Tratamiento de la psoriasis

El tratamiento de la psoriasis reduce los síntomas mediante la combinación de diferentes terapias.

El tratamiento de la psoriasis es sintomático y depende de la situación clínica de cada paciente.

De hecho, no hay uno definitivo porque existen distintos que mantienen la enfermedad controlada y minimizan, en algunos casos, los síntomas.

Síntomas

  • Inflamación
  • Enrojecimiento
  • Descamación
  • Picor

Posibles tratamientos

  • Terapias tópicas
  • Fototerapia y fotoquimioterapia
  • Fármacos sistémicos orales
  • Terapias biológicas

También puedes visitar: Efectos de la quimioterapia en tu organismo

Terapias tópicas

Son tratamientos de inicio que se emplean para la mayoría de los psoriásicos. Consiste en la aplicación de cremas y lociones de forma externay localizada en las lesiones cutáneas.

Entre los fármacos más utilizados tópicamente para el tratamiento de la psoriasis encontramos:

  • Análogos de la vitamina D
  • Corticoides típicos
  • Queratolíticos
  • Retinoides tópicos
  • Alquitranes

Análogos de la vitamina D: calcitriol, calcipotriol o tacalcitol.

El más eficaz es el calcipotriol. Aunque la respuesta clínica de estos anánologos es más lenta que la de los corticoides de alta potencia, el tener mejor perfil de seguridad, los hace muy útiles para el tratamiento a largo plazo.

Es recomendable utilizarlos en combinación con un corticoide de uso tópico. Esto se debe a que esta combinación es más eficaz que cualquiera de ellos en monoterapia.

A pesar de su elevada seguridad, los análogos de la vitamina D poseen un efecto adverso bastante marcado: la posibilidad de producir irritación de la zona de la piel lesionada. Por esta razón, debe evitarse la exposición solar tras su aplicación.

Corticoides típicos

Este grupo de medicamentos actúan principalmente aclarando las placas y reduciendo la inflamación. Se utilizan los de baja potencia para zonas delicadas (cara y pliegues) y los de potencia más alta para el cuero cabelludo, zonas con placas más gruesas, manos y pies.
Aplicación de corticoides en una erupción psoriásica
Además, es recomendable utilizar los de potencia más alta al principio. Después trata de continuar con los de más baja. Incluso puedes combinarlos con otras terapias como con los análogos de la vitamina D.
Se debe tener precaución con los corticoides ya que presentan efectos adversos tanto locales como sistémicos.
Dentro de los locales encontramos:
  • Disminución del grosor de la epidermis
  • Aclaramiento de la piel por inhibición de los melanocitos
  • Dermatitis rosaceiforme
  • Púrpura

Los efectos sistémicos son poco frecuentes pero graves, entre ellos encontramos la inhibición del eje hipotálamo-hipófisis y el Síndrome de Cushing.

Para evitarlos, se recomienda un máximo de dos aplicaciones al día, teniendo en cuenta que presentan efecto rebote si se suprime de golpe el tratamiento.

Queratolíticos: ácido acetilsalicílico (aspirina)

El uso del ácido acetilsalicílico se limita a eliminar las placas escamosas. Igualmente favorece la renovación del tejido y potencia la eficacia de los medicamentos asociados al facilitar su absorción. Así, lo consideramos un tratamiento complementario.

Retinoides tópicos

Son los análogos de la vitamina A. El tazaroteno es el único disponible para el tratamiento de la psoriasis y se utiliza en combinación con los corticoides.
Sin embargo, puede producir irritación de la piel (evitar su uso en cara o pliegues cutáneos). Además, como todos los análogos de la vitamina A, es fotosensible y teratogénico, por lo que esta contraindicado en las mujeres gestantes.

Alquitranes

Es el tratamiento de la psoriasis más antiguo. Son preparados a base de brea de hulla. Se usan intermitentemente en pliegues cutáneos, aunque a veces producen rechazo por su olor y por su facilidad de manchar la ropa.

También son fotosensibles, por lo que se debe evitar la exposición solar después de su aplicación.

Quizás te interese: Tips para tomar sol de la manera más sana

Fototerapia y fotoquimioterapia

Estos tratamientos se utilizan cuando el paciente no responde adecuadamente a las terapias tópicas o las placas son muy extensas.

  • Fototerapia: son los rayos UVB (los de banda estrecha son mas eficaces y producen menos quemaduras). Se utiliza en combinación con tazaroteno, análogos de vitamina D o tratamientos sistémicos.
  • Fotoquimioterapia: también denominada PUVA. Consiste en la combinación de la raciación UVA posterior a  la admistración tópica u oral de un psorelano que actúa como fotosensibilizante. Su uso es alternativo en aquellos pacientes en los que los UVB no son resultantes, ya que el PUVA tiene una mayor eficacia y un efecto más prolongado, pero está asociado al basiloma (carcinoma basocelular) y melanona.
Fototerapia en una mano como tratamiento de la psoriasis

Fármacos sistémicos orales

El tratamiento sistémico esta indicado en el caso que no respondan a otras terapias. Fundamentalmente, se basa en la administración de inmunosupresores y retinoides.

Inmunosupresores

Dentro de estos fármacos, es más utilizado es el metotrexato, sobre todo en tratamientos de larga duración.

El paciente debe ser monotorizado debido a sus efectos adversos graves. También debe evitarse el embarazo hasta 3 meses depués del tratamiento con este fármaco, tanto en mujeres como en hombres.

Otro fármaco inmunosupresor utilizado es la ciclosporina oral, que presenta una eficacia parecida o incluso superior al metotrexato.
Sin embargo, es nefrotóxica y produce hipertensión, por lo que requiere la monotorización de los pacientes.Se recomienda para tratamientos intermitentes y de corta duración.

Retinoides

La acitretina, análogo de la vitamina A, puede considerarse como alternativa en pacientes con psoriasis pustulosa e inmunodeprimidos que no puedan utilizar fármacos inmunosupresores.

Aunque se puede combinar con UVB o PUVA, es menos eficaz que la ciclosporina y mantiene su teratogenicidad hasta 2 años depués del tratamiento.

Terapias biológicas como tratamiento de la psoriasis

Se resevan para pacientes con contraindicación o intolerantes a PUVA y tratamientos orales sistémicos. El ustekinumab es un fármaco biológico cuya única indicación es la psoriasis. Requiere de monorización para controlar sus efectos adversos ya que no se conoce su seguridad a largo plazo.