Tratamiento de la fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad de etiología desconocida que provoca dolor musculoesquelético crónico.

El tratamiento de la fibromialgia es uno de los grandes retos actuales de la medicina. Por el momento se desconoce cuál es la causa de esta enfermedad. Esto supone una enorme limitación para encontrar una respuesta suficientemente contundente.

Lo que sí se sabe es que trae fuertes limitaciones a quien la padece. Esta enfermedad se caracteriza por ocasionar un dolor generalizado y crónico, especialmente en el aparato locomotor.

La ciencia ha podido determinar que es una enfermedad de origen reumatológico. También se ha establecido que el dolor se debe a un desequilibrio en los neurotransmisores. Sin embargo, sobre el tratamiento de la fibromialgia solo se sabe que debe incluir múltiples tipos de acción.

Aspectos generales de la fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad que a veces incapacita severamente a una persona. Lo más difícil de sobrellevar es el dolor, o “mialgia”, que es más intenso y prolongado que un dolor normal. También es difuso y afecta a varias partes del cuerpo al mismo tiempo.

Fibromialgia

Hay grandes dificultades en el diagnóstico de esta enfermedad. Hasta el momento no existe ninguna prueba de laboratorio que permita identificarla. Lo usual es que los médicos la diagnostiquen mediante la exploración clínica de los pacientes en 18 puntos del cuerpo que son sensibles a la presión. También se toman en cuenta síntomas comunes tales como:

  • Fatiga
  • Rigidez
  • Trastornos del sueño
  • Deterioro cognitivo
  • Depresión y ansiedad
  • Trastornos gastrointestinales

Los especialistas han clasificado la fibromialgia en cuatro tipos para facilitar el tratamiento:

  • Tipo I: si no hay enfermedad concomitante
  • Tipo II: cuando simultáneamente hay enfermedades reumáticas y autoinmunes
  • Tipo III: si hay grave alteración psicopatológica
  • Tipo IV: corresponde a los pacientes que simulan tenerla

Así es el tratamiento de la fibromialgia

El tratamiento de la fibromialgia no tiene un propósito curativo, sino solamente paliativo. El objetivo final es únicamente el de reducir los síntomas. Lo que se busca es que la persona tenga una mayor calidad de vida y que se mantenga lo más funcional posible.

Los expertos indican que lo recomendable es una psicoterapia de corte cognitivo-conductual.

Es importante recalcar que el tratamiento de la fibromialgia implica acciones en varios frentes. Básicamente se deben contemplar tres aspectos:

  • El manejo del dolor
  • El incremento de la funcionalidad
  • La condición psicosocial del paciente.

Uno de los aspectos cruciales es la educación del enfermo. Sin la cooperación plena y consciente del paciente es prácticamente imposible que funcione el tratamiento de la fibromialgia. Cuanto más comprometida este la persona, mayores son sus posibilidades de mejorar.

Tratamiento farmacológico

El tratamiento de la fibromialgia incluye un componente farmacológico, en el que se debe incluir una dosis de analgésicos y/o antiinflamatorios. Lo usual es que se empleen Tramadol, Paracematol o ambos combinados.

Los antiinflamatorios no esteroideos no parecen ser tan eficaces para el manejo del dolor. Por lo general se emplean como medida complementaria y casi siempre en cortos periodos de tiempo, pero no de manera sistemática.

También es usual que se empleen otro tipo de fármacos como benzodiacepinas, relajantes musculares, anticonvulsionantes, antidepresivos, esteroides y otros. Es importante recalcar que la automedicación es sumamente peligrosa en estos casos y que la eficacia de los medicamentos siempre es limitado.

Actividad física

La actividad física frecuente ha demostrado ser un componente esencial en el tratamiento de la fibromialgia. No solamente tiene efectos muy benéficos sobre la capacidad física del paciente, sino que también contribuye a disminuir los síntomas a corto plazo.

Ejercicios funcionales como tratamiento de la fibromialgia

Los ejercicios y la práctica deportiva deben ser personalizados. Es el médico quien debe orientar estas prácticas, que, de todos modos, tienen que ser graduales. Lo más adecuado es la actividad aeróbica, pues contribuye significativamente a mejorar el rendimiento general.

La natación y las diversas formas de hidroterapia y de hidrogimnasia han probado tener un efecto muy positivo en los pacientes con fibromialgia. También son recomendables las prácticas de relajamiento como Tai-Chi o yoga.

Psicoterapia y otras medidas eficaces

En el tratamiento de la fibromialgia es muy importante que el paciente desarrolle una actitud constructiva frente a la enfermedad. Es usual que quien la padece se vuelva irritable y caiga en fuertes episodios de tristeza o angustia. A la vez, esos estados de ánimo empeoran sus síntomas.

Psicoterapia conductual con una paciente deprimida por los dolores de la fibromialgia

Los expertos indican que lo recomendable es una psicoterapia de corte cognitivo-conductual. Esta permitirá que el enfermo canalice su abatimiento y no permita que la fibromialgia lo aísle o se convierta en un factor que deteriore sus relaciones interpersonales.

Finalmente, algunos, aunque no todos los pacientes, han reportado mejoría después de tratamientos de acupuntura, quiropraxis y homeopatía. Quien acuda a estas prácticas debe cerciorarse de que son aplicadas por un médico titulado.

  • Mease, P. J., Arnold, L. M., Bennett, R., Boonen, A., Buskila, D., Carville, S., … Crofford, L. (2007). Fibromyalgia syndrome. In Journal of Rheumatology. https://doi.org/10.1046/j.1563-258X.2003.03037.x
  • Bellato, E., Marini, E., Castoldi, F., Barbasetti, N., Mattei, L., Bonasia, D. E., & Blonna, D. (2012). Fibromyalgia syndrome: Etiology, pathogenesis, diagnosis, and treatment. Pain Research and Treatment. https://doi.org/10.1155/2012/426130
  • Arnold, L. M. (2010). The Pathophysiology, Diagnosis and Treatment of Fibromyalgia. Psychiatric Clinics of North America. https://doi.org/10.1016/j.psc.2010.01.001
  • Imamura, M., Cassius, D. A., & Fregni, F. (2009). Fibromyalgia: From treatment to rehabilitation. European Journal of Pain Supplements. https://doi.org/10.1016/j.eujps.2009.08.011