Trastornos por consumo de inhalantes

30 julio, 2018
Los trastornos por consumo de inhalantes suelen ser muy peligrosos para la salud de los consumidores. Son muchas las sustancias que utilizan los consumidores de estas sustancias, y se encuentran al alcance de todo el mundo.

Los trastornos por consumo de inhalantes son mucho más frecuentes de lo que pensamos. Se han llevado a cabo estudios que muestran que casi un 22,3% millones de personas americanas han usado inhalantes por lo menos una vez en su vida.

Es importante que la población esté a corriente de los peligros que suponen los trastornos por consumo de inhalantes. Un abuso de estas sustancias puede traducirse en una alteración en el ritmo del corazón llegando a conducir a la muerte, tanto por paro cardíaco como por asfixia.

Además, el abuso regular de los inhalantes puede causar daños graves en los órganos vitales como son el hígado, el corazón, el cerebro y los riñones.

¿Sabemos qué son las drogas inhalantes?

glándula pineal

Los inhalantes son sustancias volátiles que producen vapores químicos. Estos se inhalan y provocan efectos en cerebro. Esta definición abarca una amplia gama de sustancias químicas que pueden tener diversos efectos farmacológicos cuyo abuso es fatal para el organismo.

Se pueden clasificar a los inhalantes en cuatro grupos. El primero es el de los disolventes volátiles, que son líquidos que se vaporizan a temperatura ambiente. Se encuentran en productos del día a día como los diluyentes, las pinturas, quitagrasas o gasolina, entre otros.

El segundo se trata de los aerosoles, que son rociadores que contienen propulsores y disolventes. Este tipo de inhalantes los podemos encontrar en productos como los fijadores del pelo, las pinturas pulverizadas, los atomizadores para desodorantes o los rociadores de aceite vegetal para cocinar.

El tercero es el de los gases. En este grupo se incluyen las anestesias de uso médico (éter, cloroformo, halotano, óxido nitroso) así como aquellos gases que se utilizan en productos domésticos o comerciales. Entre los anteriores, es el óxido nitroso el que más se utiliza para fines recreativos.

Por último se encuentra el grupo de los nitritos. A diferencia de los demás, no actúan en el cerebro, sino que dilatan los vasos sanguíneos y relajan los músculos. Asimismo, mientras los inhalantes de los otros grupos se utilizan principalmente para alterar el estado de ánimo, los nitritos se usan principalmente para intensificar el placer sexual.

Descubre: La quetiapina como fármaco neuroléptico

Mecanismo de toxicidad de los inhalantes

Los trastornos por consumo de inhalantes se producen por la capacidad de los mismos para alterar la función cerebral. Sin embargo, no son todos los que afectan al cerebro. Como ya sabemos, los nitritos dilatan y relajan los vasos sanguíneos en vez de reducir la actividad del sistema nervioso central produciendo un efecto placentero como hacen las demás sustancias.

Se han realizado estudios en animales cuyos resultados sugieren que varios de los disolventes volátiles y gases anestésicos de los que se abusan, presentan efectos neuroconductuales y mecanismos de acción parecidos a los depresores del sistema nervioso central como son el alcohol o los medicamentos sedantes.

Por otro lado, también se ha demostrado que el sistema dopaminérgico está implicado en los efectos de gratificación de casi todas las drogas de abuso.

Trastornos por con consumo de inhalantes

Cuando se aspiran estas sustancias, se absorben con rapidez a través de los pulmones y llegan a a sangre. Desde aquí, se distribuyen rápidamente hacia al cerebro y otros órganos del cuerpo. Pocos segundos después de la inhalación, aparecen los síntomas de la intoxicación y otros efectos parecidos a los del alcohol. Entre ellos podemos nombrar:

  • Dificultad para hablar.
  • Incapacidad para coordinar movimientos.
  • Euforia y mareo.

Como los efectos duran poco tiempo, los usuarios suelen repetir la dosis mediante inhalaciones sucesivas. Esta práctica puede causar pérdida del conocimiento e incluso la muerte. Una vez pasados estos efectos, el paciente puede sufrir dolor de cabeza constante y puede sentirse somnoliento.

Quizá te interese: Cómo saber si tienes adicción a las bebidas alcohólicas

Otros trastornos por consumo de inhalantes

Además de los efectos anteriormente descritos, los abusadores de inhalantes corren el riesgo de sufrir una serie de consecuencias devastadoras. Se puede llegar a desencadenar una insuficiencia cardíaca mortal poco después de una inhalación prolongada.

Este trastorno por consumo de inhalantes se denomina ”muerte súbita por inhalación” y se asocia, sobretodo, al abuso de butano, propano y las sustancias químicas que se encuentran en los aerosoles. Otros trastornos por consumo de inhalantes que pueden aparecer en consumidores habituales son:

  • Asfixia: se produce por inhalaciones repetidas, lo que hace que las altas concentraciones de los vapores inhalados reemplacen el oxígeno.
  • Sofocación: al bloquear la entrada de aire a los pulmones cuando se inhalan los vapores de una bolsa de plástico colocada sobre la cabeza.
  • Convulsiones: son causadas por descargas eléctricas en el cerebro.
  • Coma: el cerebro desconecta todas las funciones del cuerpo menos las que son vitales.
  • Atoramiento: se produce al inhalar el vómito producido después de usar inhalantes.
  • Trauma mortal: por accidentes causados por la intoxicación.
María Vijande

Estudiante de Farmacia y curiosa a tiempo completo. Lectora, música y deportista a tiempo parcial. Y ya, que definir es limitar!

Ver perfil
Te puede gustar