Tratamiento del hielo para una piel más fresca y libre de imperfecciones

Daniela Castro · 16 enero, 2019
Es muy importante que no apliquemos el hielo directamente sobre la piel para evitar que aparezcan posibles quemaduras.

Para tener una piel fresca y joven no necesitas invertir siempre en costosos tratamientos comerciales o constantes visitas a los centros de belleza. Existen muchos tratamientos naturales que pueden darte buenos resultados. Una de esas terapias alternativas que en la actualidad está reconquistando nuestra atención a consiste en la utilización de hielo para reafirmar, tonificar y reducir todas las alteraciones que pueden ser vistas como un problema de belleza. En este artículo te explicaremos todo sobre el tema.

Piel y envejecimiento

Hielo

La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo y barrera de protección más importante. Los años, la falta de sueño, la mala alimentación  y las preocupaciones diarias atentan contra su belleza. De esta manera va perdiendo su elasticidad, su firmeza y su humedad naturales, un fenómeno que llamamos envejecimiento prematuro.

Pero no te inquietes. Existen numerosas métodos que puedes aplicar para volver a tener una piel saludable. ¿Lo dudad? Pues a continuación te mostramos la

Terapia con hielo para una piel radiante

El uso del hielo para tratar lesiones e inflamaciones musculares es bastante usual, sin embargo ¿sabías que desde la antigüedad también era considerado un tratamiento de belleza?  Se reconocía como una forma económica y fácil de mantener la elasticidad y firmeza de la piel, sobre todo en países asiáticos. En estos lugares, aún forma parte de las rutinas diarias de rejuvenecimiento.

La temperatura baja tiene un efecto tensor que combate la flacidez y las arrugas en el rostro. Aunque se debe ser muy cuidadosa para evitar quemaduras en la piel.

Te recomendamos leer: El punto Feng Fu, estimulación con hielo para mejorar la salud

Beneficios del uso del hielo para la piel

La gran ventaja de este tratamiento es que se puede realizar todos los días, solo nos lleva unos minutos y prácticamente no cuesta nada. El hielo ha demostrado ser un medio para combatir la inflamación, cerrar los poros y tonificar las áreas que se van debilitando.

De cualquier manera debes tener en cuenta la sensibilidad de tu cutis: si observas irritación o enrojecimiento mantenido debes suspender el tratamiento. Estos son algunos de sus posibles beneficios.

Suaviza la piel

Se dice que el hielo reduce los poros dilatados, eliminando los puntos negros que se pueden formar por el exceso de suciedad y sebo.

Actúa como tónico

Doble-limpieza

El tónico es un producto de belleza que está ganando gran importancia en la mayoría de las rutinas por su capacidad para refrescar la piel y dejarla preparada para la aplicación de maquillaje.

Mejora la circulación

La aplicación de frío sobre la piel podría ayudar a mejorar la circulación sanguínea en el rostro.

Antiinflamatorio

Teniendo en cuenta de que el hielo produce vasoconstricción en la zona tratada, posee un efecto antiinflamatorio que contribuye a disminuir las bolsas y ojeras que se forman bajo los ojos.

Ver también: Dile adiós a las espinillas y el acné con esta mascarilla de avena y leche

¿Te gustaría saber de qué se trata?

Tratamiento del hielo

Hielo-deshaciendose

Para realizar este tratamiento puedes optar por bolsas de gel, como las que vienen diseñadas para el área de los ojos, o hacer tu propia bolsa varios cubos de hielo a una funda de tela.

  1. Antes de empezar, es muy importante que limpies tu piel, eliminando todo resto de maquillaje o suciedad.
  2. Prepara la bolsa y, cuando el hielo haya empezado a derretirse, pásala por tu rostro con un suave masaje circular. No olvides la línea de la barbilla y la mandíbula, las mejillas, la frente y la nariz.
  3. Deja la bolsa de hielo un par de minutos en aquellas áreas del rostro en las que te deseas enfocar, hasta sentir un leve entumecimiento por el frío.
  4. Para finalizar, aplícate un tónico natural hidratante o una crema facial.

¿Quieres intentarlo? ¡Cuéntanos como te ha ido!