Tratamiento con aceite de coco para prevenir las infecciones dentales

Elena Martínez · 29 julio, 2018
¿Sabías que el aceite de coco es una ingrediente ideal tanto para hacer enjuagues como para cepillar los dientes y cuidar de nuestra salud bucal?

El aceite de coco es un superalimento cada vez más popular gracias a sus completos valores nutricionales. No obstante, cada vez se descubren más usos de este aceite vegetal a nivel tópico. En este caso, damos a conocer su poder curativo para prevenir las infecciones dentales.

En este artículo compartimos un tratamiento bucal a base de aceite de coco para mantener una buena salud de los dientes y encías. De este modo podremos prevenir y tratar algunos problemas como las infecciones dentales, la caries o la gingivitis. 

El aceite de coco

aceite de coco para las infecciones dentales

 

El aceite de coco es un alimento imprescindible en una dieta equilibrada. A pesar de ser una grasa, este aceite es muy efectivo para adelgazar si tenemos sobrepeso, ya que acelera el metabolismo. No obstante, también debemos conocer sus usos a nivel tópico.

 

Este aceite es un excelente remedio para tratar los problemas de la piel, la boca, el cabello, etc., gracias a sus propiedades terapéuticas:

  • Combate las infecciones dentales que causan las bacterias gracias a su contenido en ácido láurico.
  • Blanquea el esmalte sin dañarlo y previene el sarro.
  • Desinflama las encías y previene la inflamación y el sangrado.

Para realizar este tratamiento casero y natural recomendamos elegir el aceite de coco virgen extra, ya que es el que tiene la calidad necesaria para tratar problemas de salud. Además, debemos destacar que este aceite se solidifica cuando está a una temperatura inferior a los 23 ºC, pero que se derrite de nuevo cuando nos lo metemos en la boca.

Tratamiento para las infecciones dentales

El tratamiento que proponemos con aceite de coco para prevenir y tratar las infecciones dentales se basa en dos pasos. Debemos realizarlos cada día con constancia para poder obtener los resultados esperados y recuperar la salud bucal:

  • Por la mañana: Enjuagues o buches.
  • Por la noche: Cepillado a modo de dentífrico.

A continuación detallamos cómo debemos hacer esta técnica casera natural para la que solamente necesitamos un ingrediente.

1. Enjuagues diarios

Los enjuagues o buches diarios con aceite vegetal son una técnica antigua para mejorar la salud de la boca e, incluso, de todo el sistema digestivo. Aunque se pueden realizar también con aceite de sésamo, en este caso proponemos el aceite de coco virgen extra por su alto poder antibacteriano.

Al realizar estos enjuagues durante un buen rato conseguimos hacer una limpieza muy profunda de la boca y equilibrar todo el tracto digestivo. De este modo, podemos eliminar con facilidad las bacterias y toxinas sin alterar el delicado pH bucal.  Además, también eliminamos el sarro, mejoramos el aliento y aliviamos la inflamación de las encías.

Descubre: 9 señales que te indican que estás sobrecargado de toxinas

¿Cómo los hacemos?

buches para las infecciones dentales

  • Al levantarnos, antes de consumir ningún alimento, nos introducimos en la boca 1 cucharada de aceite de coco virgen extra (15 ml). Es fundamental que el aceite sea de la máxima calidad.
  • Empezamos a realizar los buches procurando que el aceite llegue a todas las partes de nuestra boca. No son gárgaras, por lo que el aceite no tiene que ir hacia la garganta.
  • Mantenemos los enjuagues durante unos 20 minutos. Durante este tiempo notaremos como la textura densa del aceite se vuelve más ligera y acuosa, lo cual es una buena señal.
  • Pasados los minutos, escupiremos el aceite (mejor en el cubo de la basura) y nos cepillaremos bien los dientes con nuestro dentífrico habitual.
  • Recomendamos esperar al menos 15 minutos antes de desayunar y empezar siempre con un vaso de agua para ayudar a eliminar toxinas del organismo.
  • Realizar este tratamiento cada mañana.

Lee: ¿Cómo hacer un dentífrico natural?

2. Dentífrico natural

Para mantener una boca sana y resistente a las infecciones dentales recomendamos elegir dentífricos lo más naturales posibles. De este modo evitaremos componentes como los sulfatos, el flúor y otros aditivos que pueden afectar a nuestra salud y alterar el pH de la saliva. Podemos encontrar alternativas naturales muy efectivas que contengan aceites vegetales y esenciales, xilitol, arcilla, carbón vegetal activado, etc.

Siempre debemos cepillarnos los dientes después de cada una de las tres comidas principales. En este caso, para reforzar este tratamiento natural, deberíamos sustituir la pasta de dientes por aceite de coco en uno de los tres cepillados diarios.

Así, este aceite se convertirá en un dentífrico natural complementario para reforzar las defensas de la boca. Además, podremos notar resultados con rapidez.