Trastornos en el aprendizaje, ¿cómo podemos ayudar los padres?

Trastornos en el aprendizaje, ¿cómo podemos ayudar los padres?

En caso de tener dudas, la mejor opción es acudir a un especialista para que evalúe si realmente se el niño tiene un problema y nos indique qué debemos hacer al respecto

Muchos padres vemos que nuestros hijos no tienen el rendimiento que esperamos de ellos en la escuela, pero antes de preocuparnos debemos ver si somos nosotros los que les pedimos más de lo que ellos pueden dar por el nivel académico en el que están o es que realmente hay un problema.

Los padres no podemos diagnosticar ni juzgar a nuestros hijos y mucho menos marcarlos con un trastorno de aprendizaje si estos no han pasado por un médico especialista que les haya hecho las pruebas correspondientes.

Debemos pensar que cada niño es un mundo distinto y que cada uno de ellos se desarrolla de una manera diferente y a su tiempo. Por ello, debemos dar un margen de tiempo a nuestros hijos antes de buscar las responsabilidades de errores en el aprendizaje.

Para poder detectar correctamente un trastorno en el aprendizaje de los niños debemos primero, hablar con sus maestros de la escuela. Ellos nos podrán dar una opinión y la visión del desarrollo de nuestro hijo, pues son quienes más están con ellos. Sin embargo, debemos ir con cuidado con algunas de las opiniones que se nos pueden dar, pues en los últimos años ha sido simple tachar de malos niños a niños que tenían problemas de TDAH o de depresión entre otros. Hacer esto sin buscar una solución, sólo nos llevará a que nuestro hijo tenga más problemas a medida que vaya creciendo.

Con la valoración de los profesores de la escuela, los padres debemos pasar un tiempo de más con nuestros hijos, ayudándoles con los deberes de la escuela o haciendo actividades que requieran de un poco de orden y de concentración. De esta manera, podremos ver qué hace el niño cuando está con nosotros, podremos ver si los profesores tenían razón con lo que nos han dicho y aprenderemos a conocer mucho más a nuestro hijo.

A veces es necesario un especialista

Una vez hayamos recabado toda esta información, podemos volver a hablar con los tutores y dar un margen de tiempo al niño (si puede ser que no haya madurado tan rápido como los otros niños) o bien podemos recurrir a un especialista en ello. La opción más sensata es siempre recurrir al especialista, pues este ya verá con la información que le facilitemos si el niño puede tener problemas o bien si es un problema menor como una falta de maduración.

En cualquier caso, los médicos especialistas sabrán hacer todas las pruebas necesarias para poder comprobar si el niño tiene algún problema de aprendizaje o no y, además, nos ofrecerá un buen apoyo para las terapias sociales y los medicamentos que le tengamos que dar al niño para que este pueda desarrollarse en los estudios de la mejor manera.

trastornos-aprendizaje

Imagen cortesía de Maessive