Tratamiento de las hemorroides

Edith Sánchez 12 noviembre, 2017
Las hemorroides son venas inflamadas en la zona perianal que causan dolor y las padecen millones de personas en todo el mundo. Como siempre, lo mejor es tomar medidas preventivas

El tratamiento de las hemorroides exige paciencia y constancia. Este es un mal sumamente molesto y bastante extendido en en la población. Quienes lo padecen sufren mucho con los síntomas, que, en algunos casos, llegan a ser incapacitantes.

Las hemorroides son venas que están situadas en las proximidades del ano. Cuando se inflaman producen picor, dolor y sangrado. Los síntomas empeoran si hay estreñimiento o heces duras. También por la acción química de algunos compuestos como la cafeína, la teína, el alcohol o las especias, entre otros.

Para el tratamiento de las hemorroides existen desde remedios caseros hasta procedimientos quirúrgicos. Todo depende del nivel de gravedad y de las características de la inflamación. En todo caso, siempre vale la pena comenzar por las soluciones más sencillas e ir escalando si es necesario.

Las cremas menos recomendables son las que contienen corticoides, pues podrían causar prurito y dermatitis local

Medidas preventivas para el tratamiento de las hemorroides

Medidas preventivas para el tratamiento de las hemorroides
Hay una serie de medidas naturales, preventivas y curativas, para el tratamiento de las hemorroides. Las medidas preventivas más importantes son:

  • Evitar a toda costa el estreñimiento. Las deposiciones difíciles aumentan la intensidad de los síntomas. Para impedir que esto suceda, lo mejor es mantener una dieta rica en fibra y líquidos abundantes.
  • Ejercitarse frecuentemente. El sedentarismo incrementa los síntomas de las hemorroides, especialmente si pasas mucho tiempo sentado. Lo ideal es practicar frecuentemente una actividad física, aunque es desaconsejado el ciclismo, la equitación y el remo.
  • Evitar algunos alimentos. Entre ellos están el café, las bebidas oscuras, el chocolate, las comidas muy condimentadas, el alcohol y el exceso de sal.
  • Utilizar ropa interior de algodón.

Muchas personas emplean laxantes para evitar el estreñimiento. Sin embargo, deben ser utilizados con precaución y siempre siguiendo las indicaciones del médico. Aunque se trata de un método eficaz, puede ocasionar otros problemas.

De interés: Cura las hemorroides con una dieta adecuada

Cremas y ungüentos

Cremas y ungüentos

Los síntomas de las hemorroides inflamadas pueden ser tratados con cremas y ungüentos. Aunque existen muchas opciones en el mercado, lo mejor siempre es que sean prescritos por un médico. Los componentes más comunes de estos productos son astringentes, que por lo general son suaves, y también:

  • Antisépticos suaves.
    • Óxido de bismuto.
    • Óxido de zinc.
    • Hamamelis.
    • Alatoína.
  • Anestésicos locales.
  • Corticosteroides.
  • Emolientes.

Las menos recomendables son las que contienen corticoides, pues podrían causar prurito y dermatitis local. El uso de cremas generalmente se complementa con la ingestión de analgésicos. A su vez, las preparaciones más seguras son aquellas que contienen astringentes suaves.

Los casos más graves pueden exigir una hemorroidectomía

Es frecuente que también se empleen supositorios para el tratamiento de las hemorroides. Muchos de estos productos son de venta libre en las farmacias. Sin embargo, se recomienda tener precaución al utilizarlos. La mayoría de ellos contienen corticoides y anestésicos locales que, eventualmente, pueden causar efectos adversos.

Ver también: Cómo tratar las hemorroides de forma natural

Tratamientos más especializados

Tratamientos más especializados

A veces, no es suficiente con hacer dieta y aplicar ungüentos en la zona afectada. Cuando las hemorroides son internas y ocasionan mucho dolor o son muy sangrantes, el médico podría indicar alguno de los siguientes tratamientos:

  • Bandas elásticas. Sirven para estrangular la hemorroide y causar necrosis. Al cabo de unos días esta se cae sola.
  • Coagulación con láser o luz infrarroja. En este procedimiento se aplica calor sobre la zona afectada para producir coagulación. La hemorroide se encoge y desaparece.
  • La crioterapia. En este método se congela la hemorroide con nitrógeno líquido. Genera inflamación en el ano y la cicatrización es lenta.
  • Inyecciones esclerosantes. En este caso se inyectan diferentes sustancias en las hemorroides directamente para provocar su cicatrización y disminuir los síntomas.

Los casos más graves pueden exigir una hemorroidectomía. Se trata de una cirugía para eliminar quirúrgicamente las hemorroides. Como toda cirugía, implica riesgos. Uno de ellos es la formación de coágulos en las piernas. El postoperatorio es doloroso y también lento, hasta que se alcanza la cicatrización definitiva. Sin embargo, es un método eficaz.

Existe una nueva opción para el tratamiento de las hemorroides. Se trata de la desarterialización hemorroidal transanal guiada por Doppler (THD). Este método fue creado en 1995 y todavía no se dispone de suficiente información sobre su eficacia. Sin embargo, no exige cortes y el riesgo de sangrado es bajo. El postoperatorio es también menos doloroso que en la hemorroidectomía.

Te puede gustar