Tratamiento de la diabetes mellitus

María Vijande 12 noviembre, 2017
Independientemente del tipo de diabetes que se padezca, una dieta saludable y una buena rutina de ejercicio físico permiten que el tratamiento de la diabetes sea eficaz.

El tratamiento de la diabetes mellitus cambia en función del tipo de diabetes que se padezca. A pesar de ello, para la mayoría de los diferentes tipos de diabetes, el tratamiento irá acompañado de unas medidas generales que se podrían resumir en llevar una vida saludable.

Es importante recordar que la hiperglucemia persistente (nivel de glucosa elevado en sangre) es el síntoma característico de todas las formas de diabetes.

Tal y como hemos dicho, si bien existen medidas generales, también existen diferentes líneas de tratamiento. A continuación hablaremos de ello de acuerdo al siguiente orden:

  • Medidas generales.
  • Tratamiento de la diabetes mellitus tipo 1 (DM1)
  • Tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 (DM2)

Medidas generales

Medidas generales

El tratamiento de los diferentes tipos de diabetes debe ir dirigido, entre otros puntos, a disminuir los niveles de glucosa al intervalo normal, que oscila entre 125mg/dl si no es en ayunas y dependiendo de la última vez que ingirió alimentos. Por lo general, en ayunas, los niveles normales serían entre 70 y 100 mg/dl.

Al disminuir los niveles de glucosa a la normalidad, se persigue:

  • Mejorar el perfil lipídio de los pacientes.
  • Disminuir la mortalidad.
  • Prevenir los problemas en los pies, como el pie diabético.
  • Prevenir la cetoacedoisis u otras complicaciones.
  • Evitar  ”las 3 P característico también de esta enfermedad: poliuria, polifagia y poliuria.

Las medidas que debe tomar el paciente para cumplir con el objetivo del tratamiento las podemos dividir en estos 3 puntos:

Visita este artículo: 9 cosas que todo paciente con diabetes debe hacer para cuidar sus pies

Educación para el diabético

Lo principal es que el paciente esté bien informado de su situación. Desde las pautas a seguir, los riesgos y posibles complicaciones a corto, mediano y largo plazo, hasta la importancia del tratamiento.

Para el paciente, hay mucha información disponible, tanto en Internet como en libros. Sin embargo, la mejor información será aquella que le dé su médico. Junto a él, otras figuras como el personal de enfermería, los dietistas y psicólogos complementan una buena educación para el diabético.

Se recomienda que el programa de educación que debe seguir un diabético debe contemplar los siguientes puntos:

  • Definición y tipos de diabetes que existen.
  • Tipos de alimentación, dieta y ejercicio físico recomendados. En este
  • El tratamiento farmacológico que se recomienda, según los distintos casos.
  • Los tipos de insulina y su método de inyección.
  • Complicaciones que puede padecer a corto, mediano y largo plazo.
  • Los objetivos del tratamiento pautado al paciente.
  • El auto-examen que debe realizar la persona para monitorear su estado de salud.
  • Aspectos sociales y laborales para llevar una rutina lo más normal posible.
  • Consejos varios. Estos van desde cómo pueden afectar al paciente los cambios de horario en los viajes, entre otras cuestiones necesarias para la vida diaria.

Bajo el foco: acerca de la nutrición

Bajo el foco: acerca de la nutrición

Como sabemos, la alimentación es fundamental en todo ser humano. Pero en el caso del paciente diabético, el tipo de dieta es aún más importante. Una buena dieta puede ayudar a combatir la enfermedad e incluso, con una dieta saludable no es necesario ningún otro tipo de tratamiento.

La dieta debe ir orientada a conseguir:

  • El peso ideal.
  • Niveles lipídicos normales.
  • Una tensión arterial adecuada.
  • Unos niveles de glucosa adecuados.

Es pertinente aclarar que en los diabéticos tipo 1, la dieta no sufrirá muchas modificaciones. En los  pacientes obesos, que normalmente padecen de la tipo 2, deberán realizar una dieta hipocalórica establecida por su nutricionista.

Es importante que los diabéticos que estén siendo tratados farmacológicamente conozcan lo síntomas típicos de la hipoglucemia por si se presenta un episodio.

Uno de los consejos básicos para el paciente, es que se tome de 3 a 4 terrones de azúcar cuando se presente un episodio de hipoglucemia. Asimismo, se recomienda que lleven siempre consigo un producto azucarado. La clave está en tomar precauciones para estar lo mejor preparados posible.

Respecto a los pacientes DM1, toda actividad física puede modificar los niveles de glucemia; pudiendo así existir el riesgo de una hipoglucemia aguda. Por esta razón, cuando se vaya a hacer deporte, se recomienda modificar ocasionalmente su dieta y su dosis de insulina de acuerdo a lo que le indique su médico. También deberá seguir una serie de pautas al finalizar el ejercicio o actividad física.

Se recomienda que se realicen actividades físicas de forma regular al menos 3 días por semana para que la sensibilidad a la insulina mejore. A parte de esto, el ejercicio regular actúa contra la hipertensión arterial o la hiperlipemia, que son factores de riesgo.

Definitivamente, realizar ejercicio es una de las medidas saludables que permiten conseguir una vida sana. Esto aplica a toda la población, no sólo a los pacientes diabéticos. En cuanto a los pacientes diabéticos tipo 2, el ejercicio físico juega un papel importantísimo porque permite la captación de glucosa, gracias al músculo, lo que va a mejorar el control metabólico.

Ver también: Cómo controlar tus niveles de azúcar en la sangre con estos 5 remedios caseros

Tratamiento de la diabetes mellitus tipo 1

En primer lugar, es necesario la administración de insulina al paciente, ya que la secreción fisiológica de esta sustancia es defectuosa en su organismo. Hoy en día existen diferentes insulinas con distintos perfiles de acción para asemejarse a la secreción de insulina real. Existe dos tipos disponibles:

  1. Insulinas de acción lenta o retardada.
  2. Insulinas de acción rápida.

Insulinas de acción lenta o retardada

Estas insulinas se utilizan con el objetivo de controlar los niveles de glucemia, que se desencadenan después de la ingesta de alimentos. También se utilizan con la finalidad de corregir las posibles situaciones de desconpensación con hiperglucemias.
Dentro de estas insulinas, encontramos:

  • Insulina de acción intermedia (NPH)
  • Análogo de acción retardada o Glargina. La inyección diaria de este análogo produce el control de la glucemia aproximadamente 24 horas aunque se use en dosis muy bajas.
  • Ánalogo de acción retardada o Determir: su acción es aproximadamente de 20 horas.

Tipos de insulina que existen

Tipos de insulina que existen

  • Insulina regular:  Se usa en la mayoría de las pautas diarias junto con la intermedia y es la única insulina soluble que permite su administración por vía intravenosa.
  • Análogos de acción rápida: hoy en día disponemos de dos análogos, ambas son diferentes modificaciones de la estructura molecular de la insulina con el fin de conseguir unas características faramacocinéticas diferentes de la insulina regular:
    • La insulina aspart.
    • La insulina lispro.

Este tipo de insulina (la de acción rápida) es utilizada para combatir especialmente la diabetes tipo 1. Por otra parte, es importante que el paciente mantenga un autocontrol diario de sus niveles de glucemia. De esta forma se puede monitorear el progreso del tratamiento y se mantiene el control de la enfermedad, evitando así complicaciones.

Tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2
Los objetivos del tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 son:

  • Impedir o evitar las complicaciones crónicas.
  • Mantener al paciente libre de síntomas y signos relacionados con la hiperglicemia e impedir complicaciones agudas.
  • Proporcionarle al paciente la normalidad a la hora de realizar sus actividades físicas, mentales, laborales y sociales con la mejor calidad de vida posible.

Otra pauta fundamental es el ejercicio físico en estos pacientes, ya que las ventajas fisiológicas inmediatas de la actividad física son mejoría de la acción sistémica de la insulina de 2 a 72 horas. A largo plazo, la actividad física mantiene:

  • El control de la insulina y la glucosa.
  • La oxidación de las grasas.
  • Y disminuye el colesterol LDL (que resulta ser el más perjudicial para la salud)

El tratamiento farmacológico debe considerarse cuando la dieta y ejercicio no son suficientes para conseguir un control adecuado de la patología tras un período razonable de tiempo (que se estima alrededor de 4 a 12 semanas aproximadamente)

Dentro de los medicamentos que se utilizan para la diabetes mellitus tipo 2 encontramos:

  • Sulfanilureas.
  • Metformina.
  • Colesevelam (secuestra ácidos biliares)
  • Insulinas y análogos.

Como hemos explicado anteriormente, es necesario que el paciente lleve una nutrición adecuada, que esté controlada por un profesional, ya que la finalidad de la dieta es contribuir a la normalización de los valores de glucemia a diario.

Recordemos que para lograr que la patología se mantenga lo más estable posible, el paciente debe procurar llevar un estilo de vida saludable y estar consciente de cuáles son las herramientas que tiene a su disposición para lograr su propio bienestar día a día. Por supuesto, también es necesario que lleve un control médico pertinente y regular.

María Vijande

Estudiante de Farmacia y curiosa a tiempo completo. Lectora, música y deportista a tiempo parcial. Y ya, que definir es limitar!

Ver perfil
Te puede gustar