Tratamiento de la aterosclerosis

Marcos Pedrosa 13 enero, 2018
Las fármacos hipolipemiantes y un estilo de vida saludable, claves para enfrentar la aterosclerosis

La aterosclerosis es una patología que se encuentra relacionada con un gran número de enfermedades cardiovasculares con una tasa de mortalidad alta. Entre ellas, se encuentran lo siguientes: el infarto de miocardio causado por trombosis, los accidentes cerebrovasculares y la insuficiencia cardíaca.

El tratamiento de la aterosclerosis ayuda a evitar no sólo una de estas enfermedades sino el resto de las que se presentan en el abanico.

¿Qué es la aterosclerosis?

Qué es la aterosclerosis

La aterosclerosis es una enfermedad focal que ocurre cuando se produce la acumulación de lípidos (grasas), leucocitos, tejido conjuntivo y otras sustancias en las paredes de las arterias. Estos acúmulos –también llamados placas ateroscleróticas–terminan generando el estrechamiento y el endurecimiento de los vasos sanguíneos.

La reducción del riego sanguíneo que eso implica y la aparición de trombos cuando estas se desprenden son los mayores peligros que esta enfermedad implica.

Las lesiones evolucionan de manera imperceptible pues la mayor parte del tiempo son clínicamente asintomáticas; la aparición de síntomas es indicativa de enfermedad avanzada. Algunas alteraciones asociadas sí que pueden hacerse notar en los chequeos médicos y los análisis respectivos. En este sentido, lo que resulta más fácil de notar es la reducción de la distensibilidad aórtica y la calcificación arterial.

Visita este artículo: Los 12 mejores alimentos para destapar las arterias

Factores de riesgo de la aterosclerosis

Los estudios epidemiológicos han identificado numerosos factores de riesgo de enfermedad ateromatosa. Algunos no pueden modificarse (antecedentes familiares de cardiopatía isquémica) pero otros sí y se consideran objetivos válidos para el tratamiento de la aterosclerosis. Entre ellos tenemos:

  • Sobrepeso u obesidad.
  • Tabaquismo.
  • Sedentarismo.
  • Diabetes de tipo II.
  • Hipertensión arterial.
  • Aumento de los factores de coagulación.
  • Alteraciones del metabolismo de los lípidos (dislipidemias).

Tratamiento de la aterosclerosis

Tratamiento de la aterosclerosis

A menudo, el tratamiento de la aterosclerosis se inscribe dentro de la práctica de hábitos de vida sanos. La prevención de algunas de las enfermedades que son factores de riesgo reducen la incidencia de la aterosclerosis y también una disminución de la trombosis arterial.

De esta manera podemos abordar el tratamiento de la aterosclerosis desde distintos puntos de vista:

  • Antihipertensivos. La hipertensión arterial es uno de los más conocidos factores de riesgo.Los antihipertensivos como son los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECAs) mejoran la función endotelial y prolongan la vida de los pacientes con enfermedad ateromatosa.
  • Medidas para elevar los niveles de HDL. El HDL son las llamadas lipoproteínas de alta densidad o más coloquialmente conocidas como colesterol bueno. Entre ellas, es quizá el ejercicio físico uno de los factores que más influencia positiva tienen.Algunos fármacos como los fibratos o los derivados del ácido nicotínico elevan los niveles de HDL y reducen los de LDL y triglicéridos.
  • Antioxidantes (vitamina C y vitamina E). Una dieta rica en antioxidantes se asocia a un menor riesgo de arteriopatía coronaria.

No obstante, los fármacos de mayor trascendencia en el tratamiento de la aterosclerosis son los hipolipemiantes.

Te recomendamos leer: Limpia las arterias del colesterol con 5 remedios caseros

Fármacos hipolipemiantes

Fármacos para el tratamiento de la aterosclerosis

Las dislipidemias son desórdenes del metabolismo de los lípidos que cursan generalmente con el incremento de las llamadas lipoproteínas de baja densidad o LDL (frecuentemente conocidas como colesterol malo). Estas lipoproteínas transportan el colesterol a través de la sangre hacia los tejidos y es por ello que el aumento del número de éstas incrementa el riesgo de padecer aterosclerosis.

Las principales clases de fármacos utilizados en el tratamiento de la aterosclerosis son:

  • Estatinas: inhibidores de la HMG-CoA reductasa. Las estatinas inhiben la síntesis de colesterol y reducen las LDL lo que permite disminuir los episodios cardiovasculares y prolongan la vida de los sujetos de riesgo. Los efectos adversos incluyen mialgias y aumento de las enzimas hepáticas.
  • Fibratos. Activan unos determinados receptores, los PPARα, que reducen en último término la producción de LDL y aumentan su eliminación hepática. El efecto adverso más repetido es el daño muscular.
  • Inhibidores de la absorción de colesterol. Entre ellos tenemos la ezetimiba y las resinas secuestradoras de ácidos biliares. Estas últimas inhiben la reabsorción de las sales biliares en el intestino (cuyo componente principal es el colesterol). Fuerzan así al organismo a metabolizar más cantidad de colesterol para sintetizar nuevas sales biliares, reduciendo su concentración.Los efectos adversos más importantes son la esteatorrea (presencia de grasas en heces) y la reducción de la absorción de las vitaminas liposolubles.
  • Derivados de aceites de pescado.
  • Ácido nicotínico o sus derivados, los cuales ayudan a disminuir los triglicéridos.

En definitiva, a pesar de que el uso de estos medicamentos está muy extendido, no se debe perder de vista el hecho de que esta terapia se le debe sumar un plan nutricional así como la corrección de otros factores que pueden reducir cualquier tipo de riesgo cardiovascular.

Marcos Pedrosa

Farmacéutico. Leer, escribir e imaginar son mis tres pilares. Buscando constantemente aquello que me llene, promoviendo la salud y tratando siempre de mejorar.

Ver perfil
Te puede gustar