Trastornos por consumo de GHB

María Vijande · 3 agosto, 2018
Los trastornos por consumo de GHB son impredecibles, variando fácilmente de una persona a otra. A continuación se explican las principales características de esta droga no tan conocida.

El ácido γ-hidroxibutírico (GHB), llamado indebidamente entre los consumidores éxtasis líquido, es un potente depresor del SNC, siendo un análogo del ácido gamma aminobutírico (GABA). Es una droga recreativa no especialmente conocida en comparación con otros estupefacientes.

El GHB se presenta en estado líquido transparente. Es por esto que, normalmente, aparece mezclado con agua o diferentes bebidas, dificultando el control de su consumo. Es producido naturalmente por el cuerpo en pequeñas cantidades, aunque todavía no está clara su función neurológica. Aunque en la actualidad su uso está limitado a algunos casos de narcolepsia, en un principio se utilizó como anestésico en medicina.

Se sabe que es un precursor inmediato del neurotransmisor GABA que regula el estado de vigilia, la actividad física y el sueño. También interacciona con receptores de otros neurotransmisores como los opioides, los dopaminérgicos, los de serotonina, los de glutamato y los colinérgicos.

Además, los efectos del GHB son impredecibles, variando mucho de una persona a otra. El riesgo por intoxicación o sobredosis resulta muy alto. Fue catalogado e introducido como droga de abuso en Europa en 1994.

Vías de administración y mecanismo de toxicidad

El GHB se encuentra, generalmente, en forma líquida, incolora, inodora y ligeramente salada. Sin embargo, también podemos encontrar esta droga en forma de polvo.

A pesar de que se puede consumir por varias vías, la forma de uso más habitual es bebida directamente. Los consumidores suelen mezclarlo con alcohol y la dosis recreativa varía entre 1 o 2 gramos.

Por otra parte, el mecanismo de acción es complejo y comprende varias vías. Parece que el GHB actúa de forma fisiológica a través del receptor GHB, acoplado a la proteína G.

Además, cuando se administra de forma exógena actúa sobre otros receptores, lo que explica la principal manifestación observada en la práctica asistencial en caso de sobredosis, que es la depresión del nivel de conciencia.

Toxicocinética del GHB

EL GHB es un ácido graso de cadena corta que se produce de forma endógena en los tejidos de los mamíferos. Es un precursor y metabolito del ácido gamma aminobutírico (GABA), siendo éste el neurotransmisor inhibidor principal del SNC.

El GHB es hidrosoluble y se absorbe rápidamente en el tracto gastrointestinal, atravesando con facilidad la barrera hematoencefálica y placentaria. Alcanza un pico plasmático a los 20 o 45 minutos.

En cuanto a su metabolismo, sufre biotransformaciones a nivel plasmático y en las mitocondrias transformándose en semialdehído succínico y ácido gamma aminobutírico. Este último se degrada finalmente en el ciclo de Krebs. Una vez metabolizado, se elimina por la orina en pocas horas, (aproximadamente el 1% de la de la dosis administrada).

Quizá te interese: ¿Cómo diferenciar correctamente las cefaleas?

Trastornos

Debido a que los efectos del GHB no son predecibles, no es posible asegurar cuál será la respuesta de los consumidores. Generalmente, las personas que lo toman buscan obtener los efectos excitatorios, aunque se han visto casos en los que se produjeron, además:

  • Alucinaciones y delirios.
  • Estados de intensa euforia.
  • Efectos anestésicos y somnolencia.
  • Hipotonía muscular.
  • Cefaleas y estados de confusión.

En los casos más graves, la intoxicación puede evolucionar hasta derivar en coma, con grave depresión respiratoria e incluso la muerte. También pueden sufrir quemaduras de la vía digestiva debido a que la droga tiene puede presentar un pH demasiado ácido dependiendo de cómo se sintetice.

Teniendo en cuenta estos efectos, el consumo de GHB está contraindicado en personas que padecen trastornos respiratorios o cardíacos, en casos de hiperprolactinemia, en pacientes epilépticos o que sufran convulsiones, y aquellos que sufren el Síndrome de Cushing.

Cabe mencionar que junto con el flunitracepam y la ketamina, el GHB entra dentro de las llamadas date rape drugs (drogas de violación por cita). Esto es debido a que puede incapacitarse a las personas con este estupefaciente, normalmente al mezclarlo con alcohol, de forma que las posibles víctimas de una violación no podrían defenderse.

Descubre: Trastornos por consumo de cocaína

Tolerancia, dependencia y síndrome de abstinencia

Hombre con depresión

Entre los consumidores a largo plazo e intensivos se ha demostrado la dependencia, se cree que debido al consumo regular de la droga. La dependencia es la necesidad compulsiva de consumir la droga con el objetivo de volver a experimentar sus efectos o, en otras ocasiones, para evitar el malestar que provoca no poder consumirla.

Entre las conductas más marcadas de las personas dependientes destaca una marcada alteración del estado de ánimo. Pueden sufrir episodios de:

  • Euforia.
  • Delirios y agitación.
  • Crisis de pánico.
  • Alucinaciones.
  • Depresiones que pueden conllevar un entorpecimiento de la expresividad a nivel físico y verbal.

Por otra parte, estos pacientes también pueden sufrir tolerancia y síndrome de abstinencia. La tolerancia se desarrolla cuando se administra la misma dosis que al principio, pero no sufren los mismos efectos, lo que conlleva a un aumento de dosis para poder tener los mismo efectos.

Por último, cuando los consumidores sufren un grado de adicción muy alto y dejan de tomar el GHB de manera brusca, pueden sufrir un conjunto de alteraciones tanto físicas como psíquicas que se denominan síndrome de abstinencia.

  • Maldonado C,Rodríguez-Arias M,Aguilar MA,Minarro J. GHB ameliorates naloxone-induced conditioned place aversion and physical aspects of morphine withdrawal in mice. Psychopharmacology, 177 (2004), pp. 130-40 http://dx.doi.org/10.1007/s00213-004-1927-2
  • Maitre M. The gamma-hydroxybutyrate signalling system in brain: organization and functional implications. Prog Neurobiol, 51 (1997), pp. 337-61
  • Snead OC 3r.d,Liu CC,Bearden LJ. Studies on the relation of gamma-hydroxybutyric acid (GHB) to gamma-aminobutyric acid (GABA). Evidence that GABA is not the sole source for GHB in rat brain. Biochem Pharmacol, 31 (1982), pp. 3917-23
  • Feigenbaum JJ,Howard SG. Gamma hydroxybutyrate is not a GABA agonist. Prog Neurobiol, 50 (1996), pp. 1-7