Tratamiento del paciente con hipotermia

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte el 26 diciembre, 2018
Andrea Flores · 21 marzo, 2019
La hipotermia es una situación de riesgo vital. Es importante restaurar la temperatura corporal lo antes posible.

Se considera hipotermia cuando la temperatura corporal se reduce significativamente. Esta condición requiere un manejo médico urgente para evitar complicaciones en el organismo. En este artículo repasaremos los diferentes grados y estrategias a emplear.

¿Qué es la hipotermia?

Hombre con frío
La hipotermia puede comprometer gravemente la salud del paciente.

Por norma general, hipotermia es un término médico que se refiere a una temperatura corporal inusualmente baja. Generalmente, se considera que una persona tiene hipotermia si su temperatura se encuentra por debajo de los 35 ºC.

Existen numerosas condiciones que pueden provocar este estado en un individuo. Para ello, nuestro cuerpo posee una serie de mecanismos que nos protegen ante el frío. De esta manera, se intenta producir calor y estabilizar el organismo.

Sin embargo, si la condición extrema persiste, el organismo es incapaz de recuperar el calor perdido. Así, se considera que una temperatura corporal por debajo de los 35 ºC indica que el cuerpo comienza a fallar. Esto se debe a que la producción de calor es inferior en comparación a la que se pierde en cada instante.

Finalmente, los órganos vitales y los vasos sanguíneos empiezan a sufrir daños. Si no se trata adecuadamente este trastorno, la persona puede llegar a fallecer debido a las complicaciones asociadas.

Tipos de hipotermia

Por otra parte, de acuerdo a la gravedad que presente el individuo, podemos diferenciar entre tres tipos de hipotermia. Normalmente, los síntomas aparecen de forma gradual y se agravan con el paso del tiempo. De esta manera, podemos destacar:

  • Hipotermia leve (33-35 ºC). Los síntomas o señales más frecuentes son escalofríos o temblores, confusión o desorientación y dificultad para realizar movimientos. La piel puede cambiar de tonalidad y su tacto es muy frío.
  • Hipotermia moderada (30-33 ºC). En esta situación, el paciente comienza a perder la consciencia y es posible que emita un leve murmullo o balbuceo. Es posible que la víctima sienta una intensa somnolencia y pierda energía.
  • Hipotermia grave (menos de 30 ºC). Finalmente, el individuo pierde la consciencia, su pulso cardíaco y su ritmo de respiración se ralentizan y debilitan. Además, su tensión arterial se encuentra por debajo de los estándares recomendados.

Quizá te interese: Tratamiento de la congelación

¿Cuáles son los primeros auxilios?

Mujer con una manta y una taza en las manos
Mediante ropa y bebidas podemos reestablecer la hipotermia de carácter leve.

Asimismo, los primeros auxilios son una serie de pautas sencillas que se pueden aplicar en estado de emergencia. Así, se pueden intentar minimizar los daños resultantes de un accidente mientras se espera a la atención médica correspondiente.

En caso de hipotermia, se ha de llamar de inmediato al 112 y comprobar el estado de la víctima. Para ello, se deben comprobar el pulso y la respiración y aplicar la Reanimación Cardiopulmonar (o RCP), si es necesario.

A continuación, se debe trasladar a la víctima hasta un lugar resguardado y con temperatura más adecuada. También se recomienda arroparla si se poseen mantas o ropas para recuperar el calor y reemplazar las ropas húmedas.

En caso de no poder encontrar refugio, se debe dar calor al sujeto para intentar secar las ropas húmedas y aumentar la temperatura corporal. Si es posible, se pueden colocar compresas tibias o acercarse al individuo. Se desaconseja aplicar calor directo porque puede provocar complicaciones más graves.

Si la persona se encuentra consciente, se puede estimular usando bebidas o comidas calientes. En ningún caso se aconseja la administración de alcohol para calmar a la víctima.

Quizá te interese: 7 consejos para actuar en una situación de emergencia

¿Cuál es el tratamiento médico que se lleva a cabo?

Una vez llegue el equipo médico, aplicarán las pautas de tratamiento más adecuadas para estabilizar al paciente.

En los casos de hipotermia más leves, se puede tratar el trastorno mediante un calentamiento pasivo. Esta técnica consiste en la administración de líquidos calientes y mantas para recuperar el calor perdido.

Sin embargo, en los casos más graves, puede que la víctima se encuentre inconsciente o que no sea suficiente para calmar a la persona. En esta situación, se pueden llevar a cabo otras técnicas para aliviar la hipotermia:

  • Introducir mediante vía intravenosa líquidos tibios. Normalmente, se trata de una solución de agua salina.
  • Usar oxígeno humidificado para calentar las vías respiratorias del paciente.
  • Aplicar una cantidad variable de la solución de agua salina en ciertas regiones corporales. Generalmente se coloca mediante un catéter en zonas como la pleura o la cavidad peritoneal.
  • En los casos más extremos se puede llegar a utilizar una máquina de hemodiálisis. De esta manera, se extrae sangre del sujeto, se aumenta su temperatura y se vuelve a introducir en el organismo del paciente.

En cualquier caso, la hipotermia debe ser tratada de inmediato con las medidas adecuadas. El equipo médico de urgencias tiene los medios necesarios para realizarlo, aunque en los casos más leves, aumentar la temperatura con ropa y bebidas puede reparar su estado.