Tratamiento de la gastritis, bronquitis y dolores menstruales con el anís verde

Si bien es conocido por tener propiedades carminativas que alivian los gases y favorecen las digestiones, el anís verde también puede ayudarnos a calmar estados de ansiedad y nerviosismo

Las primeras noticias escritas que tenemos sobre el uso de esta planta se remontan a unos 1500 años antes de Cristo, en escritos egipcios; se tiene noticia también del uso de la misma en otras culturas antiguas como la hindú, la china, la griega, y la romana.

Su origen se encuentra en el Oriente, importada por los árabes a España y al mediterráneo. Planta de tipo herbáceo, alcanza apenas los 80 cms de altura, las flores son muy aromáticas, blancas, y crecen formando ramilletes. Entre sus características botánicas, hemos de mencionar que es una planta anual, de pétalos blancos y fruto velloso, ovalado, de tallo recto, redondo y con muchas ramificaciones, y cuyo hábitat es predominante de climas templados y cálidos creciendo tanto a nivel del mar, como hasta los 2000 metros de altitud.

Se relaciona con terrenos de cultivo de regadío, y en zonas vírgenes está asociado a bosque tropical y a pastizal.

Propiedades medicinales

Debido a la composición química, presenta una serie de propiedades como son: carminativa, digestiva, espasmolítica a nivel respiratorio y digestivo, expectorante, antiséptico y fungicida. El aceite esencial del fruto presenta una actividad antibiótica contra las bacterias Bacillus subtilis, Escherichia coli, Pseudomona aeruginosa y Staphylococcus aureus, y el hongo Candida albicans.

Usos y Aplicación

Veamos algunos de sus usos medicinales:

Internos

  • Es uno de los mejores carminativos naturales que existen, lo que ayuda enormemente para aliviar los gases estomacales e intestinales, lo que añadido a su capacidad antiespasmódica y sedante es ideal para el tratamiento natural coadyuvante de las gastritis (podemos usarlo además del tratamiento farmacológico que nuestro médico nos haya prescrito). Ello se debe a la presencia en su composición de anetol y bisolobeno, que favorecen la digestión de los alimentos.
  • Eficaz para ayudar a los pulmones a eliminar el exceso de mucosidad, ya que es un buen expectorante, cualidad acrecentada por sus principios anti-inflamatorios y antitusivos, por lo que también es factible usarlo para aliviar los síntomas de la bronquitis. 
  • Es un buen calmante de los estados de nerviosidad y ansiedad leve, ya que posee propiedades sedantes.
  • Se ha comprobado que el uso de sus frutos es bueno para regular las menstruaciones irregulares y para el alivio de dolores menstruales. 
  • Se le han atribuido otras propiedades, como su capacidad galactógena en las mujeres lactantes,  y su poder afrodisíaco.

Para conseguir los efectos mencionados líneas arriba, hay varias maneras de prepararlo:

  • Para los problemas digestivos, se aconseja hacer una infusión con una cucharada de semillas secas por taza de agua dejándola hervir durante diez minutos. Tomaremos un par de tazas diarias bebiéndolas a sorbos de vez en cuando.
  • Para los problemas respiratorios, es bueno que hagamos una infusión de media cucharadita por taza y preparada de igual forma, bebamos de 2 a 3 tazas diarias después de las comidas. 
  • Una proporción parecida, una cucharada por litro y dos tazas diarias, sirven para calmar los nervios, y para los dolores menstruales y menstruaciones irregulares es útil tomar tres tazas diarias de una infusión hecha con una cucharadita de semillas secas por taza de agua

Externos

También podemos usar el anís verde de forma tópica, es decir, externa, para el tratamiento de

  • Dermatosis del tipo pitiriasis, tricofitosis, conocido también como pie de atleta, candidiasis (por ejemplo úlceras o aftas en la boca) y pediculosis.
  • También se puede usar para las faringitis (en este caso hacemos una tisana mixta con frutos de anís machacados mezclados a partes iguales con hojas secas de malvavisco, menta y salvia, y haremos gárgaras con la misma).

Contraindicaciones…

Se recomienda no administrar el anís verde a los niños menores de seis años ni a personas con alergias respiratorias.

De igual manera debe controlarse su consumo y hacerlo de manera moderada puesto que puede producir reacciones de hipersensibilidad cutánea, así como respiratorias y gastrointestinales.

Te puede gustar