El tratamiento del cabello después del verano

Francisco María García · 17 agosto, 2018 · Última actualización: 4 marzo, 2019 4 marzo, 2019
Para restaurar el cabello es vital el uso de mascarillas, ampollas concentradas y acondicionadores. La alimentación también es fundamental en el tratamiento del pelo maltratado.

El verano nos permite descansar, bañarnos en la playa y hasta dejar un poco nuestro cuerpo al descubierto. Sin embargo, terminadas las vacaciones, podemos verificar el impacto que el sol ha dejado en nuestra piel y en nuestro cabello.

En efecto, el cabello también puede verse dañado por la sobreexposición a la luz solar y el agua salada. Sin embargo, a diferencia de la piel, existen pocos productos destinados a la protección del cuero cabelludo durante la época veraniega.

Por ello, tras el verano, el tratamiento del cabello debe estar orientado a su recuperación. Así, veamos a continuación lo que debemos hacer.

Deja que tu pelo descanse

cabello

El sol y el sodio del mar hacen que el cabello pierda nutrientes e hidratación. Recuperar su estado óptimo implica evitar la resequedad y los factores que generan el desgaste desproporcionado.

Así, lo primero que debemos hacer es evitar el uso del secador de pelo, el rizador o la plancha. Del mismo modo, debemos evitar los rayos UV. En efecto, el uso de estos implementos y técnicas de estilizado solo queman y deterioran el cabello.

Recordemos que todas estas herramientas requieren de al menos 200 grados de temperatura para poder lograr el efecto deseado. Por eso, una regla de oro durante la recuperación es no alizar o rizar la cabellera mediante el uso de calor. De otro modo, el daño se duplicará.

Por otra parte, buena parte de los productos químicos que utilizamos para moldear o peinar desproveen de nutrientes al cuero cabelludo. Por tanto, lo recomendable es moderar el uso de la espuma para peinar, el gel o los spray.

Lee también: 10 ideas para una boda de verano

El tratamiento del cabello se basa en su nutrición

Básicamente, sustituiremos las altas temperaturas por nutrientes que permitan la absorción de vitamina E y otras sustancias positivas para su restitución. Cada producto aplicado debe alimentarlo.

Para esto, es vital el uso de mascarillas, ampollas concentradas y acondicionadores que aporten a su brillo, constitución e hidratación. En este sentido, la aplicación de aceites naturales tendrá un papel muy importante. En efecto, dotará al cabello de grasas naturales y vitaminas necesarias.

La influencia de la alimentación

La importancia de una buena alimentación

Pero no solo se trata de lo que apliquemos en nuestra cabeza. De hecho, la alimentación es fundamental en el tratamiento del cabello maltratado. Comer alimentos ricos en vitaminas (D y E), omega 3, minerales y proteínas es lo correcto.

De hecho, hay alimentos que contribuyen en mayor medida al cuidado de nuestro pelo. Entre ellos está el huevo, las nueces, las frutas cítricas, animales marinos, legumbres, zanahoria y el yogurt.

Por supuesto, quizá la mejor forma de hidratar cualquier parte de nuestro organismo es beber agua. Dos litros al día es la cantidad mínima indicada, aunque dependerá de las necesidades particulares de cada uno.

Dirígete a tu peluquería de confianza

Lo bueno del cabello es que es siempre crece. Por eso, una buena forma de renovarlo es cortando las mechas deterioradas y permitiendo que un nuevo cabello virgen, nutrido y resistente salga a la luz.

Por eso, lo siguiente será dirigirnos a nuestra peluquería de confianza para cortar nuestras puntas. Cuando hacemos esto, permitimos que el mismo se oxigene y que las hebras quebradizas sean erradicadas.

Además, el estilista puede ofrecernos un novedoso tratamiento del cabello para su restitución. En efecto, cada cierto tiempo la industria genera nuevos descubrimientos y productos de los cuales muchas veces ni siquiera nos enteramos.

Ver también: ¿Cómo conseguir un cabello sano y con volumen?

Vigila el lavado, secado y peinado

Uso de secador de pelo

Cuando nuestra cabellera está maltratada y reseca, lo correcto es controlar hasta el lavado. En este sentido, lo idóneo es evitar el champú de sodio y utilizar presentaciones sin sal o catalogados como naturales.

La manera en la cual secamos nuestra “melena” al salir del baño también es importante. El método adecuado es enrollarlo en la toalla y dejar que se hidrate con los residuos de agua restantes. Luego, podemos presionar un poco y esperar.

Añadido a esto, lo más sano es que durante algunos días lo estilices de forma natural o al menos evitando el calor en la medida de lo posible. Existen productos a base de aceites naturales que nos ayudarán a controlar el despreciable frizz mientras logramos el peinado deseado.

Sea como sea, todos estos cuidados extras nos permitirán recuperar un aspecto y composición saludable para nuestro cabello. Luego, podremos volver al secarlo, plancharlo y hasta teñirlo, logrando la vistosidad que todos deseamos.

No obstante, como has podido comprobar, es importante recuperarnos de esas intensas vacaciones bajo el sol, la playa y la arena, dando un respiro a nuestra melena.