Tratamiento de los cálculos biliares

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Maricela Jiménez López el 31 diciembre, 2018
Para tratar los cálculos biliares sintomáticos se suele recurrir a un procedimiento quirúrgico llamado colecistectomía

El tratamiento de los cálculos biliares sólo es necesario cuando el paciente no presenta síntomas. Pero si la vesícula se inflama, es decir, si hay colecistitis, se suele recurrir a su extirpación quirúrgica bajo anestesia general. El procedimiento se conoce como colecistectomía.

Además de la cirugía, se puede recurrir a algunos fármacos cuando los cálculos son sintomáticos. En este artículo hablaremos sobre las técnicas quirúrgicas más usadas para realizar colecistectomías, pero también sobre el tratamiento farmacológico.

Colecistectomía por laparoscopia

Dolor por colecistitis

La laparoscopia es una cirugía, mínimamente invasiva, que puede solucionar los problemas que desencadenan los cálculos biliares. Durante el procedimiento se extrae la vesícula sin necesidad de realizar un corte grande en el abdomen, al contrario que durante la colecistectomía abierta.

La cirugía laparoscópica consiste en introducir un laparoscopio en el abdomen. El laparoscopio es un instrumento con una pequeña cámara con una luz en el extremo conectada con fibra óptica a un monitor. A través del monitor, el cirujano puede ver en directo lo que está grabando la cámara en el interior del cuerpo del paciente mientras opera.

Lee también: 6 señales que te alertan problemas en la vesícula biliar

¿Cómo se extrae la vesícula por laparoscopia?

La cirugía por laparoscopia se realiza siguiendo de acuerdo a los siguientes pasos:

  1. Se anestesia al paciente.
  2. Una vez anestesiado, el cirujano realiza 3 pequeñas incisiones en el abdomen.
  3. A través de las incisiones se le introduce CO2 (dióxido de carbono). El gas hincha la cavidad abdominal para permitir una mejor visión y capacidad de maniobra. A continuación, se introduce el laparoscopio por una de las incisiones para observar el interior del abdomen.

Las otras dos incisiones son necesarias para el resto de herramientas quirúgicas y la extirpación de la vesículaUna vez se ha extirpado la vesícula, se suturan las incisiones y se despierta al paciente.

La gran ventaja de la colecistectomía por laparoscopia es que el posoperatorio es corto y llevadero en la mayoría de los pacientes.

Colecistectomía abierta

Dolor de vesícula biliar

A pesar de no ser la más utilizada, la colecistectomía abierta es la cirugía convencional. Durante el procedimiento, el cirujano realiza una incisión más extensa a través de la que extrae la vesícula.

La principal diferencia frente a la laparoscopia es que en la colecistectomía abierta el tiempo de recuperación es más largo, dado que la cicatriz de la incisión es mucho mayor (y más evidente).

Lee también: 7 alimentos que puedes comer cuando padeces cálculos en la vesícula

Otras opciones de tratamiento de los cálculos biliares

Fármacos para el tratamiento de los cálculos biliares

Aparte de los diferentes procedimientos quirúrgicos que se pueden realizar para extraer la vesícula, la colecistitis también se puede tratar con medicamentos. Esta opción de tratamiento se dirige a pacientes que no pueden someterse al tratamiento quirúrgico.

Los medicamentos utilizados para tratar los cálculos biliares son de administración oral y pueden ayudar a disolver los cálculos biliares. Sin embargo, hasta que esto suceda pueden pasar meses e incluso años de tratamiento. Aun así, es muy probable que estos se vuelvan a formar si se suspende el fármaco.

Uno de estos medicamentos es el ursodiol, un ácido biliar que se almacena en la vesícula. El ursodiol funciona eficazmente porque reduce la producción de colesterol y disuelve el colesterol en la bilis para que no se puedan formar cálculos. Este fármaco puede producir efectos adversos como: malestar estomacal, indigestión, mareos, vómito, diarrea o estreñimiento, entre otros.

  • Gomez Jaramillo, D. (2008). Clasificación y fisiopatología de los cálculos biliares. Universidad Médica de Bogotá. https://doi.org/10.2147/IJN.S79605
  • Gaviño, P. N., & Buenadicha Huguet, J. L. (2011). Litiasis biliar. FMC Formacion Medica Continuada En Atencion Primaria. https://doi.org/10.1016/S1134-2072(11)70098-6
  • Pellisé M, & Castells A. (2013). Tumores de la vesícula y vías biliares. Barcelona.