Tratamiento de la hemorragia posparto

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 17 octubre, 2018
La hemorragia posparto es una importante causa de muerte, sobre todo en países desarrollados. La mayoría de las veces se consigue evitar mediante procedimientos profilácticos.

La hemorragia posparto es una importante causa de muerte, sobre todo en países en vías de desarrollo. La mayoría de las veces se consigue evitar mediante procedimientos profilácticos. En este artículo conocerás cuál es el tratamiento de la hemorragia postparto.

¿Qué es la hemorragia postparto?

La hemorragia posparto se define como una pérdida sanguínea mayor de 500 ml o más en el término de 24 horas después del parto. A nivel mundial, el 75% de complicaciones posparto se corresponden con hemorragias, las cuales constituyen la principal causa de mortalidad materna en países en vías de desarrollo. La multiparidad y la gestación múltiple se asocian con un mayor riesgo de sangrado luego del parto.

Las causas más frecuentes de hemorragia posparto son:

  • Atonía uterina: falta de capacidad de contracción de los músculos del útero.
  • Traumas o laceraciones vaginales y cervical.
  • Rotura uterina
  • Retención de restos placentarios durante el alumbramiento.
  • Problemas de coagulación.
  • Puede agravarse si se sufre de anemia.

El tratamiento oportuno es indispensable para evitar muertes maternas. Estas medidas se encuentran enfocadas, en primer lugar, en disminuir los factores de riesgo.

Quizá te interese: ¿Cesárea o parto natural?

Manejo activo del alumbramiento

hemorragia posparto

El alumbramiento consiste en la expulsión de la placenta después de haber dado a luz. Cuanto más se contraiga el útero, menos durará esta fase del parto. El manejo activo del alumbramiento se ha mostrado positivo a la hora de reducir el riesgo de hemorragia:

Primero, suelen administrarse agentes uterotónicos. Estas sustancias que provocan que el útero se contraiga, acortando el alumbramiento. El agente uterotónico más recomendado es la oxitocina. En lugares en que no se disponga de ésta, pueden utilizarse ergometrina/metilergometrina o misoprostol. Debe palparse el abdomen periódicamente para comprobar que el útero ha alcanzado un grado de contracción adecuado.

Otras medidas son la tracción del cordón umbilical durante la asistencia de la extracción de la placenta en las cesáreas.

Descubre: Depresión posparto: qué es y cómo tratarla

Prevención del desgarro perineal

La zona perineal es aquella que rodea a genitales y ano. Es frecuente que, en partos incontrolados, el periné se desgarre, dando lugar a hemorragia. Es por ello que se lleva a cabo la episiotomía selectiva. Esta técnica consiste en generar un pequeño desgarro controlado en la zona perineal.

La episiotomía es efectiva a la hora de evitar hemorragias no-controladas. Sin embargo, también resulta beneficiosa a la hora de reducir complicaciones posteriores, como la cicatrización complicada.

Detección y tratamiento de la anemia durante el embarazo

La anemia puede agravar enormemente la hemorragia posparto. Es por esto que el diagnóstico y tratamiento de la anemia constituyen también medidas de prevención asociadas a la hemorragia. Así, a toda mujer embarazada se le recomienda consumir suplementos de hierro y ácido fólico al menos a partir de la novena semana de gestación.

Taponamiento con balón intrauterino

En el caso de la hemorragia postparto causada por atonía uterina se recomienda  de la técnica de taponamiento con balón intrauterino.  En caso de que los síntomas continúen se puede usar la embolización de la arteria uterina.

Solo en última estancia se propondrá una intervención quirúrgica.

Revisa también: La preparación al parto y sus beneficios

Esperamos que nuestro artículo te haya sido útil y que ya puedas reconocer los diferentes tratamientos para la hemorragia posparto.

  • Cabrera Ramos, S. (2010). Hemorragia Posparto. Revista Peruana de Ginecologia Obstetricia. https://doi.org/10.1016/j.ogc.2007.06.007
  • Calle, A., Barrera, M., & Guerrero, A. (2008). Diagnóstico y manejo de la hemorragia posparto. Rev Per Ginecol Obstet.
  • Campbell OM, Graham WJ. Lancet Maternal Survival Series Steering Group.Strategies for reducing maternal mortality: getting on with what works. Lancet. 2006; 368 (9543): 1284–99.
  • Khan KS, Wojdyla D, Say L, Gülmezoglu AM, Van Look PF. WHO analysis of causes of maternal death: A systematic review. Lancet. 2006;367 (9516): 1066–74.
  • OMS. (2014). Recomendaciones de la OMS para la prevención y el tratamiento de la hemorragia posparto. Organización Mundial de la Salud. https://doi.org/http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/141472/1/9789243548500_spa.pdf
  • World Health Organization. World Health Organization multicountry survey on maternal and newborn health. Geneva: WHO; 2012