Tratamiento de la aterosclerosis

Marcos Pedrosa · 6 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 6 marzo, 2019
Las fármacos hipolipemiantes y un estilo de vida saludable son claves para enfrentar la aterosclerosis.

El tratamiento de la aterosclerosis ayuda a evitar un gran número de enfermedades cardiovasculares con las que se encuentra relacionada esta patología, y que tienen, además, una tasa de mortalidad alta.

Entre ellas, se encuentran las siguientes: el infarto de miocardio causado por trombosis, los accidentes cerebrovasculares y la insuficiencia cardíaca.

¿Qué es la aterosclerosis?

Aterosclerosis

La aterosclerosis es una enfermedad focal que ocurre cuando se produce la acumulación de lípidos (grasas), leucocitos, tejido conjuntivo y otras sustancias en las paredes de las arterias. Por su parte, estos acúmulos terminan generando el estrechamiento y el endurecimiento de los vasos sanguíneos.

Los mayores peligros de esta enfermedad son la reducción del riego sanguíneo y la aparición de trombosPor su parte, las lesiones evolucionan de manera imperceptible, pues la mayor parte del tiempo son clínicamente asintomáticas. La aparición de síntomas es indicativo de enfermedad avanzada.

Sin embargo, hay algunas alteraciones asociadas que pueden hacerse notar en los chequeos y análisis médicos. En este sentido, lo que resulta más fácil de notar es la reducción de la distensibilidad aórtica y la calcificación arterial.

Visita este artículo: los 12 mejores alimentos para destapar las arterias

Factores de riesgo de la aterosclerosis

Factores de riesgo de la aterosclerosis

Los estudios epidemiológicos han identificado numerosos factores de riesgo de esta enfermedad. Algunos no pueden modificarse, como los antecedentes familiares de cardiopatía isquémica. Pero otros sí, entre ellos tenemos:

  • Sobrepeso u obesidad
  • Tabaquismo
  • Sedentarismo
  • Diabetes de tipo II
  • Hipertensión arterial
  • Aumento de los factores de coagulación
  • Alteraciones del metabolismo de los lípidos (dislipidemias)

Tratamiento de la aterosclerosis

A menudo, el tratamiento de la aterosclerosis está relacionado con la práctica de hábitos de vida sanos. Pues, la prevención de algunas de las enfermedades que son factores de riesgo reducen la incidencia de la aterosclerosis.

De esta manera podemos abordar el tratamiento de la aterosclerosis desde distintos puntos de vista:

  • Antihipertensivos. La hipertensión arterial es uno de los factores de riesgo más conocidos. Por lo tanto, estos medicamentos mejoran la función endotelial y prolongan la vida de los pacientes con enfermedad.
  • Medidas para elevar los niveles de HDL. El HDL se refiere a las llamadas lipoproteínas de alta densidad o colesterol bueno. Para mejorar sus niveles el ejercicio físico uno de los factores que más influye positivamente. Asimismo, están algunos fármacos como las estatinas y, en menor medida, los fibratos o los derivados del ácido nicotínico.
  • Antioxidantes (vitamina C y vitamina E). Una dieta rica en antioxidantes se asocia a un menor riesgo de arteriopatía coronaria.

No obstante, los fármacos de mayor trascendencia en el tratamiento de la aterosclerosis son los hipolipemiantes.

Te recomendamos leer: limpia las arterias del colesterol con 5 remedios caseros

Fármacos hipolipemiantes

Fármacos para el tratamiento de la aterosclerosis

Las dislipidemias son desórdenes del metabolismo de los lípidos que se producen generalmente con el incremento de las llamadas lipoproteínas de baja densidad o LDL (colesterol malo). Estas transportan el colesterol a través de la sangre hacia los tejidos y es por ello que su aumento incrementa el riesgo de padecer aterosclerosis.

Las principales clases de fármacos utilizados en el tratamiento de la aterosclerosis son:

  • Estatinas. Inhiben la síntesis de colesterol y reducen las LDL. Los efectos adversos incluyen mialgias y aumento de las enzimas hepáticas.
  • Fibratos. Activan unos determinados receptores que reducen la producción de LDL y aumentan su eliminación hepática. El efecto adverso más repetido es el daño muscular.
  • Inhibidores de la absorción de colesterol. Como las resinas secuestradoras de ácidos biliares, que inhiben la reabsorción de las sales biliares en el intestino (cuyo componente principal es el colesterol). Fuerzan así al organismo a metabolizar más cantidad de colesterol para sintetizar nuevas sales biliares, reduciendo su concentración.

En este sentido, los efectos adversos más importantes son la esteatorrea (presencia de grasas en heces) y la reducción de la absorción de las vitaminas liposolubles.

  • Derivados de aceites de pescado.
  • Ácido nicotínico o sus derivados. Ayudan a disminuir los triglicéridos.

Entonces…

En definitiva, a pesar de que el uso de estos medicamentos está muy extendido, no se debe perder de vista el hecho de que se les debe sumar un plan nutricional y la corrección de otros factores que pueden reducir riesgo cardiovascular.

Es primordial practicar un régimen diario de ejercicio de acuerdo a nuestra edad y condición, llevar una dieta balanceada rica en los elementos mencionados anteriormente. También es vital practicar el no fumar, y seguir las indicaciones del médico.

  • M. Flores Hernán, F. Sabatel Pérez, C. Martín Sierra, E. García Camacho, C. Robles Gamboa. Servicio de Cardiología. Hospital Virgen de la Salud. España. Protocolo de tratamiento de la cardiopatía isquémica en el paciente con patología vascular. (2017).

elsevier.es/es-revista-medicine-62-articulo-protocolo-tratamiento-cardiopatia-isquemica-el-S0304541217301786?referer=buscador

  • NIH. National health, lung and blood institute. Atherosclerosis.

nhlbi.nih.gov/health-topics/atherosclerosis#Signs,-Symptoms,-and-Complications

  • Personal de la Clínica Mayo. Arterioesclerosis/ateroesclerosis. (2018).

mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/arteriosclerosis-atherosclerosis/symptoms-causes/syc-20350569