Tratamiento de la retención urinaria postoperatoria

22 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
La retención urinaria postoperatoria tiene una prevalencia de entre el 12 % y el 50 %, dependiendo de las características de cada paciente, del tipo de cirugía y de la anestesia utilizada.

La retención urinaria postoperatoria es bastante frecuente en los pacientes ancianos. Especialmente tras las cirugías abdominales y ortopédicas. Tiene una prevalencia entre el 12 % y el 50 %, dependiendo de las características de cada paciente, del tipo de cirugía y de la anestesia.

Los factores de riesgo más habituales son la inmovilidad, el dolor, los fármacos, la edad avanzada y el género masculino. No obstante, en todos los casos hay que considerar los antecedentes urológicos.

Causas de la retención urinaria postoperatoria

Médico con bote de orina

La retención urinaria es una complicación postoperatoria habitual. Se observa con una frecuencia elevada en los pacientes que se someten a intervenciones perianales y de reparación de hernias. Las causas de la retención urinaria postoperatoria pueden ser diversas y entre ellas se incluyen:

  • Obstrucción del tracto urinario inferior: causada por la inmovilidad, impactación fecal o por la cirugía.
  • Hipocontractilidad vesical: relacionada con los fármacos utilizados.
  • Lesión del nervio parasimpático pélvico: en algunos tipos de cirugía pélvica.

Es aconsejable tratar de evitar la colocación de un catéter vesical permanente. Para ello se recurre a micciones programadas y reeducación vesical.

Además, durante el ingreso hospitalario, se puede producir retención urinaria. Especialmente si se trata de ancianos frágiles o que presenten deterioro funcional pélvico.

¿Cuáles son los síntomas asociados?

Cuando hay retención urinaria postoperatoria se siente urgencia y dolor en la zona. La percusión suprapúbica revela la existencia de plenitud y sensibilidad. Además, puede haber síntomas como:

  • Incapacidad para orinar.
  • Dolor suprapúbico e inquietud.
  • Distensión abdominal.
  • Vejiga llena y necesidad de orinar.
  • Escalofríos, temblores, sudor y cefalea.

También te puede interesar: Infecciones del tracto urinario en niños

Diagnóstico

Análisis de orina

Para el diagnóstico, se hace una exploración física. La incomodidad y el dolor en la parte baja del abdomen pueden indicar retención urinaria postoperatoria. La palpación y percusión del área suprapúbica es otro método utilizado para el diagnóstico aunque no es muy sensible a la hora de medir el volumen urinario residual.

Por otro lado, el sondaje vesical se utiliza tanto para el diagnóstico como para el tratamiento. Mientras que el empleo de los ultrasonidos permite medir el volumen contenido en la vejiga de una forma muy exacta. Por este motivo, si el volumen es mayor de 600 ml está indicado el sondaje.

¿En que se basa el tratamiento?

Sin embargo, en la mayoría de los casos la retención urinaria postoperatoria es una anomalía reversible. Aparece por una descoordinación de los músculos del trígono y detrusor como consecuencia del dolor y las molestias postoperatorios.

Generalmente, el problema se aborda mediante el uso de una sonda. Los principios generales del tratamiento de la retención urinaria aguda consisten en la colocación inicial de una sonda recta o de una sonda de Foley. Sobre todo en los pacientes ancianos y en los que se han sometido a una resección anterior, ya que pueden ser incapaces de percibir la sensación de plenitud que provoca la retención.

El empleo de fármacos colinérgicos, combinados con un sedante pueden ayudar. Para poder prevenir una retención aguda, es esencial conocer el tiempo transcurrido desde la última micción hasta el momento presente. La mayoría de los pacientes no deben estar más de 6 o 7 h sin orinar.

Lee también: 6 ejercicios para prevenir la incontinencia urinaria

Factores de riesgo de la retención urinaria postoperatorio

Estos son algunos factores de riesgo que favorecen la retención urinaria después de haberse sometido a una operación. No quiere decir que si el paciente presenta alguno de ellos vaya a padecer la enfermedad, solamente aumentan las probabilidades de padecerla.

  • Edad y sexo: en pacientes mayores de 50 años es más frecuente.
  • Tipo de cirugía: la incidencia de retención urinaria postoperatoria es inferior al 4%. Aunque puede llegar a ser superior al 80% en procesos como la artroplastia de cadera.
  •  Comorbilidades: sobre todo enfermedades neurológicas como ictus, poliomielitis, esclerosis múltiple, lesiones espinales así como la neuropatía diabética y alcohólica.
  •  Fármacos: numerosas drogas utilizadas en el período perioperatorio pueden interferir en la función vesical. Agentes anticolinérgicos como la atropina bloquean las contracciones del músculo detrusor de la vejiga necesarias para la micción. Por este motivo, pueden causar hipotonía vesical y retención urinaria postoperatoria.
  •  Fluidos intravenosos: la cantidad de fluidos intravenosos puede influir en el desarrollo de la afección. De hecho, en determinadas cirugías como la anorrectal si se administran más de 750 ml podría incrementar el riesgo de retención urinaria postoperatoria.
  • Timbó Barbosa, F., Bezerra Wanderley Barbosa, T. R., & Martins de la Cunha, R. (2014). Comparación entre bloqueos epidural y paravertebral torácicos continuos para analgesia postoperatoria en pacientes sometidos a toracotomías: metaanálisis de ensayos clínicos. Brazilian Journal of Anesthesiology (Edicion En Espanol). https://doi.org/10.1016/j.bjanes.2014.03.009
  • Verger-Kuhnke, A. B., Reuter, M. A., Epple, W., & Ungemach, G. (2013). La resección transuretral de la próstata de baja presión hidráulica, resultados en 340 pacientes con adenomas grandes. Actas Urológicas Españolas. https://doi.org/10.1016/s0210-4806(06)73555-0
  • Córdova, A. J., Hernandez Favela, P., & Nava, E. (2012). Analgesia post cesárea con sulfato de morfina en infusión epidural. Medigraphic-Artemisa.