Tratamiento de la timpanoesclerosis

13 diciembre, 2018
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
Los síntomas de la timpanoesclerosis son muy parecidos a los de la otitis. La realización de una exploración física del oído es la única forma de diferenciarlas. De ahí la conveniencia de acudir al médico ante la aparición de síntomas como dolor, fiebre, vértigo y pitidos en los oídos.

La timpanoesclerosis es una de las muchas afecciones de oído que puede causar problemas graves para el paciente que la padece. Se trata de una enfermedad que se desarrolla por una infección en el oído. Tiene lugar de forma similar a la otitis, por ejemplo. En general, suele ser una secuela de este tipo de afecciones; es decir, corresponde a la etapa más avanzada de estas.

Cuando aparece la timpanoesclerosis, se observan manchas blanquecinas en la membrana timpánica. Estas suelen bloquear la cadena de huesecillos, lo que impide la correcta transmisión del sonido. La timpanonoesclerosis se trata con antibióticos, si bien puede ser necesario, en ocasiones, hasta practicar cirugías. En este artículo, te explicamos todo esto y mucho más.

Síntomas de la timpanoesclerosis

Los síntomas que padecen las personas con timpanoesclerosis son muy parecidos a los que tienen una otitis. El principal signo es un dolor agudo e intenso que puede ir acompañado de la sensación de taponamiento.

Como los síntomas son muy semejantes a los de la otitis, el paciente no es capaz de determinar bien si está padeciendo esa infección o la enfermedad de la que estamos hablando.

La realización de una exploración física del oído es la única forma de diferenciarlas. Solo así se podrán apreciar las manchas blanquecinas en la membrana timpánica. No obstante, aparte del dolor y de las manchas, el paciente podría sufrir otros síntomas, como son:

  • Fiebre
  • Tinnitus o pitidos en los oídos
  • Vértigo
  • Otorrea (es decir, expulsión de líquido purulento por el conducto auditivo externo)
  • Irritabilidad emocional

Ante la aparición de cualquiera de estos síntomas, es sumamente necesario acudir al médico cuanto antes. De esta manera, se podrá tratar la afección lo antes posible y evitar que se convierta en timpanoesclerosis. Conviene decir esta es una afección permanente y muy nociva para la audición.

Quizá te interese leer, además: ¿Por qué nuestros oídos producen cera? ¿Cómo lo hacen?

Causas

Como se ha dicho antes, esta enfermedad se debe a una infección en el oído que llega a su etapa más avanzada. Insistimos en que esta situación es irreversible para la persona. Son varias las situaciones que confluyen, no obstante, para que una infección de oído se desarrolle de esta manera.

Por un lado, tiene lugar la obstrucción del tímpano como consecuencia de la infección. Ello condiciona que la caja timpánica vea reducido su volumen de manera considerable. Y esto es algo que ocurre generalmente debido a la presencia de algún tipo de tejido cicatricial.

Por otro, la infección que afecta al tímpano se prolonga en el tiempo. Esta es la causa de la presencia de las manchas blanquecinas en la membrana timpánica, que por lo general se observan en el examen médico previo al diagnóstico.

No es que tengan que concurrir al mismo tiempo todas estas situaciones. Simplemente, con que sufra una de ellas ya tiene muchas probabilidades de padecer esta enfermedad.

Si te interesa ampliar información, te recomendamos leer: 8 soluciones naturales para aliviar la otitis o la inflamación de los oídos.

Tratamiento de la timpanoesclerosis

Como se señaló con anterioridad, la timpanoesclerosis suele producirse por la reiteración de episodios de otitis. O bien, por no tratar este tipo de infecciones de manera adecuada. Por esta razón, es fundamental atender lo antes posible cualquier síntoma de los antes descritos. Para revertir la otitis, es necesario tomar antibiótico, el cual debe ser indicado oportunamente por un facultativo.

Cuando la otitis alcanza la fase más avanzada de la infección, la pérdida de audición que se produce como resultado de la timpanoesclerosis es irreversible. Atendiendo a ello, el recurso que queda es el uso de audífonos. Así, el paciente podría recuperar la calidad auditiva.

Timpanoesclerosis.

Por otra parte, la mejor manera de evitar esta situación es controlar la aparición de otitis. Para ello, es importante no someterse a cambios bruscos de temperatura. También es muy importante la higiene. Eso sí, conviene no utilizar bastoncillos u otros objetos que puedan dañar el canal auditivo.

Antes bien, se debe hacer uso de protectores auditivos. Además, es importante secarse bien las orejas después del baño en piscinas o albercas, pues, lo contrario favorece la aparición de infecciones como la otitis externa.

  • Ba Huy, P. T.(2005). “Otitis media crónica. Historia natural y formas clínicas”, EMC-Otorrinolaringología, 34 (2): 1-27.
  • Flores Carmona, E; Contreras Molina, P., y Sánchez Palma, P. (2015). “Exploración física del oído”. En Libro virtual de formación en ORL. Málaga: SEORL-PCF.
  • Gurr, A., Hildmann, H., Stark, T. et al. (2008). “Treatment of tympanosclerosis”,  ENT, 56: 651.
  • Stenström, J. S. (1979). “Deformities of the ear”. En Grabb, W., C., Smith, J. S. (ed.), Plastic Surgery. Boston: Little, Brown and Co.