Trastornos por consumo de alucinógenos

No existe evidencia de que el consumo de alucinógenos genere dependencia física. Sin embargo, si generan dependencia psicológica.

Los trastornos por consumo de alucinógenos son un fenómeno relativamente nuevo. Lo que no es nuevo es el uso de este tipo de sustancias. Se sabe que ya eran empleados en tiempos prehistóricos. Hay pinturas rupestres que evidencian su utilización, 6.000 años antes de nuestra era.

Sin embargo, las antiguas culturas (y, de hecho, muchas actuales) empleaban estas sustancias ritualmente. El consumo se hacía de forma colectiva y solo en momentos específicos. Por lo mismo, no daba lugar a trastornos por consumo de alucinógenos.

El consumo indiscriminado y sistemático de diferentes tipos de drogas es un fenómeno moderno. Es el abuso y no el uso de esas sustancias lo que puede generar graves consecuencias para la salud física y mental de las personas.

Qué son los alucinógenos

Los alucinógenos son un conjunto de sustancias que al ser ingeridas distorsionan la percepción de las sensaciones y de los objetos. Muchas de esas sustancias se encuentran en las plantas y hongos, mientras que otras son elaboradas de forma sintética.

La principal característica de los alucinógenos, como su nombre lo indica, es que causan alucinaciones. Estas son visiones o sensaciones que se experimentan como reales, pero que no lo son. Los alucinógenos más comunes son los siguientes:

  • Ayahuasca. Planta conocida también como Yagé, Hoasca o Aya.
  • DMT. Se encuentra en plantas y también de forma sintética. Popularmente se le conoce como “Dimitri”.
  • LSD. Un poderoso químico elaborado partir de hongos.
  • Peyote o Mezcalina. Se encuentra en forma natural en un cactus y también elaborado sintéticamente.
  • Psilocibina. Está en hongos y también se hace en laboratorios.

Visita también: Endorfinas: responsables de la sensación de placer

Efectos generales de los alucinógenos

Los alucinógenos, también llamados drogas psicodélicas, generan cambios en el pensamiento, la percepción y el estado de ánimo. En principio, no generan confusión mental, pérdida de memoria o desorientación.

Lo usual es que la primera experiencia con los alucinógenos sea negativa. Por esa razón, muchas personas solo los consumen una vez. Cuando se usan frecuentemente, la tolerancia se desarrolla rápidamente. Según los datos disponibles, la mayoría de la gente solo los usa esporádicamente.cEn términos generales, los efectos básicos de los alucinógenos son los siguientes:

  • Efectos físicos. Se presentan, en mayor o menor medida, los siguientes síntomas: temblor, sudoración, nauseas, midriasis, taquicardia, palidez, cambios en la presión arterial, aumento de la temperatura y congestión.
  • Efectos psicológicos. Principalmente son: fluctuaciones entre euforia y depresión, ansiedad, alteración de la percepción, despersonalización, pérdida de contacto con la realidad.

No hay evidencia de que estas sustancias generen dependencia física. Sin embargo, para un consumidor habitual podría ser difícil desprenderse de los alucinógenos. En general, experimentan síndrome de abstinencia de origen psicológico.

Memoria

Principales trastornos por consumo de alucinógenos

El más importante de los trastornos por consumo de alucinógenos es el trastorno perceptivo persistente por alucinógenos, que se conoce popularmente con el nombre de flashback. Los criterios para diagnosticarlo son:

  • Reexperimentación. Vuelven a experimentarse las sensaciones del consumo, tiempo después de haber ingerido alucinógenos. Esto incluye alucinaciones y cambios en la percepción interna y externa.
  • Deterioro psicosocial. La reexperimentación lleva a un deterioro significativo en las relaciones sociales, el ámbito laboral y la vida cotidiana.
  • No hay otro factor que genere el fenómeno. Se descarta la presencia de otros problemas físicos o mentales que lleven a experimentar sensaciones como las del consumo, sin haber ingerido alucinógenos.

Este no es el único de los trastornos por consumo de alucinógenos. Otros de ellos son:

  • Intoxicación por alucinógenos.
  • Delirium por intoxicación con alucinógenos.
  • Trastorno psicótico inducido por alucinógenos.
  • Trastorno de ansiedad inducido por alucinógenos.
  • Trastorno del estado de ánimo inducido por alucinógenos.
  • Trastornos no especificados.

Quizá te interese: Benzodiacepinas: ¿qué son y cuáles son sus efectos secundarios?

Complicaciones

Los trastornos por consumo de alucinógenos no son la única consecuencia del uso y abuso de esas sustancias. Se ha comprobado, por ejemplo, que los consumidores habituales de ketamina pueden desarrollar úlceras en la vejiga y diversos problemas renales.

Así mismo, se sabe que el consumo sistemático de PCP da lugar a graves problemas de memoria, pérdida de peso, depresión y pensamientos suicidas. El efecto más grave de varios de los alucinógenos es la psicosis persistente o pérdida de la razón a largo plazo.

El consumo de psilocibina a veces conduce al envenenamiento y la muerte, por presencia de elementos tóxicos en los hongos. Los alucinógenos, en general, pueden llevar a problemas con las autoridades o a accidentes fatales, debido a la distorsión perceptiva.