Tratamiento del cólera

Ana Quintana · 24 noviembre, 2017
Los varones suelen constituir los primeros casos ya que están más expuestos a los diversos factores de riesgo. Las mujeres enferman en segundo lugar y al ser manejadoras de alimentos se constituyen en fuentes de infección para el resto de los miembros de la familia. Los niños alimentados al seno materno son más resistentes a enfermar y a sufrir cuadros diarreicos graves –Chertorivski Woldenberg.

El tratamiento del cólera debe llevarse a cabo inmediatamente para procurar la mejoría del paciente y evitar un desenlace fatal. Para ello, es importante conocer algunos datos de relevancia acerca de esta enfermedad y por qué es tan peligrosa para el ser humano.

Datos acerca del cólera

Los primeros casos de cólera fueron en la isla de Sulawesi, Indonesia y posteriormente se extendió a otros continentes. El cólera es una enfermedad de carácter epidémico causada la bacteria Vibrio cholerae que se aloja en el intestino de las personas.

El Vibrio cholerae se clasifica en dos biotipos: clásico y el Tor. Los cuales a su vez se subdividen en dos serotipos: Ogawa e Inaba. Esta bacteria es capaz de producir enterotoxina termolábil y ácido lábil. Provoca, sobre todo, vómitos y diarreas acuosas.

La bacteria crece en muchos medios de cultivo en la sangre. Por ello, el medio selectivo TCBS es el más usado para identificar las colonias. Por su parte el Tor sobrevive en el agua, heces humanas, aguas estancadas y desagües. Sin embargo, también se aloja de forma independiente en plantas y animales acuáticos.

Visita este artículo: Tratamiento de la acantoamebiasis

Transmisión

Transmisión

La forma más común es a través de la ingesta de un alto número de microorganismos (o bien en líquidos o en alimentos). Y puesto que el cólera no se transmite fácilmente; es decir, persona a persona, se necesita una cantidad elevada para poder superar la barrera de acidez estomacal.

Es importante destacar que la bacteria tiene especial preferencia por el agua, ya que la mantiene con vida. De igual manera, los alimentos también constituyen una vía de transmisión cuando se lavan con agua contaminada. Los alimentos más susceptibles son:

  • Pescado y mariscos provenientes de aguas contaminadas.
  • Verduras de hoja cultivada / lavada con agua contaminada.
  • Alimentos manipulados que no son desinfectados ni refrigerados.

Método de ataque

Desde el momento que la persona ingiere la bacteria, el Vibrio cholerea se dirige al intestino delgado y se adhiere a la superficie epitelial, ahí se multiplica y libera la enterotoxina. La cual está compuesta de una sustancia llamada subunidad B y otra llamada subunidad A.

La subunidad B activa el mecanismo secretorio de cloro y, por ende, bloquea la absorción de sodio. Esto provoca que se acumule un exceso isoosmótico de agua combinado con sodio, cloro, bicarbonato y potasio.

En otras palabras, la evacuación diarreica que puede ser hasta 2 litros por hora. Sin embargo, a pesar de estos cambios el intestino delgado sigue absorbiendo la glucosa, el sodio y el agua. Por ello, en el tratamiento del cólera se recomienda al paciente beba una solución que contenga glucosa para rehidratar.

Tratamiento del cólera

Bebe mucha agua

Lo primero que hay que hacer para contrarrestar los síntomas de cólera es beber agua y electrolitos que contengan: sodio, potasio, cloro o bicarbonato. Estos se pueden administrar de forma oral o por vía intravenosa, según las condiciones del afectado

En caso de que presente signos de deshidratación severa y los siguientes síntomas:

En el tratamiento del cólera es indispensable una infusión de solución salina fisiológica vía intravenosa de forma inmediata. Por lo menos dos litros en un lapso de 30 minutos. Posteriormente se aplica una infusión de la solución polielectrolítica hasta lograr los 4 litros en las siguientes tres horas.

El requisito para indicar medicamento vía oral es que el paciente esté consciente; es decir, que se recupere rápidamente del estado de shock. En caso de náuseas se utiliza la sonda nasogástrica.

En el momento que el paciente tolere el suero oral sin vomitar por lo menos durante una hora, es posible que se hidrate de forma oral. El objetivo del tratamiento es que no sea necesaria la hidratación intravenosa por no más de 3 horas, posteriormente se continúa vía oral.

Otro aspecto a tener en cuenta en el tratamiento del cólera es que el paciente puede ingerir alimentos blandos en cuanto sienta apetito. De igual forma las madres que lactan pueden volver hacerlo siempre y cuando lleven una higiene adecuada en el pezón.

De interés: Efectos que la deshidratación provoca en tu cuerpo

Medicamentos no recomendados

  • Antibióticos parenterales.
  • Antiespasmódicos.
  • Corticosteroides.
  • Antidiareicos.
  • Diuréticos.

Tratamiento no farmacológico

antibióticos

La utilización de antibióticos puede reducir el volumen y la duración de la diarrea, así como acortar el periodo durante el cual los vibriones son excretados en las heces. La elección del antibiótico se debe realizar teniendo en cuenta las resistencias locales del Vibrio. Debe sospecharse la existencia de resistencias si la diarrea persiste 8 horas después del inicio del tratamiento

–García-Lázaro–

Rehidratación

  • Hidratación oral con soluciones ricas en electrolitos y glucosa.
  • Soluciones salinas isotónicas intravenosas.

Dieta

  • Ingerir cantidades pequeñas de comida varias veces al día.
  • Dieta astringente para favorecer el funcionamiento del tracto intestinal.
    • Evitar los alimentos con lactosa: leche, queso, crema. Así como aquellos que contengan cafeína.

Referencias

Dr. Eduardo Salazar. Manual del tratamiento clínico del cólera. México: UNICEF, 1991.

M. García-Lázaro. Cólera y otras infecciones del género Vibrio. España: Unidad de Gestión Clínica de Enfermedades Infecciosas, 2010

Consejo de salubridad general. Prevención, diagnóstico y tratamiento de diarrea aguda en adultos en el primer nivel de atención. México: IMSS.