Tratamiento de la rabia

María Vijande 10 diciembre, 2017
El tratamiento de la rabia se basa en la limpieza en profundidad de la herida y en la inyección de la vacuna correspondiente.

El tratamiento de la rabia se debe llevar a cabo cuanto antes siempre que se sospeche que una persona pueda estar infectada con el virus, aunque no haya señales o síntomas de ella todavía. Existen tres puntos básicos en los que se puede actuar contra esta enfermedad:

  • Prevención.
  • Tratamiento sintomático.
  • Tratamiento de la rabia inmediatamente después de la exposición.

Prevención

Existen dos tipos de prevención en cuanto a la rabia, la enfocada en animales y la enfocada en el ser humano. Por un lado, se debe procurar eliminar la rabia en animales y evitar las mordeduras de perro y, por otro lado, se debe llevar a cabo una sensibilización sobre la rabia y un proceso de inmunización en la población.

¿No lo sabías? Técnicas Montessori para canalizar la rabia y el nerviosismo en los niños

Eliminar la rabia canina

Eliminar la rabia canina

La vacunación de los perros es la forma más rentable de eliminar la rabia canina, siendo además, la estrategia más eficaz para prevenir la rabia en el ser humano. Con este método, se reduce en gran medida la necesidad de profilácticos posteriormente, así como el número de fallecimientos asociados a la rabia.

Sensibilización sobre la rabia y la prevención de las mordeduras de perros

El adiestramiento canino está dirigido a conseguir un buen comportamiento y, con ello, prevenir posibles mordeduras. Para ello, es necesario mejorar los conocimientos de las comunidades en lo referido a la prevención y lucha contra la rabia, en concreto, sobre la responsabilidad que supone tener un perro como mascota y la prevención y tratamiento de las mordeduras.

El compromiso de las comunidades, y su participación activa en los programas de prevención que se llevan a cabo, es una herramienta muy importante para mejorar la cobertura y la recepción de la información por la población general.

Inmunización humana preventiva

Inmunización humana preventiva

Hoy en día existen vacunas contra la rabia de carácter preventivo, es decir, se producirá la inmunización aunque no exista exposición al virus. La vacuna de la rabia se recomienda concretamente en personas que:

  • Vayan a viajar a zonas remotas donde haya alta incidencia de rabia.
  • Sean extranjeras y que vivan en países de transmisión de la enfermedad.
  • A los niños que vivan o visiten zonas de alto riesgo, ya que suelen jugar con los animales.
  • Tengan ocupaciones de alto riesgo (personal de laboratorio que trabaja con el virus de la rabia u otros).
  • Personales que puedan tener contacto directo con: murciélagos, animales carnívoros y otros animales mamíferos de zonas afectadas por la rabia.

De interés: Cómo repeler insectos en casa sin usar tóxicos

Tratamiento de la rabia inmediatamente después de la exposición

Se trata de un tratamiento profiláctito post-exposición. El objetivo de este tratamiento es impedir que el virus entre en el sistema nervioso central, ya que esto provocaría la muerte inmediata. Los pasos para llevar a cabo este tratamiento son:

  1. Limpiar la herida lo antes posible: Esto se debe hacer mínimo durante 15 minutos con agua y jabón, con alcohol o povidona yodada.
  2. Administrar una vacuna de la rabia potente y eficaz. La pauta de vacunación, del tratamiento de la rabia, es de 5 dosis, las cuales han de ser repartidas en un mes, en los días 1, 3, 7, 14 y 30, siendo el primer día el día de la exposición.
  3. Administrar, en caso de que esté indicado, la inmunoglobulina antirrábica. Se trata de una preparación de anticuerpos que atacan directamente al virus sin necesidad de activar al sistema inmune.
    • Así pues, impiden que el virus alcance el sistema nervioso y la consecuente muerte del paciente. Se suele administrar ante heridas muy profundas y que presentan mucho sangrado, y no presenta efectos adversos importantes.

Es importante decir que, si el individuo no puede ser vacunado el mismo día en el que ha estado expuesto al virus, también puede vacunarse durante un período de dos semanas, pero teniendo en cuenta que la eficacia va disminuyendo a medida que pasan los días.

Tratamiento sintomático

Tratamiento sintomático

El tratamiento de la rabia sintomático se debe utilizar cuando ha habido un fracaso de la vacunación o del tratamiento profiláctico, o cuando este no llegó a realizarse y el individuo ya presenta los síntomas propios de la enfermedad.

Así pues, el tratamiento sintomático va dirigido a reducir la hiperactividad y el miedo al agua o al aire, que son síntomas característicos de la rabia. Para ello, se utilizan tranquilizantes y sedativos. Sin embargo, es importante destacar que hoy en día no hay ningún tratamiento conocido para una infección de rabia, aunque sí existen informes de pacientes que han sobrevivido gracias a tratamientos experimentales.

 

María Vijande

Estudiante de Farmacia y curiosa a tiempo completo. Lectora, música y deportista a tiempo parcial. Y ya, que definir es limitar!

Ver perfil
Te puede gustar