Trastornos inducidos por cafeína

09 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande
La cafeína es la sustancia psicoactiva más utilizada en la actualidad, por lo que es frecuente que algunas de sus secuelas pasen inadvertidas. A continuación se describen las características más importantes de estos trastornos.

Los trastornos inducidos por cafeína a menudo pueden pasar desapercibidos, ya que esta es una sustancia con aceptación social y de consumo habitual.

Además, esta es la droga más extendida en el mundo. Se encuentra en una amplia variedad de productos, tales como el café, el té, los refrescos, los analgésicos, el chocolate y toda una serie de productos alimenticios y bebidas energéticas.

Es decir, está tan integrada en el mercado y en las costumbres y rutinas colectivas que suele resultar difícil detectar sus secuelas. Así, se da el caso de quienes dependen de la cafeína, hasta el punto de experimentar síndrome de abstinencia y ser incapaces de reducir su consumo.

Dichas circunstancias son con frecuencia problemáticas y representan algunas de las consecuencias que produce su ingesta excesiva. Si te interesa, sigue leyendo. Te contamos en qué consiste esta clase de trastornos.

¿Qué sabemos de la cafeína?

La cafeína es la sustancia psicoactiva más consumida en el mundo:

  • Se trata de un alcaloide hidrosoluble del grupo de las xantinas (sustancias químicas producidas por el propio cuerpo como, por ejemplo, el ácido úrico).
  • Tiene un efecto estimulante metabólico y del sistema nervioso central (SNC).
  • Su biodisponibilidad oral es del 100 %, absorbiéndose en el intestino proximal y en el estómago en los primeros 45 minutos.
  • Sin embargo, las concentraciones plasmáticas máximas se observan entre los 30 y los 180 minutos.
  • Su eliminación se da sobre todo por vía renal a través de la orina.

Por otro lado, la vida media de la cafeína oscila entre las 4 y las 9 horas y se encuentra condicionada por varios factores como:

  • La edad.
  • La función hepática (o del hígado).
  • El embarazo.
  • El tabaquismo.
  • Ciertos fármacos.

Descubre: ¿Cuáles son los beneficios del café?

Trastornos inducidos por cafeína

Para hacernos una idea de las cantidades de cafeína que consumimos vale tener en cuenta que, en función de su pureza, una taza de café de 150 ml contiene de 64 a 124 mg de esta sustancia.

Por su parte, cabe considerar que cuando la ingesta de la misma es superior a los 400 miligramos diarios, son posibles efectos adversos como los siguientes:

  • La intoxicación.
  • Una mayor predisposición a la ansiedad.
  • Las alteraciones del sueño.
  • La dependencia y el síndrome de abstinencia.

Trastornos inducidos por cafeína: intoxicación

Las dosis elevadas de cafeína pueden provocar cuadros de intoxicación. Esta afección se conoce como cafeinismo y conduce a una activación del sistema dopaminérgico (circuito del sistema nervioso central en el que actúa dicho neurotransmisor).

Entre sus signos más característicos figuran:

  • Alteraciones cardiovasculares como la hipertensión (aumento de la tensión arterial) o la taquicardia (aumento del ritmo del corazón).
  • Sudoración, náuseas o vómitos.
  • Aumento de la diuresis (secreción de orina).
  • Contracciones musculares.
  • Riesgo de muerte cuando se consumen más de 10 gramos.

Quizá te interese: 8 sustitutos del café que deberías probar

Trastornos inducidos por cafeína: síntomas de ansiedad e insomnio

Es posible que durante el período de intoxicación o en el período de abstinencia, el cual se explica más adelante, se presenten ciertos síntomas de ansiedad.

ansiedad como trastornos inducidos por cafeína

Además, existen evidencias de que los adolescentes que toman altas cantidades de cafeína de forma continuada muestran una mayor vulnerabilidad a los trastornos de ansiedad cuando son adultos. Así lo señala un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Colorado (Estados Unidos).

Como sugieren los mismos autores, dicho efecto se explica en función del desequilibrio que esta sustancia ocasiona sobre la respuesta de estrés en el organismo. Al aumentar la liberación de ciertos neurotransmisores, la actividad cerebral se ve alterada, lo que provoca síntomas, además, como:

  • Inquietud, nerviosismo y temblores.
  • Espasmos musculares.
  • Discurso tortuoso o confuso.
  • Dolor de cabeza.
  • Insomnio o dificultad para conciliar el sueño.

Dependencia y síndrome de abstinencia

Las personas que se sienten incapaces de reducir el consumo excesivo de cafeína pueden desarrollar una dependencia respecto a la misma.

A su vez, el síndrome de abstinencia que sigue al cese o reducción del consumo de esta sustancia se manifiesta con algunas consecuencias desagradables como náuseas, vómitos, tristeza, somnolencia o cansancio.

No dejes de leer: Remedios caseros contra la abstinencia de cafeína

¿Qué pensar de estos trastornos inducidos por cafeína?

Como vemos, la ingesta elevada y constante de esta sustancia se asocia a diversas alteraciones que ponen en riesgo la propia salud.

Es verdad que a veces resulta complicado escapar a unas cuantas tazas de café o algunos productos energéticos que también incorporan la cafeína entre sus ingredientes.

No obstante, en la medida en que seamos conscientes de ciertos límites podremos anticiparnos a estos indeseados efectos.

Por tanto, si eres uno de esos adictos a los productos estimulantes, saber que son posibles estos trastornos acaso te ayude a reflexionar. ¿Nos lo contarás?

  • Cappelletti, S., Piacentino, D., Sani, G., & Aromatario, M. (2015). Caffeine: cognitive and physical performance enhancer or psychoactive drug?. Current Neuropharmacology13(1), 71–88. https://doi.org/10.2174/1570159X13666141210215655
  • O'Neill, C. E., Newsom, R. J., Stafford, J., Scott, T., Archuleta, S., Levis, S. C., Spencer, R. L., Campeau, S., & Bachtell, R. K. (2016). Adolescent caffeine consumption increases adulthood anxiety-related behavior and modifies neuroendocrine signaling. Psychoneuroendocrinology67, 40–50. https://doi.org/10.1016/j.psyneuen.2016.01.030
  • Reyes, C. M., & Cornelis, M. C. (2018). Caffeine in the Diet: Country-Level Consumption and Guidelines. Nutrients10(11), 1772. https://doi.org/10.3390/nu10111772
  • Spaeth, A. M., Goel, N., & Dinges, D. F. (2014). Cumulative neurobehavioral and physiological effects of chronic caffeine intake: individual differences and implications for the use of caffeinated energy products. Nutrition Reviews72 Suppl 1(0 1), 34–47. https://doi.org/10.1111/nure.12151