Tratamiento de aceite de oliva y ajo para combatir las várices y las arañitas

Además de aplicar este remedio a diario, para mejorar el aspecto de las várices y las arañitas vasculares es fundamental que cuidemos de nuestra alimentación y practiquemos ejercicio

Las várices y las arañitas son los signos más visibles de una complicación circulatoria que se desarrolla en la parte inferior del cuerpo.

Se producen cuando los capilares y las venas se dilatan, ya sea por una condición inflamatoria o por la acumulación anormal de sangre debido a la debilidad en las paredes y válvulas.

Dado que son notorias por su color rojizo o amoratado, están consideradas como un problema estético que afecta la imagen de la mujer (y, aunque en menor medida, también al hombre).

Además, su aspecto es abultado y tiende a darse en áreas visibles como las pantorrillas y la cara interna de los muslos.

Si bien son más comunes a partir de los 50 años o durante el embarazo, existen algunos factores que pueden provocar su aparición desde edades jóvenes.

Por fortuna, hay una amplia variedad de tratamientos y productos cosméticos cuyos efectos disminuyen su tamaño a la vez que mejoran la salud circulatoria.

Entre estas opciones nos encontramos con un tratamiento 100% natural que, por su composición, mejora este problema sin provocar reacciones indeseadas.

Se trata de un hidratante natural a base de aceite de oliva y ajo que proporciona importantes nutrientes para aliviar la inflamación y las dificultades de la circulación.

¿Quieres aprender a prepararlo?

Tratamiento de aceite de oliva y ajo contra las várices y las arañitas

várices

La combinación de aceite de oliva y ajo nos da como resultado una loción de textura oleosa que, combinada con un poco de jugo de limón, reduce de forma notable la presencia de várices y arañitas.

Esta mezcla ejerce un potente efecto antiinflamatorio, reafirmante y tonificante que facilita la disminución de las venas dilatadas para activar el paso correcto del flujo sanguíneo.

Su aplicación mediante masajes circulares promueve la circulación, activa el sistema linfático e impulsa la eliminación de las toxinas que impiden la correcta oxigenación de las células.

Aunque no se trata de un producto milagroso ni nada parecido, su uso como complemento puede mejorar los efectos de la alimentación y demás hábitos adoptados para eliminarlas.

Lo mejor es que cuenta con un efecto calmante que disminuye la sensación de tensión y dolor cuando ambas condiciones se agravan.

Pese a esto, siempre es recomendable iniciar su uso tan pronto como se note la primera vena anormal, dado que cuanto más rápido se atiendan más fácil es eliminarlas.

Eso sí, es esencial dejar claro que los resultados no se obtienen desde la primera aplicación y es necesario ser constantes con su uso para obtenerlos en la forma deseada.

Ver también: 9 alimentos para limpiar las arterias y venas

¿Cómo preparar este tratamiento natural para combatir las várices y arañitas?

Mascarilla de ajo y aceite de oliva

Para preparar este tratamiento de aceite de oliva y ajo te recomendamos adquirir ingredientes de alta calidad, ya que las presentaciones económicas no cuentan con las mismas propiedades.

Elige aceite de oliva extra virgen y ajos enteros para cerciorarte de que sus propiedades en el tratamiento sean efectivas.

Ingredientes

  • 12 dientes de ajo
  • ½ taza de aceite de oliva extra virgen (100 g)
  • El jugo de 1 limón
  • 1 frasco de vidrio

Preparación

  • Pela los dientes de ajo, córtalos por la mitad y tritúralos, con la ayuda de un mortero, hasta conseguir una pasta.
  • Incorpora el ajo triturado en un frasco de vidrio y, en seguida, agrégales el aceite de oliva y el zumo de limón.
  • Tapa bien el recipiente y ponlo en un lugar fresco y oscuro, toda la noche.
  • A la mañana siguiente, remueve los ingredientes con un utensilio de madera y pásalo a través de un colador para separar los restos de ajo.

Te recomendamos leer: 10 ideas sorprendentes para sacar provecho a un limón

Modo de uso

  • Toma una cantidad generosa del producto y frótalo con suaves masajes circulares sobre las áreas del cuerpo afectadas por las várices y arañitas.
  • Realiza movimientos continuos y presiona con las yemas de los dedos para estimular la circulación.
  • Deja que actúe y se absorba durante una hora y, pasado este tiempo, enjuaga con agua fría.
  • Repite su aplicación como mínimo tres veces a la semana, preferiblemente en horas de la noche.

Ten en cuenta que, para obtener resultados rápidos y duraderos, debes combinar el uso de este producto natural con la práctica diaria de ejercicios y una dieta balanceada.

Estos hábitos no solo mejoran la salud circulatoria, sino que disminuyen el exceso de peso y la inflamación, dos factores que afectan la salud de las piernas.

Anímate a probarlo en casa y descubre que no tienes que gastar demasiado para acabar con estos molestos problemas.