Tratamiento de la insuficiencia renal aguda

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gilberto Sánchez el 27 noviembre, 2018
El tratamiento de la insuficiencia renal aguda tiene como objetivo recuperar las funciones del riñón, bien sea por medidas farmacológicas o por la técnica de diálisis en casos más graves.

El tratamiento de la insuficiencia renal aguda tiene como objetivo corregir el funcionamiento de los riñones. Asimismo, también busca evitar que el líquido y los residuos se acumulen en el cuerpo mientras estos órganos se recuperan. Se puede clasificar el tratamiento en dos tipos farmacológico y diálisis.

Farmacológico

Este tratamiento de la insuficiencia renal aguda basada en fármacos tiene como objetivo equilibrar los líquidos en la sangre del organismo.

¿No lo sabías? ¿Qué es la litiasis renal?

Insuficiencia renal aguda por deshidratación

hombre con insuficiencia renal aguda

En el caso de que la insuficiencia se haya desarrollado por una deshidratación, es necesario reponer el volumen circulante. Esto se debe hacer cuantitativa o cualitativamente según las necesidades del paciente. Para ello, se suele administrar suero fisiológico en diferentes concentraciones, a 0,9% o 0.45%. Otra alternativa es el Ringer lactato, una solución para la perfusión que afecta al balance electrolítico-electrolito.

Además del suero fisiológico, también se administra un concentrado de hematíes en el caso de que haya hemorragias severas. Cuando se requiere una gran hidratación, se recomienda que se monitorice la presión venosa central. El objetivo es evitar posibles complicaciones como sub o sobre-reemplazo de líquidos.

Insuficiencia renal aguda con retención de líquidos

Hay situaciones en los que la insuficiencia renal se desarrolla con retención de líquidos, lo que provoca hinchazones en los brazos y piernas. En esta situación, se debe hacer uso de los diuréticos para que el cuerpo sea capaz de eliminar todo ese exceso de líquido y recuperar los niveles normales.

La función de los diuréticos

hombre con retención de líquidos

Los diuréticos más utilizados en la insuficiencia renal aguda son los diuréticos del asa. Estos fármacos producen un bloqueo del transporte de sodio, potasio y cloro en el asa ascendente del asa de Henle. Así, con este bloqueo conseguirán un aumento de la excreción de sodio y agua, aumentando la diuresis y natriuresis.

Además, la insuficiencia renal aguda normalmente va acompañada de un reducción muy acusada de la diuresis. Por eso, se recomiendan estos diuréticos ya que ayudarán a reducir la demanda de oxígeno. Así, se disminuirán los efectos derivados de la isquemia producida por la vasoconstricción a nivel renal. Entre estos fármacos encontramos:

  • Furosemida
  • Torasemida
  • Bumetanida

Hay situaciones en las que el paciente necesita una administración continua de diuréticos. De esta manera, se podrá mantener una concentración continua del fármaco en el lugar de acción.

En otros casos, el tratamiento con diuréticos no es suficiente y requiere la combinación con las tiazidas. El objetivo es provocar un efecto de potenciación de la natriuresis y diuresis.

Ver también: 2 jugos diuréticos que te ayudarán a limpiar tus riñones

¿Y los diuréticos tiazídicos?

Los fármacos tiazídicos son utilizados en el tratamiento de la insuficiencia renal aguda en combinación con los diuréticos de asa. Estos realizan la acción en la porción inicial del túbulo distal. Los diuréticos tiazídicos inhiben el cotransportador Na+/Cl- de la membrana lumial. Así, debido al bloqueo del transportador van a conseguir:

  • Aumento de la carga de Na en el túbulo distal. Así, se aumenta la posibilidad de intercambiarlo con potasio.
  • Aumenta la eliminación de K.
  • También produce una mayor eliminación de H+.
  • La absorción de calcio también aumentará, a diferencia de con los diuréticos del asa.

Estos fármacos los podemos clasificar según la duración de la acción:

  • Acción corta:
    • Clorotiazida.
    • Hidroclorotiazida.
  • De acción intermedia:
    • Bendroflumetiazida.
    • Indapamida.
  • Acción prolongada:
    • Clortalidona.

Diálisis

maquina de dialisis

La diálisis es una técnica utilizada para eliminar y limpiar la sangre del paciente. Esto se debe a que normalmente contiene sustancias tóxicas o sustancias peligrosas para el cuerpo, exceso de sal y de agua. Esta opción de tratamiento se elige en el caso de que los riñones fallen y se necesite sustituir el trabajo que ellos realizaban limpiando la sangre.

La diálisis se suelen indicar en las siguientes situaciones:

  • Hiperpotasemia persistente.
  • Ácidosis metabólica grave (ya que además esta situación puede favorecer la hiperpotasemia).
  • Sobrecarga de volumen de líquido que no responde a los diuréticos.
  • Síntomas urémicos claros, lo que incluye pericarditis y encefalopatía.
  • ”Inicio profiláctico”. Este hace referencia a someter a la diálisis a un paciente que presente anuria y que en poco tiempo probablemente tenga una sobrecarga de volumen. Para evitar esta situación, se le somete a diálisis antes de que padezca la sobrecarga. Así, podemos mejorar el manejo del volumen, de fármacos (ya que muchos de ellos se eliminan por vía renal) y de complicaciones.

Hay dos tipos de diálisis:

  • Hemodiálisis: esta técnica utiliza una máquina, ”riñón artificial”. La sangre del paciente pasa a través de ella y así esta realiza la función de los riñones.
  • Diálisis peritoneal: en este caso, se utiliza el peritoneo como filtro de sangre. Esta es una membrana que recubre la cavidad abdominal.