas ocasiones, las personas con este trastorno tendrán que depender de alguien que controle que están siguiendo el tratamiento recomendado. Pues, si lo dejamos en sus manos, pueden empezar a delirar sobre que se les quiere envenenar o manifestar cualquier delirio similar.

Como hemos podido ver, existen casos reales de este tipo de psicosis bastante llamativos y que nos permiten ver lo peligroso que es no recibir un tratamiento adecuado en estas situaciones. Aunque, como hemos dicho, este trastorno es considerado raro y no es habitual diagnosticarlo.

  • Incorvaia D, Helmes E. Shared psychotic disorder: A psychosocial psychosis? Curr Psychiatry Rev. 2006;2:353-60.
  • Shimizu M, Kubota Y, Toichi M, et al. Folie à Deux and Shared Psychotic. Disorder. Current Psychiatry Rep. 2007;9:200-5.
  • Tényl T, Somogyi A, Hamvas E, et al. Coexistence of folie communiquée and folie simultanée. Int J Psychiatry Clin Pract. 2006;10:220-2.
  • Munro A. Delusional disorder, paranoia and other related illnesses. Cambridge: University Press; 1999.