Tratamiento de las principales enfermedades de las uñas - Mejor con Salud

Tratamiento de las principales enfermedades de las uñas

Aunque generalmente los trastornos en las uñas no revisten mayor problema y suelen ser de fácil tratamiento, debemos estar atentos por si fuera un indicativo de algo más grave

Las manos son esas inseparables amigas que tenemos cada día ante nosotros. Forman parte de nuestra comunicación, las usamos para trabajar y también para seducir. Y cómo no, las uñas son parte indispensable de ese equilibrio, de esa belleza. Pero en ocasiones no lucen tan sanas como esperamos. ¿Cómo podemos remediar su fragilidad y sus enfermedades asociadas?

Principales enfermedades de las uñas

Para las mujeres, son esa parte de nuestras manos que siempre gustamos llevar cuidadas. Son signo de salud y de belleza. Pero en ocasiones, ya sea por una dieta incorrecta, falta de vitaminas o incluso algún hongo o alguna infeccción, vemos como día a día parecen más débiles y con algún defecto que empieza a preocuparnos. ¿Qué podemos hacer? No te preocupes, te enseñamos cuáles son las enfermedades más comunes de nuestras uñas y cómo remediarlas.

1. La Onicomicosis

¿Te ha ocurrido alguna vez? Es molesto y doloroso. Las micosis son enfermedades infecciosas causadas por hongos microscópicos, que afectan en especial a nuestras uñas. Es lo que conocemos como onicomicosis. Podemos sufrirla de muy diversas maneras: puede levantarse un extremo de la uña al tener debajo una especie de sombrita gris, o puede que nos aparezcan manchas blancas que de inmediato nos ponen en alerta.

Otra característica es por ejemplo una especie de engrosamiento del repliegue cutáneo que bordea la uña. Las uñas se vuelven de pronto gruesas, frágiles o estriadas.

¿Cómo tratarlo?

Deberemos ponerlo en conocimiento de nuestro médico para que se haga un análisis, y averiguar así qué tipo de hongo nos causa la enfermedad, que puede ser desde un dermatofito, a una levadura o un moho. Si es un dermatofito, por ejemplo, lo que se hace es una especie de decapado químico mediante apósitos impregnados en sustancias que reblandecen las uñas para eliminar ese elemento. Tomando además antifúngicos por vía oral.

Mientras tomas el tratamiento que tu médico prescribe, también puedes seguir sencillos remedios caseros que pasamos a reflejarte:

  • Mezclar tres gotas de aceite del árbol del té en una cucharada de aceite de oliva, y la aplicaremos con un algodón en la uña afectada durante 20 días. Muy fácil. El aceite del árbol del té puedes encontrarlo en farmacias o tiendas naturales.
  • Extraer el jugo de un limón, para sumergir ese pie o esa mano donde tenemos la uña afectada por micosis. 20 días también.
  • Podemos utilizar también medio vasito de vinagre de sidra natural de manzana, donde remojaremos la punta de ese pie o de la mano donde está la micosis. Hazlo durante 10 días, secando bien después los dedos. Es muy efectivo.

2. Uña encarnada

Una encarnada

Una realidad muy común, sin duda. Sucede cuando los bordes laterales de la uña (casi siempre el dedo gordo del pie) se hunden en la piel, ocasionando dolor e incluso una infección. Sucede a veces por algún accidente, por la caída de algo en nuestro pie, por llevar calzado incorrecto, por practicar determinados deportes…o incluso por tener naturalmente una uña un poco complicada que siempre nos ocasiona problemas.

¿Cómo tratarlo?

  • El tratamiento de las uñas encarnadas requiere casi siempre de una pequeña intervención médica para remediarla y curarla, ya que las infecciones pueden llegar a ser bastante serias.
  • Como recomendación hemos de hablar siempre de una buena prevención y para ello, debes recordar por ejemplo que es importante cortar la uña de forma recta y nunca ovalada, ya que de este modo pueden llegar a incrustarse hacia la piel de los lados. Deja siempre los bordes exteriores paralelos a la piel.
  • En cuanto a los remedios caseros para afrontar las uñas encarnadas, lo habitual es usar productos que actúan como antibióticos naturales y que son capaces de bajar inflamaciones y curar infecciones. Toma nota: coloca un diente de ajo en la uña enterrada y vendarlo al dedo por la noche. También puedes remojar las uñas afectadas con el jugo de una cebolla durante al menos 20 minutos. Hazlo todos los días a lo largo de una semana, secando bien luego los dedos. Por otra parte, los baños con agua salada siempre son muy efectivos. Llena un cubo y deja caer 5 cucharadas de sal marina, para dejar a remojo tus pies unos 20 minutos, te irá muy bien.

3. Escamación de las uñas

Unas

Muchas personas sufren de uñas descamadas. Pero ¿qué es exactamente? se trata de un fenómeno en el cual las uñas se desprenden en finas capas similares a escamas. Es molesto, se enganchan a la ropa… y tenlo en cuenta, una uña descamada es muestra de un problema de salud.

¿Y qué tipo de enfermedades indica? Problemas en las tiroides, falta de hidratación, contacto con productos químicos, una mala alimentación, falta de descanso, ansiedad e incluso estrés. Debemos tenerlo en cuenta.

¿Cómo tratarlo?

Te recomendamos ir a un dermatólogo, y además, que acudas a tu médico para que te haga un chequeo y averigüe a  qué se debe esta escamación en las uñas. Mientras, si ves que vas padeciendo este fenómeno, ve incrementando tus dosis de calcio, vitamina A, B y D, evitando aquellos alimentos que evitan su absorción, tales como el café. 

Ideal también consumir líquidos, frutas frescas, y verduras para prevenir la descamación, tomando en cuenta los siguientes consejos:

  • No uses esmaltes baratos o de mala calidad, ya que pueden contener productos químicos que pueden dañar nuestras uñas.
  • Utiliza esmaltes específicos para evitar la aparición de escamas, al menos 3 veces por semana. Puedes encontrarlos en las farmacias.
  • Evitar cortar las escamas para no dañar aun más las uñas.
  • Toma nota de algo muy efectivo y sencillo: sumergir los dedos en un recipiente con vinagre de manzana durante 3 minutos, al menos 2 veces por semana.
  • Para sellar las escamas e hidratar las uñas, una solución muy sencilla es hidratar nuestras uñas con aceite de oliva. Algo tan efectivo como saludable.