Tratamiento de la legionelosis

La Legionella se descubrió después de un brote en una convención de la Legión estadounidense en Filadelfia en 1976. Los afectados desarrollaron una forma de neumonía que finalmente se conoció como la enfermedad de los legionarios o legionelosis.

La legionelosis es una forma grave, a menudo letal, de neumonía. Su causa es la bacteria Legionella pneumophila, la cual se encuentra tanto en sistemas de agua potable como no potable. De hecho, la bacteria prospera tanto en fuentes de agua dulce y caliente, como jacuzzis y piscinas.

Esta enfermedad se contrae al respirar gotitas de agua contaminadas con la bacteria Legionella. Con frecuencia, los brotes se han relacionado con sistemas de agua en edificios de hospitales y spas de hidromasaje en hoteles y cruceros.

Muchas personas que están expuestas a la Legionella no se enferman. No obstante, la enfermedad del legionario es una enfermedad potencialmente mortal que requiere un tratamiento rápido. Un tratamiento de la legionelosis llevado a cabo con tiempo puede prevenir el deterioro de la calidad de vida a largo plazo.

Síntomas

La legionelosis comienza a manifestar los síntomas dentro de un plazo de tiempo de 2 a 14 días tras de la exposición a la bacteria. Por ende, a este lapso se llama período de incubación. Los síntomas de la enfermedad son similares a los de otros tipos de neumonía e incluyen:

  • Tos (productiva con esputos de sangre/ flema o improductiva.
  • Dolores de cabeza y musculares.
  • Fiebre por encima de 103 °F (39 °C).
  • Resfriado.

¿Quieres conocer más? Cómo bajar la fiebre con infusiones naturales

Factores de riesgo

Facultades del sistema inmunitario

  • Si se tiene un sistema inmune debilitado debido a otra enfermedad.
  • Si se padece de una enfermedad pulmonar crónica.
  • Si se es mayor de 50 años.
  • Si se padece cáncer.
  • Si se fuma.

Cuando la enfermedad del legionario no se trata, las complicaciones son potencialmente mortales ya que progresan rápidamente (especialmente en personas que ya tienen el sistema inmunitario debilitado). Entre estas se encuentran las siguientes:

  • Shock séptico (cuando una infección grave provoca insuficiencia orgánica y presión arterial muy baja).
  • Insuficiencia renal, que se desarrolla cuando los riñones no funcionan correctamente.
  • Insuficiencia respiratoria por neumonía.

Tratamiento de la legionelosis

El tratamiento de la legionelosis generalmente se inicia tan pronto como se sospecha la enfermedad, sin esperar confirmación. Esto reduce significativamente el riesgo de complicaciones. Muchos antibióticos son altamente efectivos contra la bacteria Legionella.

Las dos clases más potentes de antibióticos son los macrólidos (azitromicina) y las quinolonas (ciprofloxacina, levofloxacina, moxifloxacina, gemifloxacina, trovofloxacina).

Otros agentes que han demostrado ser efectivos incluyen los siguientes: tetraciclina, doxiciclina, minociclina y trimetoprima / sulfametoxazol. La eritromicina, el primer antibiótico de elección, ha sido reemplazado por antibióticos más potentes y menos tóxicos.

Tratamiento complementario

Uso de antibióticos

Tratar de curar un caso de legionelosis con remedios caseros es extremadamente insensato. No obstante, estos pueden resultar de gran para tratar algunos de los síntomas y procurarse alivio.

Esto le proporcionará al organismo la funcionalidad suficiente para responder a los antibióticos y eliminar la infección

Te recomendamos leer: ¿Qué son los antibióticos?

Hojas de olivo

Al comer o masticar hojas de olivo, puede defenderse contra esta infección bacteriana y también evitar que aumente su gravedad si la contrae. Los extractos de hojas de olivo han sido muy utilizados debido a sus propiedades antivirales y antibacterianas. En particular, ayudan a contrarrestar las cepas de bacterias que inducen la neumonía.

Infusiones de hierbas

Las infusiones de hierba gatera, equináceas y el té de manzanilla se han relacionado con la reducción de la fiebre, el fortalecimiento del sistema inmunitario y la relajación de los nervios. Tener un sistema inmune fuerte y reducir o romper la fiebre es una forma segura de respaldar los efectos de los antibióticos en el tratamiento de la legionelosis.

Té de semillas de anís

Infusión de anís

La legionelosis a menudo puede dar como resultado una tos severa con mucosidad o esputo. El té de semillas de anís se ha relacionado con la reducción de los síntomas respiratorios que son tan comunes e irritantes durante el proceso de curación de esta enfermedad.

Cítricos y jengibre

Desafortunadamente, la enfermedad hace que los pacientes pierdan el apetito en casi todos los casos. Esto es peligroso, ya que los alimentos y sus nutrientes son esenciales para que el cuerpo funcione correctamente y ayudan a que el medicamento elimine las bacterias que causan la enfermedad.

El jugo de limón, jengibre y un poco de sal y pimienta, puede ayudar a recuperar el buen apetito. Comer jengibre y pimienta en una rodaja de naranja puede contrarrestar la falta de apetito para que los pacientes puedan recuperar su energía y nutrientes.

Perspectiva después del tratamiento

El pronóstico generalmente es bueno para las personas sanas que reciben un tratamiento rápido. Sin embargo, la duración del tiempo de recuperación dependerá de la gravedad de la enfermedad y de la rapidez con que se reciba el tratamiento.

La legionelosis suele ser más grave en las personas mayores que tienen un sistema inmunitario debilitado u otras afecciones médicas. Cabe destacar que las personas mayores, y aquellos con otras condiciones de salud, son particularmente vulnerables a los efectos de esta patología.

Si el paciente es un anciano, este tiene un mayor riesgo de desarrollar complicaciones y es posible que deba permanecer en el hospital por un período prolongado. Muchas personas se recuperan completamente con tratamiento, pero la mayoría necesitará atención y un monitoreo cercano.

Mientras están en el hospital, los pacientes pueden recibir oxígeno u otro soporte respiratorio. También pueden recibir líquidos y electrolitos por vía intravenosa para tratar la deshidratación.

Referencias

1. Legionella, Legionella.org, http://legionella.org/about-the-disease/what-is-legionnaires-disease/treatment/

2. Diagnosis and treatment of legionella pneumonia, PubliMed, National Library of Medicine, National Institutes of Health, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12442211

3. Treatment of Legionnaires’ disease. Current recommendations, PubliMed, National Library of Medicine, National Institutes of Health, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7691508

4. Legionellosis, World Health Organization, http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs285/en/

5. The treatment of Legionnaires’ disease, Journal Antimicrobial Chemotherapy, https://academic.oup.com/jac/article/43/6/747/754719

Categorías: Medicamentos Etiquetas:
Te puede gustar