Tratamiento de tumores neuroendocrinos de páncreas

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
· 24 abril, 2019
El diagnóstico de los tumores neuroendocrinos de páncreas requiere un examen clínico, pruebas endocrinas, diagnóstico por imagen y un análisis histopatológico del tumor.

Los tumores neuroendocrinos de páncreas son un conjunto de tipos de tumores endocrinos que se originan en las células de los islotes del páncreas. Por lo general, son poco agresivos, aunque pueden ser potencialmente malignos.

Tipos de tumores neuronendocrinos de páncreas

Los tumores producidos en los islotes pueden ser de dos tipos: funcionales y no funcionales.

Tumores funcionales

Anatomía del páncreas
En caso de ser funcionales, el crecimiento se asocia a un aumento de las funciones secretoras.

Cuando los tumores son funcionales, hay una hipersecreción hormonal. Este tipo de tumores comprenden los siguientes:

  • Gastrinoma: es un tumor secretor de gastrina. Es el responsable de la hipergastrinemia del síndrome de Zollinger-Ellison.
  • Insulinoma: se trata de uno de los tumores neuroendocrinos de páncreas más frecuente. Es una patología en la que se produce insulina en exceso. Sin embargo, suele ser benigno.
  • Glucagonoma: es un tumor maligno. Se produce un aumento del glucagón secretado por las células alfa en los islotes.
  • Somatostatinoma: se trata de un tumor extremadamente raro y generalmente maligno. Es un tumor hipersecretor de somatostatina.
  • VIPoma: este tipo de tumor es de baja incidencia y es hipersecretor de un polipéptido intestinal.
  • ACTHoma: la ACTH es la hormona adrenocorticotropa. Cuando hay hipersecreción de esta hormona en los islotes, se originan tumores de crecimiento rápido.

Tumores no funcionales

Los tumores no funcionales apenas tienen secreción hormonal o son no secretores. Representan entre el 35 y el 50 % de los tumores neuroendocrinos de páncreas. Por lo general, se diagnostican entre los 50 y 60 años de vida.

Aproximadamente la mitad de estos tumores se localizan en la cabeza y cuello del páncreas. Entre los tumores no funcionales, el más frecuente es el PPoma. Estos tumores son de crecimiento lento. Se detectan cuando han alcanzado gran tamaño y hay metástasis. En general, los pacientes experimentan síntomas como:

  • Pérdida de peso.
  • Dolor abdominal.
  • Masa palpable.
  • Ictericia.

Diagnóstico de tumores neuroendocrinos

El diagnóstico de los tumores neuroendocrinos de páncreas requiere un examen clínico, pruebas endocrinas, diagnóstico por imagen y un análisis histopatologico del tumor.

Otras técnicas como la ecografía endoscópica y la gammagrafía de receptores de somatostatina permiten ver metástasis hepáticas, de ganglios linfáticos y huesos. También se emplea la inmunohistoquímica para conocer el grado de tumor.

Lee también: Se crea una molécula que será capaz de tratar el cáncer de ovario y de páncreas

Tratamiento de tumores neuroendocrinos

El tratamiento de los tumores neuroendocrinos de páncreas depende en gran medida de si se puede o no extraer completamente. Sin embargo, hay otros factores como el estado general de salud, a tener en cuenta a la hora de optar por un tratamiento.

A veces puede ser difícil determinar si el tumor se puede extraer completamente. Por este motivo, hacer una laparoscopia previa a la cirugía ayudará confirmar si se puede extirpar el tumor.

Los tumores neuroendocrinos de páncreas tienen más probabilidades de ser resecables o extraídos por completo que los tumores exocrinos. Estos últimos son los cánceres de páncreas más comunes.

Tratamiento de tumores resecables

Tumor en páncreas
Algunos tipos de tumores puede ser resecados y extraídos posteriormente en cirugía.

La mayoría de los tumores neuroendocrinos pancreáticos que no se han propagado a partes distantes del cuerpo son resecables. Incluso algunos tumores neuroendocrinos pancreáticos que se han propagado podrían ser resecables, si no se han extendido demasiado.

La cirugía que se llevará a cabo dependerá del tipo de tumor, tamaño y localización en el páncreas. La cirugía puede ser simple extrayendo solo el tumor o puede ser compleja como la cirugía de Whipple (pancreaduodenoctomía).

A menudo también se extirpan los ganglios linfáticos. No obstante, después de la cirugía es importante controlar la recuperación. Es conveniente estar atentos a cualquier signo que indique una recaída o que el cáncer se ha extendido.

Te puede interesar: Procedimiento de Whipple o duodenopancreatectomía en el tratamiento del cáncer

Tratamiento de tumores neuroendocrinos no resecables

Estos tumores no se pueden extraer por completo mediante la cirugía. Normalmente son tumores de crecimiento lento. Lo que se hace en algunos casos es controlar su desarrollo, y prescribir medicamentos para frenar su crecimiento.

En pacientes con tumores no resecables se pauta la quimioterapia como primer tratamiento. Cuando los tumores se han extendido fuera del páncreas, los pacientes presentan síntomas como diarrea y problemas hormonales.

El pronóstico de los tumores neuroendocrinos es variable. El menos favorable, es el que se asocia con tumores de mayor grado y con la presencia de metástasis en el hígado y ganglios linfáticos. La tasa de supervivencia a los 5 años en los tumores funcionales rescables es superior al 97 % sin embargo, es del 30 % en los no funcionales.

  • Vaquero, Eva C.; Castells, A. (2013). Tumores malignos del páncreas. Servicio de Gastroenterología. Hospital Clínic. Barcelona.

  • Burgos S J, L., & Burgos De C, M. E. (2004). Tumores neuroendocrinos del páncreas. Revista Medica de Chile.

  • Iglesias-García, J., & Enrique Domínguez-Muñoz, J. (2012). Últimos avances en tumores de páncreas. Gastroenterologia y Hepatologia. https://doi.org/10.1016/S0210-5705(12)70040-7