Trastornos inducidos por cafeína

María Vijande 9 julio, 2018
Los trastornos inducidos por cafeína no suelen ser reconocidos a menudo por los profesionales, ya que es la droga psicoactiva más utilizada en la actualidad. A continuación se describen las características más importantes de estos trastornos.

Los trastornos inducidos por cafeína a menudo no se reconocen como tal, ya que se trata de una droga socialmente aceptada y de gran consumo que está bien integrada en nuestras costumbres y rutinas.

Muchas personas dependen de la cafeína hasta el punto de que llegan a sufrir síndrome de abstinencia y no son capaces de reducir su consumo, aunque tengan otra condición que pueda ser afectada por la sustancia como puede ser el embarazo, una enfermedad del corazón o un trastorno de coagulación.

Por otra parte, se han llevado a cabo estudios que muestran que la cafeína es la droga de mayor consumo en el mundo. Además, se encuentra en una gran variedad de productos, desde el café, té y bebidas gaseosas, hasta analgésicos, chocolate y ahora en toda una serie de productos alimenticios y bebidas energéticas.

A pesar de estar de ser tan consumida, los profesionales de la salud han tardado en caracterizar el consumo de cafeína como problemático y reconocer que algunos casos pueden requerir tratamiento.

¿Qué sabemos de la cafeína?

La cafeína es la sustancia psicoactiva más consumida en el mundo. Se trata de un alcaloide hidrosoluble del grupo de las xantinas. Debe su acción a la capacidad que tiene para antagonizar a la adenosina, nucleósido de importancia para varios procesos bioquímicos.

Tiene un efecto estimulante metabólico y del sistema nervioso central (SNC). Además, su peso molecular es bajo y presenta una biodisponibilidad oral del 100%. Se absorbe en el intestino proximal y en el estómago en los primeros 45 min.

Sin embargo, las concentraciones plasmáticas máximas se observan entre los 30 y los 180 minutos. La vida media de la cafeína está entre las 4 y las 9 horas, pero está condicionada por varios factores como:

  • Edad.
  • Función hepática.
  • Embarazo.
  • Tabaquismo.
  • Ciertos fármacos.

Por otro lado, se une a proteínas plasmáticas en un 15-30% y se elimina mayoritariamente por vía renal a través de la orina. En clínica, está indicada en el tratamiento de la apnea del prematuro, con un rango terapéutico en plasma de entre 8 y 20 mg/mL.ç

Descubre: ¿Cuáles son los beneficios del café?

Trastornos inducidos por cafeína

Los trastornos inducidos por cafeína se producen, en el mayor de los casos, cuando la ingesta supera los 5g. Hay que tener en cuenta que una taza de café de 150 ml contiene de 64 a 124 mg en función de su pureza. Se han reconocido varios trastornos inducidos por cafeína:

  • Intoxicación.
  • Trastorno de ansiedad.
  • Trastorno del sueño inducido por la cafeína.
  • Dependencia y síndrome de abstinencia.

Trastornos inducidos por cafeína: intoxicación

La cafeína puede llegar a producir un cuadro de intoxicación cuando se consumen dosis superiores a 250 mg. La intoxicación por cafeína se conoce como cafeinismo y se produce una activación del sistema dopaminérgico.

La sintomatología que produce es: hipertensión o hipotensión en algunos casos, taquicardia, sudoración, náuseas y vómitos, alteraciones metabólicas y alteraciones neurológicas. A parte de estos síntomas, también puede cursar con:

  • Nerviosismo.
  • Aumento de la diuresis.
  • Contracciones musculares.
  • Riesgo de muerte cuando se consumen más de 10 gramos.

Quizá te interese: 8 sustitutos del café que deberías probar

Trastornos inducidos por cafeína: trastorno de ansiedad

Es posible que durante el período de intoxicación o en el período de abstinencia, el cual se explica más adelante, se desencadene un trastorno de ansiedad. Este trastorno puede ser de ansiedad generalizada, crisis de angustia o síntomas fóbicos.

Las personas con problemas de ansiedad pre-existentes y aquellos que tienen una historia de ansiedad después del consumo de una bebida con cafeína son más propensos a desarrollarlo. La ansiedad inducida por la cafeína es causada por el efecto de la misma en los neurotransmisores del cerebro.

Los neurotransmisores son los responsables de regular las emociones a través de la comunicación célula a célula en el cerebro

Por lo tanto, esta sustancia aumenta la liberación de un neurotransmisor llamado norepinefrina, un producto químico que es responsable de la respuesta a situaciones estresante. Así bien, al aumentar esta liberación, la actividad cerebral aumenta y se produce síntomas como:

  • Cara roja.
  • Inquietud, nerviosismo y temblores.
  • Espasmos musculares.
  • Discurso tortuoso o confuso.
  • Dolor de cabeza.
  • Insomnio.

Dependencia y síndrome de abstinencia

Hay muchas personas que, sin cafeína, experimentan auténticos síndromes de abstinencia y no son capaces de reducir el consumo excesivo llegando a ser dependientes. Dentro de los trastornos inducidos por cafeína, la abstinencia es uno de los más frecuentes.

Se desarrolla después del cese o reducción del consumo de esta sustancia en una persona que venía consumiéndola durante mucho tiempo. Cursa con náuseas, vómitos, ansiedad, tristeza, somnolencia y cansancio.

Bibliografía

María Vijande

Estudiante de Farmacia y curiosa a tiempo completo. Lectora, música y deportista a tiempo parcial. Y ya, que definir es limitar!

Ver perfil
Te puede gustar