Tratamiento de la hepatitis A

Afortunadamente la mayoría de los pacientes con hepatitis A se recuperan por completo y desarrollan inmunidad de por vida. Pero un pequeño porcentaje muere por hepatitis fulminante.

A pesar de que no existe un tratamiento de la hepatitis A que sea específico, los médicos continúan ofreciendo distintas alternativas para procurar la mejoría del paciente a través de fármacos, hábitos saludables, entre otras medidas afines.

La hepatitis A es una infección aguda causada por el virus de la hepatitis A, el cual afecta las células del organismo y el hígado. Principalmente se aloja en las heces fecales de una persona infectada por haber ingerido alimentos o líquidos contaminados.

El virus puede permanecer hasta 5 días antes de que el afectado experimente los primeros síntomas, incluso hasta 2 semanas después de que aumente la bilirrubina en la sangre con evidentes manifestaciones de ictericia.

La hepatitis A está presente en todo lugar; se presenta en forma esporádica y epidémica, a veces con recurrencias cíclicas. Los brotes son frecuentes en instituciones, en centros de atención, en las zonas marginales de las ciudades, en las zonas rurales, en lugares donde no hay un control estricto en las normas de potabilización del agua; asimismo en campamentos de refugiados y en grupos de soldados, especialmente en tiempos de guerra

–Ruíz Matus–

Síntomas

fiebre

El virus de la hepatitis A tarda en incubarse es alrededor de 14 a 28 días. Entre los síntomas principales se encuentran:

  • Fiebre.
  • Vómito.
  • Diarrea.
  • Náuseas.
  • Debilidad.
  • Inapetencia.
  • Malestar estomacal.
  • Dolor en la parte derecha del estómago.
  • Ictericia (pigmentación amarillenta en piel y ojos).

De interés: Consejos para limpiar el hígado de forma natural

¿Cómo se transmite?

El virus de la hepatitis A se contagia principalmente por vía fecal, lo cual puede ocurrir de las siguientes formas:

  • Por medio de la suciedad de las manos de la persona infectada (la falta de hábitos higiénicos puede transmitir el virus fácilmente).
  • Al tener contacto con la sangre o las heces de alguien con hepatitis A.
  • Al tener relaciones sexuales sin protección con una persona infectada.
  • Consumir alimentos o bebidas infectados por heces con el virus; es decir, frutas, verduras, agua y particularmente los mariscos.

No hay contagio cuando la persona infectada tose o estornuda. tampoco hay contagio cuando se toca al paciente. Por otra parte, la hepatitis A no se contagia a través de la leche materna.

En el mundo, las infecciones por el virus de la hepatitis A (VHA) ascienden aproximadamente a 1,4 millones de casos al año. Se estima que más del 50% de la población mayor de 40 años posee anticuerpos de tipo lgG contra el virus

–Roberto Alonso–

Diagnóstico

sangre 0

 

Para determinar que un paciente tiene hepatitis A se requiere una prueba de detección en la sangre de anticuerpos dirigidos contra el virus. De igual manera la prueba de la polimerasa con retrotranscriptasa (RT-PCR), puede identificar si el caso es positivo.

Tratamiento de la hepatitis A

Por lo general, la hepatitis A mejora de manera natural en un par de semanas. Pero hay casos en los que los afectados experimentan los síntomas durante un máximo de 6 meses. De ser así es necesario que el médico siga el caso sin recurrir a los medicamentos de venta libre.  

Halabe Cherem, afirma lo siguiente al respecto del tratamiento de la hepatitis A: No existe tratamiento específico para la hepatitis A aguda típica; el reposo en cama obligado no es esencial para la recuperación clínica completa pero muchos pacientes se encuentran mejor si restringen su actividad física. Algunos autores recomiendan el reposo en cama hasta que se normalicen las pruebas de funcionamiento hepático.

Medidas generales

Cómo lavarse las manos correctamente

  • Reducir el consumo de productos lácteos.
  • Lavarse las manos antes y después de ir al baño.
  • Se recomienda consumir carnes y pescados bien cocidos.
  • Evitar comer frutas en la calle porque pueden ser lavadas con agua contaminada.

Vacunación

Se requiere la aplicación de 2 dosis (con al menos 6 meses de diferencia) para que la vacuna sea eficiente. En el caso de los niños se les vacuna durante los 12 y 23 meses. Después pueden recibir la vacuna después de los 23 meses. Al igual que un adulto, puede recibirla en caso de no haber sido previamente vacunado. Sin embargo, hay personas que deberían consultar con un especialista antes de recibirla:

  • Las personas que padecen alguna enfermedad de intensidad moderada a severa.
  • La personas que han tenido alergias graves y que han puesto en riesgo su vida.

¿Qué es normal?

Vacunas 2

Como cualquier otro medicamento, las vacunas también tienen efectos secundarios leves que no se consideran señal de alarma. Lo normal es que estas reacciones perduren como máximo 3 días. Entre tales efectos se encuentran los siguientes: dolor, fatiga, cefalea, enrojecimiento y fiebre leve.

Referencias

Roberto Alonso,Antonio Aguilera. Diagnóstico microbiológico de las hepatitis virales. España: ElSEVIER, 2015.

José Halabe Cherem, Felipe Angulo Varguez. Hepatitis viral. México: Departamento de Medicina Interna, Hospital de Especialidades, 2000.

Dr. Jesús Felipe González Roldán. Hepatitis Virales. México: Secretaría de Salud, 2012.

Categorías: Enfermedades Etiquetas:
Te puede gustar