Tratamiento de la disfunción eréctil

El sildenafilo y sus derivados suele ser el tratamiento de elección.

Para conseguir la erección el pene necesita un correcto aporte de sangre, una disminución en su salida, la presencia de testosterona y un estímulo sexual suficiente. En el resolver las alteraciones que puedan darse en estos factores, se enfoca tratamiento de la disfunción eréctil en la actualidad.

Los episodios ocasionales de disfunción eréctil son comunes en todos los hombres, pero, si estos se repiten sistemáticamente, se debe acudir al médico. Los episodios frecuentes pueden evidenciar la existencia de problemas de salud  de gravedad, tales como la arteriosclerosis o, incluso, trastornos nerviosos.

Cuando se plantea un tratamiento de la disfunción eréctil se debe tener en cuenta que quizá también sean necesarios cambios en el estilo de vida. La mayoría de las causas de la disfunción eréctil pueden tratarse, los primeros resultados aparecen, aproximadamente, en 3 meses. 

¿Qué es la disfunción eréctil?

Qué es la disfunción eréctil

La disfunción eréctil o impotencia es la incapacidad de obtener la suficiente erección del pene para conseguir la penetración vaginal y mantenerla hasta la eyaculación.

La prevalencia de esta enfermedad se estima en torno al 1– 10% en menores de 40 años, 2– 9% entre los 40 y los 50 años, un 20– 40% entre 60 y 70 años y 50– 100% en mayores de 70 años. La edad es, de esta manera, uno de los factores de riesgo más importantes para la disfunción eréctil.

Algunos medicamentos se asocian también a un mayor riesgo de sufrir disfunción eréctil. Dentro de esta categoría pueden destacarse los antihipertensivos y los psicótropos (antidepresivos sobretodo).

Ver también: Motivos por los que ya no quieres practicar sexo y su solución

Tratamiento de la disfunción eréctil

El tratamiento de la disfunción eréctil debe comenzar con la búsqueda y resolución de cualquier trastorno subyacente. Se recomienda al paciente mantener hábitos de vida saludable y, si procede, tomar las siguientes medidas:

  • Perder peso.
  • Eliminar el tabaco.
  • Ejercitarse con regularidad.
  • Reducir o eliminar el consumo de alcohol.
  • Cambiar los medicamentos que pueda tomar el paciente para otras patologías.

Los suplementos de testosterona (en forma de parches, geles o inyecciones) a veces ayudan a recuperar las erecciones, aunque su uso en el tratamiento de la disfunción eréctil es muy limitado. Primero se consideran métodos no invasivos, como las prótesis o los fármacos.

Aunque la mayoría de los hombres prefieren los medicamentos, los dispositivos mecánicos son muy efectivos y seguros. De esta forma, la terapéutica más extendida para el tratamiento de la disfunción eréctil se basa en:

  • Inhibidores de la fosfodiesterasa 5.
  • Colocación de una prótesis en el pene.
  • Inyecciones intracavernosas con alprostadilo.

Inhibidores de la fosfodiesterasa V

Inhibidores de la fosfodiesterasa V

El primer fármaco útil para la terapia oral de la disfunción eréctil fue el sildenafilo y apareció en torno al año 1998. Este fue el primer inhibidor selectivo de la fosfodiesterasa de tipo V al que han seguido otros como el tadalafilo y el vardenafilo.

La inhibición de la fosfodiesterasa potencia el efecto vasodilatador del NO y permite recuperar temporalmente la capacidad de erección del pene. Esto se consigue al relajar la musculatura lisa, permitiendo la entrada de sangre y la consiguiente erección.

Los inhibidores de la fosfodiesterasa V no producen la erección, independientemente del deseo sexual, aunque intensifican la respuesta eréctil ante la estimulación sexual. El efecto se alcanza a los 30-120 min viéndose retrasado por la ingestión de alimentos, por lo que se toma 1 h o más antes de la actividad sexual en dosis única.

Es importante aclarar que, los hombres que toman alguna medicación para el tratamiento de la angina de pecho, no deben tomar estos fármacos. La combinación puede disminuir la presión arterial a niveles peligrosos. Por otra parte, el tadalafilo presenta una acción más duradera que el sildenafilo. El tadalafilo puede durar más de 36 horas en comparación con las 4-6 horas propias del sildenafilo y el vardenafilo.

Ver también: La canela, efecto afrodisíaco y mucho más

Inyecciones intracavernosas

El tratamiento con autoinyecciones en el cuerpo cavernoso se utiliza cuando los inhibidores de la fosfodiesterasa son ineficaces. Consiste en la inyección intracavernosa de alprostadilo, que conduce a la erección en 15-20 minutos. La dificultad de la aplicación y la aparición de dolor y priapismo (duración de la erección de más de 2-3 horas), reducen mucho su uso. La alternativa es la utilización de alprostadilo por vía uretral, el cual tiene resultados aceptables.

Prótesis peneana

Prótesis peneana

En algunos hombres, la terapia farmacológica es ineficaz y entonces se opta por implantar una prótesis de pene. Estas prótesis pueden ser en forma de barras rígidas de silicona o dispositivos hidráulicos que se pueden inflar y desinflar.

Existe también el llamado anillo de constricción. Es de utilización en los hombres que pueden iniciar la erección pero no mantenerla. Tan pronto como se produce la erección, se coloca un anillo elástico alrededor de la base del pene que ayuda a evitar que la sangre salga del mismo y mantiene su firmeza.

Si no puede iniciarse la erección, se puede aplicar en el pene un dispositivo de vacío manual para la erección. Este dispositivo llena el pene de sangre al ejercer un ligero efecto de vacío. Posteriormente se coloca el anillo en la base del pene para mantener la erección. A veces, el anillo de constricción y el dispositivo de vacío se combinan con el tratamiento farmacológico.