Los trastornos físicos y mentales más comunes

Hoy en día son muy comunes entre la sociedad determinadas afecciones como son la ansiedad, la depresión o el estrés. Es importante conocer sus síntomas y tratarlos a tiempo para evitar consecuencias.

Los trastornos físicos y mentales son determinados cambios o alteraciones que se producen en el desarrollo normal de un proceso. En relación con las características permanentes de las personas.

Los trastornos psicosomáticos son aquellos que tienen un origen psicológico y que, llegado a un punto, cursan con molestias en el organismo. Por esta razón, existen varios trastornos físicos y mentales íntimamente relacionados entre sí.

Hoy en día son muy comunes entre la sociedad determinadas afecciones como son la ansiedad, la depresión o el estrés. De hecho, en la población mundial su incidencia es en determinados países más elevada que muchas enfermedades del organismo.

Algunos especialistas consideran que estos trastornos forman parte de los principales males del siglo XXI. Y dado que suponen una disminución de la calidad de vida, en líneas generales, resulta de gran importancia encontrar soluciones a los mismos.

Las causas que dan lugar a este problema son diversas. Entre otras, destaca el estilo de vida actual. Desde un punto de vista histórico, la sociedad ha experimentado un desarrollo que ha marcado una tendencia hacia el sedentarismo.

A diferencia del tipo de trabajos que se solían llevar a cabo durante la industrialización, la mayoría de las labores de hoy en día no requieren casi un esfuerzo físico. Por otra parte, sí se ha incrementado notablemente la actividad intelectual.

Trastornos físicos más comunes

Contracturas musculares en el cuello

Los seres humanos necesitan ejercicio para fortalecer los músculos. Por tanto, la vida sedentaria a la que se hacía referencia anteriormente es bastante inadecuada para la salud.

Si a esto le sumamos el mantener la misma postura durante horas, forzando el cuello y los brazos, es muy posible que se desarrolle  el daño cervical. Esto suele ocurrir, por ejemplo, en muchos trabajos a la hora de manejar el ordenador o los dispositivos electrónicos.

La musculatura se inflama por un esfuerzo incompatible con nuestro estado de forma. Además del dolor, dicha hinchazón puede provocar que se desplacen los huesos, lo que puede convertirse en un problema mayor.

¿No lo sabías? Los primeros momentos de una contractura: ¿cómo actuar?

Problemas de circulación sanguínea

En muchas ocasiones, el ambiente de trabajo actual puede volverse estresante, debido a una cantidad de trabajo importante u horas laborales excesivas. Esto ha incidido directamente en los niveles de estrés y ansiedad.

En cuanto al ámbito físico, esto incide en un aumento de la tensión arterial y la adopción de hábitos de alimentación poco saludables. Todo ello se agrava con la falta de deporte. Por lo tanto, son muy habituales los problemas de circulación sanguínea.

Trastornos mentales más comunes

El estrés

El estrés crónico en el que puede vivir gran parte de la población afecta considerablemente la calidad de vida. Al mantener la guardia en alto para poder enfrentar los desafíos y exigencias diarias, a menudo, esto ocasiona que el organismo se desgaste.

Te recomendamos leer: Algunas bebidas disminuyen el estrés

La ansiedad

Uno de los trastornos físicos y mentales más comunes es la ansiedad. En muchas ocasiones, un modo de vida que sea muy exigente provoca el que pocas veces se disponga de tiempo libre. De este modo, la persona siente que no hacemos lo suficiente, que nos podríamos esforzar más.

Muchas personas se sienten abrumadas, sobrecargadas y exhaustas con su ritmo de vida y las expectativas de la sociedad hoy en día. Todo se desarrolla tan deprisa que muchas veces no hay un margen de tiempo apropiado para una reacción positiva.

La depresión

La depresión es un trastorno psicológico grave. De hecho, puede tener graves consecuencias en la salud de la persona si no es tratado adecuadamente desde un inicio.

El origen de los trastornos físicos y mentales es muy diverso. Estos, en ocasiones, provocan molestias o dificultades muy variadas que acaban derivando en problemas físicos. Se puede presentar desde una migraña hasta molestias gástricas.

La cuestión es que en ocasiones, se pueden tratar de manera aislada los problemas físicos y no sobre la base del problema psicológico. Así, hay casos en los que ciertas terapias no obtienen el éxito que se busca. Por esta razón, es de suma importancia buscar ayuda profesional.

  • Rittberg, B. R. (2016). Major depressive disorder. In The Medical Basis of Psychiatry: Fourth Edition. https://doi.org/10.1007/978-1-4939-2528-5_5
  • Disorder, M. (2001). ‘ MENTAL DISORDER .’ The Philosophical Quarterly. https://doi.org/10.1016/j.injury.2011.03.016
  • Hofmann, S. G., Gutner, C. A., & Fang, A. (2012). Social Anxiety Disorder. In Encyclopedia of Human Behavior: Second Edition. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-375000-6.00330-X
  • Van, der K., & van der Kolk, B. a. B. a. (2005). Developmental Trauma Disorder. Psychiatric Annals. https://doi.org/10.1038/472298a