Tratamiento casero para las uñas encarnadas del pie

Elena Martínez 5 febrero, 2015
El limón y la sal actúan como desinfectantes y desinflamantes, por lo que nos pueden ayudar a reducir las molestias provocadas por las uñas encarnadas.

Las uñas encarnadas son un problema que puede surgir por diversas razones. No obstante, se trata de un asunto incómodo y antiestético que amerita atención. 

Cuando la piel que rodea la uña aparece enrojecida e inflamada, y resulta molesta o dolorosa al tacto, posiblemente se trate de una uña encarnada. A continuación, te explicamos con más detalle qué son, por qué se originan y algunos remedios naturales muy sencillos de preparar que ayudan a tratarlas.

¿Qué son las uñas encarnadas?

Cuando vemos que se nos enrojece la piel que hay en el borde de la uña, y que incluso se nos infecta, es posible que tengamos una uña que se nos ha incrustado en la carne que la rodea. Lo más habitual es que nos pase en el dedo gordo, pero en realidad nos puede suceder en cualquier dedo.

¿Por qué ocurre?

No hay una única causa de las uñas encarnadas. Uno de los motivos más habituales es el uso de zapatos inadecuados que nos aprietan o que no se ajustan bien, en especial, si realizamos deportes o actividades que nos exijan movernos o estar de pie a menudo.

También puede deberse a que las uñas que no han sido recortadas correctamente o a cuestiones físicas del pie, como deformaciones o formas especiales de los dedos, los cuales causan una presión adicional sobre otros dedos del pie.

Hay que tener en cuenta que, por cuestiones genéticas, algunas personas nacen ya con las uñas de los pies encorvadas, demasiado grandes o con tendencia a crecer hacia abajo. Por eso, hay personas que sufren a menudo este problema, a pesar de llevar el calzado adecuado y vigilar con atención el corte de las uñas.

¿Cuándo se debe ir al médico?

En el caso de aquellas personas con diabetes, deben al médico, podólogo o dermatólogo antes de recurrir a cualquier tratamiento casero. Lo mismo aplica para las personas que sufren lesiones en los pies, tobillos o piernas o mala circulación en los pies.

Por otra parte, deberíamos ir al especialista cuando percibimos que hay pus debajo de la inflamación, ya que las infecciones conviene tratarlas lo antes posible.

Finalmente, si las uñas se nos encarnan a menudo y no hemos encontrado la causa, un médico también nos ayudará a resolver este molesto problema.

Te puede interesar: Cómo evitar uñas frágiles con 7 soluciones caseras

Tratamiento natural

Este es un método casero, sencillo y natural para tratar las uñas encarnadas:

  • Sumergimos el pie afectado en agua caliente varias veces a lo largo del día. Lo dejamos un par de minutos y  secamos bien.
  • Masajeamos con suavidad la zona afectada, con la ayuda de un poco de aceite de oliva o de almendra. Si tenemos tendencia a las infecciones, podemos añadir una gota de aceite esencial de árbol de té, ya que tiene propiedades antibióticas.
  • Cogeremos un trozo pequeño de algodón o hilo dental, lo humedeceremos. Intentaremos colocar el hilo con paciencia debajo de la uña.
  • Cuando notemos que la zona se ha reblandecido, después de realizar varias veces este proceso, repetiremos estos pasos y cortaremos la uña con cuidado con un cortauñas limpio y afilado.
  • Cortaremos la uña de manera recta, dejándola de forma cuadrada y sin recortarla demasiado. Las zonas que estén encarnadas, las evitaremos.

Agua de tomillo

La técnica anterior todavía puede ser más efectiva si en vez de usar solo agua usamos infusión de tomillo. El tomillo es una planta medicinal con múltiples beneficios para la salud, incluyendo la de las uñas de los pies.

Entre ellos, ayuda a combatir las inflamaciones, las infecciones y a calmar el dolor, por lo cual es un remedio ideal para tratar las uñas encarnadas.

Prepararemos una infusión con una taza de agua y dos cucharadas de tomillo. Herviremos durante cinco minutos y la dejaremos reposar otros cinco. Usaremos esta infusión como hemos destacado en el punto anterior.

Remedio de limón y sal

Sal y limón para las manchas de ropa.

Si no nos ha funcionado la técnica anterior, podemos probar también un antiguo remedio muy efectivo y económico, ya que solo necesitaremos medio limón y un poco de sal.

Abriremos un pequeño agujero en el centro del limón, y le introduciremos un poco de sal marina. Luego, procederemos a introducir el dedo con la uña encarnada dentro del limón. Lo dejaremos allí unos 20 minutos y luego, lavaremos bien con abundante agua y jabón.

Se recomienda realizar este tratamiento durante la noche y, una vez lavada la zona, es fundamental secarla muy bien para evitar que la humedad fomente la invasión de bacterias.

Te puede gustar